Por un Estado para el bien común

Por la Asamblea Ciudadana contra la corrupcióny la impunidad –

Las ciudadanas, ciudadanos y organizaciones que integran la Asamblea Ciudadana contra la Corrupción y la Impunidad, ante los graves incidentes que el Gobierno de Guatemala fomenta en el área rural y en el campo internacional,

MANIFESTAN:

Su total repudio ante el asesinato del dirigente del Comité de Desarrollo Campesino –CODECA- LUIS ARTURO MARROQUIN, Coordinador Político para la región de oriente de Guatemala, y José Can Choc, líder de la comunidad Choctun Basilia, de Alta Verapaz, integrada al Comité Campesino del Altiplano –CCDA-. Estos crímenes evidencian el total incumplimiento del Estado de Guatemala de su obligación constitucional de garantizar la seguridad y la vida de los ciudadanos en general, y de los defensores de los DDHH.

Su condena a las declaraciones del Presidente Jimmy Morales, vertidas la semana pasada, al declarar como sus enemigos a la Fiscal General, Thelma Aldana, al Comisionado de la CICIG, Iván Velásquez, y a los miembros de CODECA, acusándolos infundadamente de atentar contra la dignidad de las personas. Es condenable ese discurso que fomenta el odio y alienta acciones represivas que, como durante el conflicto armado interno, impiden el pleno ejercicio de la democracia, de los DDHH y el funcionamiento de un aparto de justicia que persiga la corrupción y la impunidad.

Su firme desaprobación al traslado de la Embajada de Guatemala a Jerusalén, pues implica una flagrante violación de la ley internacional y de las resoluciones de la ONU sobre el diferendo Palestino-Israelí. Esta medida constituye una auténtica provocación, y nada tiene que ver con el derecho de Israel a existir como Estado, lo cual se logró en 1947, gracias a la resolución 181 de la ONU, cuya autoridad ahora Jimmy Morales desconoce, con nefastas consecuencias para la paz mundial, dejando a Guatemala como un país paria en el orden internacional.

Su repudio a la absurda medida gubernamental de solicitar el retiro del Embajador del Reino de Suecia, Anders Kompass, un distinguido diplomático y ex funcionario de la ONU, reconocido mundialmente por su lucha contra la impunidad, al denunciar los abusos sexuales de soldados de las fuerzas de paz de la ONU en África. Igualmente, repudia la solicitud gubernamental de retiro de la Embajadora de la República Bolivariana de Venezuela, la distinguida periodista Eelena Salcedo. En ambos casos, la canciller Sandra Jovel los sindica, infundadamente, de asumir actitudes “que derivan en la injerencia de asuntos internos del Estado de Guatemala”.

Este desatino gubernamental no solo es una afrenta diplomática contra dos países amigos que han contribuido generosamente a la paz y al desarrollo de Guatemala, sino una ingratitud con la República Bolivariana de Venezuela que, en el marco de la operación Milagro, ha intervenido quirúrgicamente a más de 110 mil guatemaltecos con graves afecciones oculares. Además, con esta medida absurda Jimmy Morales da rienda suelta a su fobia contra la CICIG, pasándole la factura al Reino de Suecia por ser uno de los dos mayores contribuyentes a la Comisión, que se instauró por solicitud del Estado de Guatemala, y ha alcanzado logros memorables contra la corrupción y la impunidad.

POR LO TANTO EXIGIMOS:

Al gobierno, y a los otros dos organismos del Estado, poner un alto a la represión contra las y los defensores de los DDHH en la ciudad y en el campo. Demandamos que se agilicen las investigaciones de los asesinatos de los ciudadanos Luis Arturo Marroquín y José Can Choc, y que cese el clima de represión, corrupción e impunidad en el país.

Al presidente Jimmy Morales, que respete el orden jurídico internacional y las resoluciones de la ONU, ordenando que la Embajada de Guatemala no se traslade a Jerusalén, ciudad ocupada militarmente por Israel.

Que el gobierno de Guatemala presente una disculpa al Reino de Suecia y a la República Bolivariana de Venezuela, y a sus respectivos embajadores, quienes deben continuar en sus cargos, desempeñando la excelente labor que realizan, con el reconocimiento del Pueblo guatemalteco.

La Asamblea Ciudadana contra la Corrupción y la Impunidad llama a las organizaciones sociales, académicas, religiosas y empresariales, a movilizarse y exigir que Jimmy Morales deje de atacar a quienes, en Guatemala y en el resto del mundo, promovemos la lucha contra la corrupción y la impunidad, para construir un país plurinacional, con mayor democracia, justicia y desarrollo.

ASAMBLEA CIUDADANA CONTRA LA CORRUPCION Y LA IMPUNIDAD

Te gusto, quieres compartir