El Emperador se quedó sin ropa

Marco Fonseca · Añadir a marcadores el enlace permanente. ·

La visión que tenemos del significado de lo que ocurrió entre abril y septiembre del2015 en Guatemala, está fuertemente predeterminada por los marcos categoriales dentro de los cuales interpretamos la naturaleza y dinámica del Estado neoliberalasí como su economía moral y política. Partiendo de una discusión del significadodel Estado de derecho en el modelo constitucional de 1985 y de su dialéctica interna entre los ideales de soberanía popular y derechos privados, o entre las instituciones de un pluralismo mínimo o de un neoliberalismo máximo1, el presente ensayo analiza lo que sobre dicha dialéctica reveló la triple crisis de gobierno, legitimidad y hegemonía que se evidenció de modo empírico en las investigaciones realizadaspor la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG), y que también encontróexpresión en la movilización ciudadana altamente rizomática en ese mismo año, cuando “el emperador quedó desnudo”.

Pero en lugar de plantear la crisis del Estado o la movilización ciudadana solo como el producto de la “corrupción” o de la “distorsión” de los principios constitucionales del Estado de derecho -y nunca hay que olvidar que si la corrupción e inclusoenriquecimiento ilícito de figuras públicas particulares tiene también algunosresultados socialmente positivos y tangibles, la gente bien puede estar dispuesta a vivir con esos problemas-, el ensayo presente adopta una perspectiva crítica sobre el Estado constitucional que ve a este último como una totalidad orgánica y contradictoria cuya contradicción fundamental interna: la contradicción entre modelo de acumulación y el proceso hegemónico, no pudo seguir siendo solucionada del modo hegemónicamente normal. En 2015 quedó claro que la reproducción del sistema como un todo estaba en crisis y la protesta ciudadana llegó al punto liminal de plantear abiertamente una posibilidad de cambio.

El presente estudio, por tanto, pretende diagnosticar lo que la crisis de hegemonía–la manifestación abierta y descontrolada de la dialéctica interna del Estado de derecho– permitió reconstituir como un proyecto de las elites políticas, militaresy empresariales que había estado en la incubación desde el autogolpe de Jorge Serrano Elías y su partido el Movimiento de Acción Solidaria (MAS); más aún, desdeel arribo del gobierno de las élites empresariales con Álvaro Arzú Irigoyen a lacabeza y el Partido de Avanzada Nacional (PAN), hasta llegar al momento presente con la restauración conservadora. Entendemos a esta última en principio tal como ya lo ha planteado El Observador: como la construcción de un “gobierno bajo control militar y empresarial” (Solano, 2016) con el objetivo no solo de restaurar formas tradicionales de consenso sino también de inyectarle una nueva dosis de legitimidad, tanto nacional como internacional al Estado neoliberal.

Fonseca – el emperador – el observador 55-56

Vamos Guatemala hacia la #RefundaciónYa desde abajo, democrática y rupturista

Marco Fonseca es Doctor en Filosofía Política y Estudios Latinoamericanos por parte de la York University. Actualmente es instructor en el Departamento de Estudios Internacionales de Glendon College, York University. Su libro más reciente se titula «Gramsci’s Critique of Civil Society. Towards a New Concept of Hegemony» (https://goo.gl/Oeh4dG).

Te gusto, quieres compartir