Inicio debate oral y público Caso Molina Theissen, un reto para el sistema de justicia guatemalteco

Por Jo-Marie Burt y Paulo Estrada

Los acusados son conocidos por ser personas muy influyentes en la institución armada, algunos señalados de pertenecer a estructuras criminales vigentes. El caso más conocido es el del ex director de inteligencia militar G-2, Manuel Antonio Callejas Callejas, quien desde la década de los noventas se le ha nombrado como el poder detrás de los gobiernos de turno y el del general retirado Manuel Benedicto Lucas García, quien cuenta con apoyo de los castrenses y es influyente en el norte del país.

En el contexto actual, el caso es de suma importancia para las miles de víctimas que buscan justicia y que de alguna manera se sienten representados por la lucha realizada por la familia Molina Theissen, siendo esta una oportunidad para poder probar ante un tribunal de que maneras actuó el ejército guatemalteco y demostrando que no son casos aislados, sino mas bien planes militares que se ejecutaron a nivel nacional.

El proceso será visto por el Tribunal de Mayor Riesgo “C”, presidido por el Juez Pablo Xitumul. En el 2013, Xitumul fue uno de los integrantes del tribunal que condenó al ex dictador Efraín Ríos Montt a 80 años de prisión por los delitos de Genocidio y Deberes contra la Humanidad. Los abogados de la defensa se han caracterizado por ejercer un litigio fuerte y agresivo, por lo que la manera en la que el tribunal lleve el proceso será fundamental para garantizar una sentencia apegada a la ley.

Sumado a eso, el caso se desarrollará en medio de una batalla librada por parte del MP y la CICIG para sanear el sistema de justicia y desarticular estructuras de poder paralelo que desde los años 80s vienen operando y en las cuales han sido señalados algunos de los militares retirados acusados en casos de graves violaciones a los derechos humanos durante el conflicto armado interno y quienes han sido considerados intocables.

En una entrevista grabada antes de su arresto, Lucas García se jactaba del papel que jugó en la elección del actual presidente Jimmy Morales. Callejas y Callejas, por su parte, ha sido señalado por ser el líder del sindicato de crimen organizado conocido como La Cofradía. A su vez, el juicio se da en un contexto político complejo. El presidente Morales, también bajo investigación por corrupción, intentó forzar la remoción del jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez. Además, los poderosos intereses asociados con los antiguos regímenes militares han intentado manipular el proceso de nominación del próximo fiscal general de Guatemala, que será nombrado por Morales en mayo de 2018.

La familia Molina Theissen dio una conferencia de prensa el día 28 de febrero en la cual llama a la sociedad a seguir de cerca el proceso y solidarizarse con su lucha de 37 por verdad y justicia. “Este uno de marzo es muy importante la presencia y acompañamiento social constante, así como el respaldo a una familia que ha luchado por décadas para alcanzar justicia. Esto es una necesitad y una manera más de luchar contra la impunidad,” señala el comunicado de la familia Molina Theissen.

* Jo-Marie Burt, politóloga y activista de derechos humanos, es profesora de la Universidad George Mason y asesora principal de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos WOLA. Paulo Estrada es activista de derechos humanos, estudiante de Arqueología en la Universidad de San Carlos de Guatemala y querellante del caso del Diario Militar.

Fuente: CMI-Guate

Te gusto, quieres compartir