Detrás de la agitación del mercado de valores

Martin Khor

La turbulencia del mercado bursátil mundial ha provocado el temor de que los relativamente buenos tiempos económicos de los últimos años puedan estar llegando a su fin. Lo que suceda esta semana será crucial.

Está ampliamente aceptado que el mercado bursátil estadounidense experimentó una “corrección” la semana pasada. Queda por ver si esto empeorará. Algunos analistas aseguran que no hay nada de qué preocuparse ya que las correcciones son normales, otros son más pesimistas y algunos incluso predicen que es el comienzo del peor mercado bajista de la historia.

Los mercados de renta variable europeos siguieron la corrección estadounidense y los mercados bursátiles asiáticos hicieron lo mismo.

El desencadenante inmediato fueron las noticias positivas sobre el empleo en Estados Unidos. Esto hizo temer que los previsibles aumentos salariales y de la inflación presionen a la Reserva Federal a elevar las tasas de interés más rápido de lo previsto.

Las tasas de interés más altas tienen un efecto negativo en los mercados bursátiles, al incentivar a los inversores a invertir su dinero en alternativas, especialmente bonos. Pero la principal razón es que los precios de las acciones habían subido a niveles récord, debido a la especulación alimentada por la política de dinero fácil del gobierno de Estados Unidos para estimular el crecimiento económico.

Aunque la flexibilización cuantitativa ha terminado y se está revirtiendo, los precios de las acciones de Estados Unidos continuaron aumentando rápidamente en enero. Era solo cuestión de tiempo que ocurriera una recesión. Si continúa, la liquidación del mercado de valores puede tener fuertes repercusiones en los países en desarrollo.

En los buenos tiempos, una gran cantidad de fondos especulativos fluyen de los países desarrollados a los países en desarrollo en busca de mayores rendimientos. Pero en medio de la incertidumbre global, los fondos pueden fluir rápidamente en la dirección opuesta, causando un daño significativo.

Aún no sabemos qué efecto tendrá la agitación actual del mercado bursátil sobre los flujos de capital.

Una visión bastante equilibrada fue dada por Mitsubishi UFJ Kokusai Asset Management, con sede en Tokio, que supervisa unos 119 mil millones de dólares en activos.

“Ya no veremos el tipo de euforia que vimos en los mercados emergentes”, dijo su director de fondos, Hideo Shimomura, en una entrevista con Bloomberg. “Estamos en una fase en la que a los inversores se les aplica un control de la realidad después de una gran carrera. Eso no quiere decir que las entradas a los mercados emergentes se revertirán por completo”.

Como ha señalado en varios documentos el economista jefe del Centro del Sur, Yilmaz Akyuz, la apertura de las economías en desarrollo a los flujos de capital externo en los últimos años ha dado lugar a nuevas vulnerabilidades y aumentado su exposición a las conmociones financieras externas,.

Ha habido una acumulación masiva de deudas por parte de sus sociedades no financieras desde la crisis de 2008. Además, la presencia extranjera en los mercados financieros locales ha alcanzado niveles sin precedentes, aumentando su sensibilidad a los ciclos de auge y caída de la economía mundial. En caso de salidas netas de capital, sus monedas podrían depreciarse. Y en un círculo vicioso, esto conduce a más salidas de capital.

Los países en desarrollo tienen menos capacidad de recuperación para prevenir o contrarrestar una crisis. Los saldos de las cuentas corrientes y las posiciones netas de activos extranjeros de muchos de ellos se han deteriorado en la última década.

Las reservas internacionales acumuladas en los últimos años en la mayoría de los casos provienen de entradas de capital y no de superávits en cuenta corriente. Si los inversionistas extranjeros deciden retirar sus fondos, las reservas podrían disminuir y no ser suficientes para cubrir grandes y sostenidas salidas de capital.

Por lo tanto, la turbulencia del mercado de valores en curso podría ser solo la punta de un iceberg.

Martin Khor es director ejecutivo del Centro del Sur, una organización intergubernamental de países en desarrollo, con sede en Ginebra.

Red del tercer mundo.

Te gusto, quieres compartir