Una crisis política terminal

Miguel Angel Sandoval

El resultado de la elección de junta directiva del congreso nos dice de una crisis terminal de los partidos políticos del país. Aunque en verdad no se trata de partidos en sentido estricto sino de grupos de intereses que operan teniendo el congreso como una especie de gran negocio en donde hay para todos. La legislación o la auditoria o la intrermediacion, son solo frases hechas que los diputados se aprenden de memoria y luego las utilizan cuando los medios de comunicación los requieren.

Es tan grave la situación de los ocupantes de la novena avenida, que no hay, al menos que se sepa, algún diputado que haya escrito un articulo importante en una revista de debate político o de ciencias sociales, que explique su posición ante el tema de la tierra o de las reformas constitucionales a la justicia. Ello porque nadie se atreve a fijar postura pues estas cambian de un día para otro, de acuerdo a una suerte de bolsa de valores que pone en una especie de mercado la maquila de leyes. Es un organismo en donde no hay certeza de ninguna naturaleza.

En pocas palabras esta es la situación de los llamados partidos políticos. Si hacemos una encuesta, no hay en la mayoría, definición ideológica, plataforma política, programa de gobierno. O si se prefiere, posición por escrito y de uso corriente entre sus miembros y cuadros, de un planteamiento sobre una eventual ley de aguas o una política sobre el tema del agua. De la misma forma, no hay una postura de partido ante el asunto de los derechos de los pueblos indígenas. Y esto que señalo se puede extender a varios temas más.

Si nos atenemos a los partidos legalmente inscritos, no hay posición sobre temas nacionales en unos 25 que existen en la actualidad. Si pensamos en los que están en fila para convertirse en partidos, la cifra llega hasta 35-36. Todos sin posición ante los temas señalados y otros, como puede ser, si hace falta o no una reforma tributaria globalmente progresiva, la nacionalización o no de la energía eléctrica, la política de minería de cielo abierto. Se permite o se cancela. Y así, un largo indice de temas para los que ningún partido tiene postura elaborada. O quizás hay un par que si.

En todo caso hoy día los partidos no son garantía de nada para el país. Salvo en periodos electorales cuando tapizan el país con propaganda insulsa, o saturan los medios de comunicación con mensajes profundamente idiotas, y así hasta llegar a elecciones insípidas y realmente sin alternativa.

Esa es la situación actual. Que se puede modificar sin duda pero solo con la acción social, o se puede esperar sentados a que se modifique ese cuadro descrito. Pero en verdad solo con una movilización mas fuerte que en 2015 la situación podrá dar un giro, un cambio, aunque de acuerdo con los problemas actuales, sin solución para todos los temas enumerados.

Te gusto, quieres compartir