Bernardo Caal detenido por su lucha contra la explotación del territorio.

Por: Rony Morales

La existencia de presos políticos en un país es un claro síntoma de la falta de libertades políticas en la defensa de derechos humanos, de la vida y de los recursos naturales, una situación propia de las dictaduras o de los regímenes no democráticos.[1] Bueno Bernardo Caal nace en la comunidad de Cepos, Santa María Cahabón, aproximadamente a 60 kilómetros del municipio, era un lugar donde la paz se sentía día con día, a los 7 años salió a estudiar a la cabecera municipal.

Bernardo relata cómo fue que logró estudiar “me salí de la comunidad, estudié la primaria en la escuela del casco urbano del municipio, al terminar mi primaria empecé en el Instituto Básico por cooperativa, que era en la misma escuela solo que en la vespertina, luego me trasladé a Cobán para estudiar en el Instituto Normal Mixto del Norte “Emilio Rosales Ponce”.

De Cobán me regresé a la comunidad donde yo nací, en julio de 1995 empiezo a trabajar como maestro en las comunidades, comunidades abandonadas, sin carretera, de los 60 kilómetros que hay desde la comunidad hasta el municipio, había 15 de carretera y tenía que caminar el resto, entonces yo empiezo a organizarme junto a las comunidades, primeramente para tener agua entubada, que ya no hubiera necesidad de ir a traer el agua en las tinajas y luego para tener acceso de vehículos, ya que no existían calles amplias en esos tiempos.

¿Cómo inicia en la defensa de los ríos?

Es una descomposición total, porque con quienes pactaron hace unos años fue con el alcalde, que empezó a regalar muchas láminas a las familias, cervezas, hacía fiestas en las comunidades, campeonatos de fútbol, dando premios de miles de quetzales al equipo campeón, esto hizo que se generara violencia en todas las comunidades ¿Quién no quería los 75,000 quetzales? Eso es tocar a las personas que viven en pobreza, bueno también Cahabón es uno de los municipios con mayor índice de pobreza, mucho analfabetismo, entonces ahí es cuando empiezan a tentar a las familias con el dinero.

Entonces esta es la descomposición, de donde venía todo el dinero, de los negocios que este alcalde hizo para que las empresas pudieran ingresar y nos damos cuenta que ahora no tienen un alcalde al cual darle el dinero, pero si tienen personas en algunas comunidades que andan haciendo el trabajo de ir repartiendo cositas a las familias para podérselas ganar y que estén a favor de estas empresas, Oxec 1 y Oxec 2. Esto preocupa grandemente porque las personas que son beneficiadas con estos favores, estos regalos, estas láminas, los quintales de maíz, de frijol o del dinero, son quienes amenazan a los que estamos haciendo el trabajo de oponernos a las empresas, por supuesto que reciben instrucciones de ellas y los que dirigimos estamos amenazados, no podemos pasar por donde viven estas familias porque nos pueden linchar.

Pues ahora las comunidades se organizan, nos empezamos a pronunciar en contra de esto, hasta lograr la unidad del municipio, ahora la lucha es de todo el municipio, ya no solo la región, sino donde yo había hecho trabajo de masas. P

Puedo decirte que soy un preso político, tanto porque he sido dirigente de comunidades y pues también he sido dirigente del Magisterio, ahorita estoy un poco retirado del tema educativo, me interesa más lo de la defensa del río Cahabón, que es lo de mi municipio y es de las comunidades de donde soy y donde trabajé muchos años como maestro, no puedo darle la espalda a la gente que siempre me apoyó en las buenas y en las malas, cuando yo regresé después de haber estudiado Magisterio.

Campaña
Las organizaciones Alianza por la Solidaridad, Greenpeace España y el Colectivo Madreselva de Guatemala, exigen la inmediata puesta en libertad del líder indígena q’eqchi’ Bernardo Caal Xol, detenido el pasado martes.

Caal ha denunciado públicamente las ilegalidades en el otorgamiento de licencias ambientales y concesiones para la construcción de megaproyectos hidroeléctricos sobre el río Cahabón, en el departamento de Alta Verapaz. El mayor de estos proyectos es el complejo RENACE, una obra que construye el grupo Cobra (ACS) en calidad de subcontratista.

Caal fue arrestado en la localidad de Cobán cuando se encontraba en la sede judicial para responder a una acusación previa por estafa en la que se trató de imputarle en el marco de un conflicto laboral. Fue allí mismo, mientras acudía a demostrar su inocencia, donde le notificaron otros delitos (robo, instigación a delinquir, amenazas y detenciones ilegales) con los que claramente se busca criminalizarle.

“Soy un preso político que se encuentra en esta situación por denunciar el secuestro de los ríos, por declarar que los están matando, pero lo voy a seguir haciendo, denunciando lo que acontece al pueblo Q’eqchi’, el saqueo de su territorio. El Ministerio Público no pudo demostrar las acusaciones anteriores y ahora sale con otras. El objetivo es callar e intimidar a la gente”, manifestó Caal momentos antes de ser encarcelado.

Alianza por la Solidaridad junto con Greenpeace España ha lanzado una campaña de recogida de firmas dirigidas a la Embajada de Guatemala en España para que el Estado de Guatemala promueva la libertad del líder indígena y proteja a los defensores de los ataques y amenazas que sufren en el país.

Hace unos meses, el líder indígena declaró que temía “acabar como Berta Cáceres”, en alusión a la líder hondureña asesinada en 2016 por oponerse a proyectos hidroeléctricos en su país. De hecho, el pasado año, Bernardo Caal tuvo que permanecer escondido varios meses, después de que se dictara una orden de captura contra él y tras sufrir numerosas amenazas personales.

Su figura se hizo conocida, y ha alcanzado relevancia social, tras encabezar la denuncia judicial y pública contra la hidroeléctrica OXEC, que afecta también al mismo río Cahabón y que había destruido el bosque circundante. Una sentencia reciente permite que la empresa siga adelante tras el pago de una multa de 470.00 euros, sin considerar la consulta comunitaria ‘autoconvocada’ por los Q’eqchi’es en agosto pasado en la que ganó por mayoría el ‘no’ al proyecto. Es la única consulta que se ha realizado.

Asimismo, Caal ha sido cabeza visible en la lucha q’eqchi’ contra el complejo hidroeléctrico RENACE, que está siendo construido por la empresa Corporación Multiinversiones y en la que colabora en calidad de subcontratista el Grupo Cobra (del Grupo ACS), empresa presidida por Florentino Pérez. Esta obra, realizada en cinco fases diferentes, colapsa durante la época seca el cauce del río Cahabón en casi 30 kilómetros, afectando a 29.000 personas pertenecientes al pueblo Q’eqchi’.

Alianza por la Solidaridad, que investigó el caso, ha recogido ya más de 25.700 firmas exigiendo a la empresa española Grupo ACS que paralice su participación en la obra en tanto no se respetan los derechos humanos y del territorio de las comunidades q’eqchi’. Junto con el Colectivo Madreselva y acompañadas de Greenpace España, las entregaron en la sede de ACS de Madrid en noviembre de 2017.

Este caso ha sido recientemente incluido por Greenpeace en el informe “Justicia para las personas y el planeta. Por el fin de la impunidad de las grandes corporaciones”, donde se recopilan otros 20 casos de malas prácticas empresariales y se proponen 10 principios fundamentales para evitar que las empresas cometan abusos al medio ambiente y a los derechos humanos. Este informe fue hecho público durante el reciente Foro Económico Mundial celebrado en enero en la ciudad suiza de Davos.

Las obras de estas dos hidroeléctricas, RENACE y OXEC, han sido motivo de numerosas manifestaciones y protestas en la capital, Ciudad de Guatemala. Cabe recordar que, en marzo de 2017, la Cámara de Comercio de España en Guatemala hizo un comunicado público en el que solicitó a las autoridades judiciales gualtemaltecas que iniciaran “persecuciones penales” contra los líderes que se manifestaban en la capital del país, entre los que estaba Bernardo Caal, por considerar que alteraban el orden público.

Julio González, del Colectivo Madreselva ha señalado: “la intención de encarcelar a Bernardo es callar la voz del pueblo Q’eqchi’ que ha denunciado la violación de derechos de hombres, mujeres y niños afectados en su derecho a la vida, el agua y el territorio. Empresas que se demuestra que delinquen pueden seguir actuando mientras los defensores acaban en la cárcel y con persecución política”.

FIRMA LA #LIBERTADPARABERNARDO

Texto de Prensa Comunitaria y Rebelión
Fotografías ImpactoGt y FGER

Te gusto, quieres compartir