Congreso contra las cuerdas

Miguel Ángel Sandoval

La CC le corrigió la plana al Congreso por una elección ilegal, que había violado la Ley de Régimen Interior y la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Todo por una elección, que con buen tino, la gente calificó como la junta directiva del pacto de corruptos. La junta directiva electa hace apenas unos 15 días fue declarada ilegal por la Corte de Constitucionalidad. Y con ello se resuelve, al menos en parte, el despropósito de haber electo a un júnior como presidente, sin tener trayectoria política, experiencia, formación, aptitudes, salvo la de ser hijo del virrey de la capital del país.

Digo que se resuelve al menos en parte, pues con esa resolución de la CC el patrimonialismo, la dictadura disfrazada de herencia cuasi monárquica y los acuerdos en lo oscurito, son puestos en su lugar: ya no se puede gobernar con ilegalidades, y el Congreso, que se encuentra en el ojo del huracán, tiene que dar muestras de transparencia en todo lo que hace. No se vale el doble discurso, las coimas, los arreglos bajo la mesa.

La elección de uno de Felipao a la vicepresidencia de ese organismo no tiene ningún sentido, por los hechos destapados por el MP y la CICIG sobre la conspiración con empresarios defraudadores del fisco, con la participación de una red delincuencial. En este caso, no se trata de escudarse en la presunción de inocencia o en el antejuicio, sino que un diputado, vicepresidente del Congreso de una elección ilegal, debe demostrar que no es culpable pero con datos concretos, y si no hubiera habido esta resolución de la CC por razones éticas debería renunciar, no solo a la junta directiva sino a la diputación. Su grupo, Todos, debería al menos de pedirle esa renuncia. Es lo mínimo.

El Congreso que está contra las cuerdas es algo que afecta a los 158 diputados que en la nueva elección en ocho días como lo pide la Corte de Constitucionalidad, se debe conocer con anticipación, la hoja de vida de cada uno de los candidatos a puestos de elección en ese organismo. La sociedad está atenta, no les debe permitir más ilegalidades y vulgaridades. Es lo que ocurrió en septiembre, es lo que ahora en enero, desembocó en un recurso de amparo por la ilegalidad evidente. Por ello no se puede aceptar más arreglos bajo la mesa.

Si se exige por los diputados hoja vida a los magistrados, a los comisionados de cualquier comisión, pues el requisito debe ser parejo. Por ello antes de pasar a una elección en el Congreso, cada diputado-candidato debe presentar de manera pública su hoja de vida, su finiquito y declaración patrimonial, etcétera. Esto no resuelve la crisis política pero al menos impide la entronización de la ilegalidad en el Congreso. La decisión de la CC debe ser vista como un correctivo a la banda que asaltó la junta directiva el 13 de enero, violando la ley por todos los lados. Como se dice, del plato a la boca se cae la sopa. Es lo que estamos viendo.

Te gusto, quieres compartir