¿La URL incomoda o útil para la estrategia del pacto de corruptos y de impunidad?

Por Anónimo – Guatemala, 22 de enero de 2018

Para nadie es un secreto que la Universidad Rafael Landívar (URL) siempre ha sido un centro de estudios superiores de y para las clases medias, medias altas y altas de este país. Su surgimiento a inicios de los años sesenta la marcó como una universidad que surgió para contrarrestar el pensamiento filosófico y político que regía en la Universidad de San Carlos (USAC).

Pero, la URL tiene una contradicción en su seno que hoy la pone en la punta del péndulo sin saber todavía hacia dónde terminará apuntando. Por un lado, sus miembros fundadores y herederos de una clase económica pudiente y, por otro, la inspiración jesuita de la que habla el Papa Francisco, comprometida con los pobres, del lado de la verdad como lo dijo en estos días la Conferencia Episcopal y para contribuir a una sociedad más justa y equitativa como reza en todos los documentos de la Compañía de Jesús.

Un fuerte rumor crece en las esferas periodísticas y políticas de Guatemala: la URL le ha sido incómoda a las familias poderosas, por la existencia del medio periodístico digital Plaza Pública (PZP), un proyecto que ha permitido impactar en la opinión pública, tan necesaria para formar criterio en mucha juventud y gente que tiene poco acceso a una información fruto de la constatación de los hechos, no importando a quién afecta dicha información.

PzP siempre recibió presiones argumentan fuentes que han pasado por ese prestigioso medio. Por ejemplo, con el reportaje sobre el trabajo de niños y niñas en las fincas cañeras, los ensayos sobre palma africana, hidroeléctricas, corrupción, lavado de dinero, evasión fiscal, incluso por temas controversiales para la iglesia católica. Siempre las familias poderosas o personajes políticos importantes no dejaron de llamar a sus autoridades. Se especuló incluso que por estas razones, por una censura, su anterior director Martín Rodríguez había renunciado y formado el actual medio de comunicación NOMADA, pero él terminó negando dicha aseveración en una carta, donde incluso agradeció a las autoridades de la universidad su confianza.

Las presiones de las familias poderosas se habían logrado sortear, porque algunos jesuitas de pensamiento crítico habían sido los que le dieron vida a dicho proyecto y ellos tenían claro el objetivo para el cual había surgido, para contrarrestar y crear una opinión pública crítica y de investigación que pusiera en el debate los principales problemas del país y además atractiva para la juventud, pues serían estos los principales objetivos para formar e informar. No es casual entonces que muchos de sus miembros y quienes escriben sean jóvenes.

Pero todo indica que este péndulo hoy está apuntando a una dirección en particular; algunos creen que se debe al cambio del rector nombrado apenas a mediados de 2017, un hombre guatemalteco, de unos 56 años, clase media, quizás con algunas pretensiones en los onerosos recursos que genera la Universidad Landívar o el estatus que le puede brindar ser más amigo de la clase empresarial. Quizás la llegada de este nuevo rector, es el momento oportuno para que el origen de la URL vuelva con toda su fuerza en esta coyuntura. Es allí donde personas del pasado vuelven a la escena con el único fin de recuperar la URL al servicio de los sectores económicos, políticos y militares dominantes.

Existe la fuerte idea que estos personajes, son los operadores políticos que han facilitado esta reconciliación, uno de ellos ha sido Raquel Zelaya, una economista graduada en la URL y quien representa a la línea católica conservadora en el establecimiento. Formada dentro del Opus Dei, es alguien que contribuyó a la creación de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES) en 1979, y en 1980 la formulación del denominado Seminario sobre Realidad Nacional con la colaboración de la URL. Catedrática de Economía en la URL, Zelaya también ha sido gerente del Instituto Femenino de Estudios Superiores (IFES) y Miembro del Consejo de Fiduciarios de la Universidad del Istmo (UNIS), dos de las principales instancias académicas del Opus Dei en Guatemala. Fue asesora en el Consejo de Estado que presidió Jorge Serrano Elías durante el gobierno de facto del general Efraín Ríos Montt, y luego Ministra de Finanzas Públicas durante el gobierno de Serrano Elías (1991-1993), cargo que tuvo sólo entre enero y abril de 1991. Fue Miembro de la Comisión de Paz en representación del Gobierno de la República de Guatemala, y Secretaria de la Paz de la Presidencia de la República durante el gobierno de Álvaro Arzú también fiel integrante del Opus Dei. El cargo de Presidenta y Directora de ASIES, desde donde se difunden las ideas de la economía social de mercado, le ha permitido a Zelaya incidir más o menos en cada uno de los gobiernos de Guatemala desde el golpista Ríos Montt hasta la fecha.

Por ello no extraña que en un campo pagado fechado 16 de abril de 2013, titulado “Traicionar la Paz y Dividir a Guatemala”, publicado en la prensa guatemalteca durante el juicio por genocidio a Ríos Montt y al general Mauricio Rodríguez Sánchez, Raquel Zelaya lo haya firmado conjuntamente con otras once personas, siendo estas Gustavo Porras Castejón, Luis Flores Asturias, Eduardo Stein (de la junta directiva de ASIES), Richard Aitkenhead Castillo, Adrián Zapata, Arabella Castro, Rodolfo Mendoza Rosales, Marta Altolaguirre, Marco Tulio Sosa, Mariano Ventura Zamora y José Alejandro Arévalo. Casi todos ex funcionarios de los gobierno de Arzú y Serrano Elías, y vinculados con el Opus Dei o al neopentecostalismo pasaron a defender al Ejército de los gobiernos de facto de Ríos Montt y Mejía Víctores, negando que en Guatemala hubo genocidio. Por la cantidad y tipo de gente, fueron etiquetados bajo el sobrenombre de “Los doce apóstoles”.

Hoy día, el CACIF se acerca a la URL para brindar beneficios para la universidad, y aún estamos por averiguar de qué beneficios se trata.

A partir de ello, el rector ha dado su total respaldo al Grupo Foro Guatemala, para levantarle quizás la imagen después de la desbandada de algunos de sus importantes miembros y que lo dejara sin mayor incidencia en un momento crucial.

Y ahora, lo estratégico, se dice que se ha censurado a PzP y que esta vez dicha censura si dio sus frutos, el medio está a punto de desaparecer o transformarse en una vocería académica de la Universidad. O lo que podría ser peor, el medio seguiría pero al frente de una persona a la medida de las élites, y ASIES podría ser el vehículo perfecto para ese fin.

Pero esta influencia no se queda allí, un importante directivo de PzP recibió en días recientes una llamada intimidante del alcalde capitalino para amenazarlo por la postura de PzP con el artículo relacionado con la reciente elección de la junta directiva del Congreso y en el que naturalmente se menciona a su hijo. Casualidad es, que Raquel Zelaya fuera una colaboradora clave para este personaje político cuando fungió como Presidente de la República, y el que hoy está al frente de la estrategia del llamado pacto de corruptos.

Muchos concluyen que PzP es la primera piedra a sacar de la universidad; ya que en su seno tiene a otros intelectuales comprometidos con el cambio social, sus posturas de tipo académico también molestan a Raquel Zelaya y sus aliados, especialmente porque en ciertos foros como el G40, el dedicar un discurso a la desigualdad y no al crecimiento económico resulta incómodo. Y claramente han expresado que no conviene gente de este tipo en las aulas y departamentos de la URL. Como lo planeó la misma universidad en su diseño, las posturas más críticas y cuestionadoras y las propuestas de cambio se originan dentro de una vicerrectoría, la de Investigación, al frente primero del jesuita que inició PzP, Carlos Cabarrús, ahora de un reconocido académico Juventino Gálvez; juntos concluyeron y empujaron una Agenda de Investigación que seguía los preceptos de la doctrina de la Compañía de Jesús, sus preocupaciones están en que la investigación social contribuya al cambio de las inequidades, establecer un Estado para el bien común y generar alternativas para lograr “lugares buenos para vivir”. Así reza en sus documentos que son públicos y que también han sido apoyados por algunos decanos y otros vicerrectores como Ariel Rivera y Lucrecia de Penedo

Anteriormente la opinión pública recordará que el abogado Erick Maldonado fue otro prestigioso catedrático de la Facultad de Derecho, cuyo decano es hermano del general retirado Francisco Ortega Menaldo, a quien siempre se le ha colocado como el líder del crimen organizado en Guatemala. El fue reprendido por un video que circuló en las redes sociales donde en la manifestación de la Plaza contra el actual gobierno, hubo confusión en su discurso contra Jimmy Morales y donde decía unas cuantas palabras soeces. Según se nos informó, este catedrático no solo fue amedrentado sino obligado a renunciar por su comportamiento vulgar. Pero, ¿sería ese el motivo principal? Cuando preguntamos sobre quién era Erick Maldonado para la plaza, todos confirman que su activismo político había sido constante desde que en la Plaza se iniciaron las protestas.

El problema no es quizás que saquen a gente al frente de las instituciones. El problema y verdadera estrategia es en manos de quiénes estará la formación de las futuras generaciones, esas quienes hoy están haciendo la diferencia en las movilizaciones de la Plaza y en el recambio generacional para las futuras élites políticas de este país. El problema es anular a una institución cuyo deber es, ahora, ponerse al lado de la población y rechazar el pacto de corruptos con la autonomía que no abunda en estos tiempos de corrupción.

Fuente: http://www.albedrio.org/

Te gusto, quieres compartir