Honduras, fraude a la vista

Por Mario Rodríguez

Las cosas en Honduras están complicadas. Un presidente en funciones, que según la propia constitución de ese país, no debió participar en la elección, revierte una tendencia y se pone a tiro del opositor quién anunció que había un robo electoral en curso.

El tribunal electoral retrasa el anuncio final de los resultados y crea más incertidumbre.

Por un lado, cuando se habían computado algo más del 45% de las actas electorales, dijo un funcionario de dicho tribunal que los resultados eran irreversibles, y a pocas horas, en la madrugada de ese mismo día, los datos muestran otra tendencia y dan un empate técnico entre dos candidatos. El magistrado David Matamoros, señaló que los datos están cambiando continuamente. Dejaron de ser una tendencia. Y como quién obtenga el voto mayoritario gana, todo puede pasar.

Narsalla y Hernández se proclamaron vencedores. El candidato opositor escribió en su cuenta de Twitter: “Nosotros ganamos; la información que hemos calculado es sobre la base de los resultados directos de las mesas electorales”. El presidente por su parte llamo a la calma y a tener paciencia, conocedor que los votos faltantes provienen del área rural y que su traslado se hace en físico y no por medio electrónicos.

Después del golpe de Estado contra Manuel Zelaya, queda claro que la derecha hondureña puede, como van las cosas, está dispuesta a no entregar el poder, ni respetar el voto de los hondureños y hondureñas.

Te gusto, quieres compartir