A qué se debió el fallo de la teoría Maltusiana

Omar Marroquín Pacheco
Thomas Malthus, clérigo, economista, profesor y uno de los primeros demógrafos de la historia planteo su teoría conocida con Catástrofe Maltusiana.

Esta fue publicada en el año de 1798, así como su “Ensayo sobre el principio de la población” sintetizando dicha hipótesis recogía que la población en el mundo crecía de manera exponencial (1,2,4,8,16, 32, 64…) mientas que la producción agrícola crecía de manera aritmética (1,2,3,4,5,6,7…), con lo que Malthus planteo que tarde o temprano era inevitable que el planeta dejará de producir alimentos suficientes para todos los habitantes.

Esta teoría catastrofista se probó falsa con el correr de los tiempos, ya que, aunque Malthus incluyo en sus propuestas variables como guerras y hambrunas, no tomo en cuenta otras variables como por ejemplo el control de la natalidad y todo el avance tecnológico aplicado a la agricultura y a la producción de alimentos.

Hay que tomar en cuenta que dicha teoría fue formulada hace más de 220 años y que afortunadamente erró en su planteamiento, al momento de realizarla la población mundial rondaba los mil millones de personas y hoy en día se aproxima a los siete mil quinientos millones de personas.

Las estimaciones de población plantean que en el año 2050 la población va a tender a estabilizarse, las estimaciones de la FAO dicen que la demanda global de alimentos seguirá creciendo en el período 2017-2026, aunque apuntan que la demanda ira en disminución debido principalmente a la menor demanda mundial por biocombustibles debido al abaratamiento de los combustibles fósiles.

Esto de ninguna manera significa que no habrá que afrontar importantes desafíos, el principal de todos es la producción de más de cinco mil millones de toneladas de alimentos hasta el año 2050, con cada vez menos agua, terreno y biodiversidad.

La FAO estima también que se hará necesario un 60% más de alimentos, en donde tendrá que entrar en escena la intensificación de la agricultura sostenible, lo que significa que, con un mismo espacio de terreno, se debe de obtener mayor cantidad de recursos obtenidos.

Esto demandará más utilización de químicos, la mecanización de procesos y la irrigación de los terrenos, para apuntar a aumentar la capacidad productora de la tierra y aprovechar la fertilidad del suelo.

Habrá que evaluar los impactos negativos que estas acciones provocarán dado el uso intensivo de agua y energía y así como el uso de fertilizantes y plaguicidas. Al incorporar practicas sostenibles en la agricultura, se pretende alcanzar algunas de las metas del segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS: poner fin al hambre, logrando la seguridad alimentaria y mejorar la nutrición.

Te gusto, quieres compartir