Las inversiones privadas en Guatemala

Por: Edi D. López S.
En nuestra querida y sufrida Guatemala, me parece no hay nadie que dude de la necesidad de inversión, para generar empleo y con ello ingresos para las familias. Constantemente se aborda la problemática que, implica la poca o nula inversión en los últimos años, porque si la ha habido no ha sido en cuantía significativa, que ayuden a que crezca la producción, a diversificar la misma. El gran capital nacional, ha invertido en lo tradicional….monocultivos –con los daños al ecosistema que ello implica-siembra de caña de azúcar, palma africana; y en los último tiempos en hidroeléctricas. Estas inversiones grandes en capital, no ha tenido mayor impacto en la generación de empleo; en varios casos ha sido lo contrario, al quitar la oportunidad de autogeneración de empleo, en la siembra de maíz, en pequeños y medianos productores, que ahora ya no tienen acceso a la tierra.

Ixcán, en el departamento del Quiché por ejemplo, antes era uno de los municipios que más producía maíz; para ello pequeños y medianos productores de maíz, si no eran propietarios de tierra, alquilaban, generaban empleo; pero de un día a otro se encontraron con la triste realidad, que ya no les alquilaron la tierra, como años anteriores; debido a que el dueño optó por alquilar a otra(s) persona(s), que llegó a sembrar palma africana; situación similar en el municipio de Raxruhá en Alta Verapaz.

Y los engaños de siempre…a varios que voluntariamente optaron con sembrar palma africana, les vendieron la idea, en función de la “rentabilidad” del fruto de la palma, les ofrecieron un precio; cuando ya empezaron a producir y llevaron el producto, se encontraron con la cruda realidad, la paga era menor si querían…y no hay nadie más a quien venderle.

En estas localidades, llegan jornaleros de la parte alta del Quiché, transportados como se hacía no hace mucho en la Costa Sur del país, en condiciones infrahumanas, en camión; no les pagan el salario mínimo, no tienen prestaciones sociales. Por consiguiente la gente de la localidad, si quiere trabajar, -cuando hay oportunidad- tiene que ser en esas condiciones, de lo contrario, abunda para estos empresarios, mano de obra barata; les funciona la ley de la oferta…

Con esta lógica de los grandes empresarios guatemaltecos, como se dice popularmente “puro azadón”, no se vislumbra un mejor futuro para el país y las miles de familias que no tienen más oportunidad que este sistema explotador y depredador ofrece, en beneficio de unos cuantos; no se quiere entender que es necesario diversificar la inversión, pagar salarios dignos, ampliar el mercado interno, que beneficiaría en última instancia a los grandes empresarios…pero no se visualiza esto, por aferrarse a sistema anacrónico, que genera conflictos como los huracanes, cada vez mayores, porque la gente exige y pide mejores condiciones.

Y en las inversiones en hidroeléctricas, se sigue al pie de la letra el modelo excluyente….por ello la gente se opone, no hay beneficios para las comunidades; en el mejor de los casos, se corrompe a líderes con migajas, se deja sin agua a la gente, se divide a comunidades. ¿Para cuándo una propuesta? que, aprovechando ese potencial hídrico, genere también ingresos durante la vida útil del proyecto para las comunidades, que les permita realizar una serie de proyectos educativos, agrícolas…seguramente no habrá oposición, a este tipo de inversión.

Te gusto, quieres compartir