“Paradise Papers”: El nuevo destape de las sociedades “offshore” que involucra a presidentes, gobiernos y cantantes

El Ciudadano

Una nueva investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) sobre paraísos fiscales, conocida como “Paradise Papers”, reveló este domingo la existencia de vínculos comerciales entre miembros de la administración del presidente estadounidense Donald Trump y Rusia.

Según consigna el portal Deutsche Welle, unos 400 reporteros han rastreado 13.4 millones de documentos secretos y descubierto técnicas de evasión de impuestos usadas por los políticos ricos y de alto rango, informaron medios alemanes el domingo. De acuerdo con la investigación, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, es accionista de una naviera con relaciones comerciales con un empresario ruso que fue objeto de sanciones por parte de Washington y con el yerno del presidente Vladimir Putin. Pese a haber vendido otras participaciones antes de unirse a la Administración Trump, Ross mantuvo sus acciones en la naviera Navigator, apuntó The New York Times.

Los documentos revelan que Ross ha conservado intereses en una compañía que gana anualmente millones de dólares transportando petróleo y gas para una empresa rusa que cuenta entre sus inversionistas al yerno de Vladimir Putin y dos hombres sujetos a sanciones por parte de EE.UU.

Este señalamiento volverá a plantear preguntas acerca de la conexión rusa del equipo de Donald Trump. Su presidencia ha estado marcada por alegaciones de que los rusos se coludieron para afectar el resultado de las elecciones estadounidenses del año pasado. El mandatario ha calificado las alegaciones de “noticias falsas”.

Sobre los “Paradise Papers”, éstos provienen de una filtración de documentos de la firma de abogados Appleby y Asiatici Trust recibida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung, procedentes de 19 jurisdicciones distintas que figuran en la lista de paraísos fiscales de la OCDE.

Entre las figuras públicas relacionadas con paraísos fiscales, según la información publicada por el ICIJ, estarían la reina Isabel II de Inglaterra; el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos; el secretario de Estado Comercio de EE. UU., Wilbur Ross; y el ex canciller alemán Gerhard Schröder. También los cantantes Bono (U2) y Madonna.

Según los medios de comunicación que han colaborado en la investigación, esta sería la mayor filtración de documentos de paraísos fiscales de la historia, con una relevancia “aún más importante que los Papeles de Panamá”.

En ella han participado, entre otros, The New York Times, BBC, The Guardian, La Nación y Le Monde, entre otros.

Santos, dos sociedades en Barbados

Los documentos en posesión del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), procedentes de dos proveedores de servicios offshore de Bermudas y Singapur y 19 registros mercantiles de jurisdicciones opacas, desvelarían que el actual presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, fue director de dos sociedades offshore.

En concreto, aparece hasta el año 2001 -por entonces era ministro de Hacienda- como director de Global Tuition & Education Insurance Corporation, una sociedad aseguradora exenta de carga fiscal. Después, el cargo quedó en manos, entre otros, de la familia de César Gaviria, ex presidente de Colombia.

Los documentos también evidencian que Santos fue director de otra compañía aseguradora de Barbados, Nova Holding Company Limited, entre abril y mayo de 2000. Ambas sociedades de Barbados son accionistas mayoritarias de Global Education Group Colombia S.A., una compañía que financia gastos educativos de colombianos en el exterior. Santos fue miembro de la junta directiva Global Education Group Colombia en 1998.

En tanto, varios otros documentos muestran que la Reina Isabel II invirtió una cantidad estimada en 10 millones de libras (11,6 millones de euros) en paraísos fiscales. La monarca británica hizo la inversión en fondos de las islas Caimán y de Bermuda a través del Ducado de Lancaster, que financia no solo los gastos personales de la reina sino de varios miembros de la familia real.

Con una fortuna estimada en unos 500 millones de libras (560 millones de euros), la reina no figura siquiera entre los 300 británicos más ricos. Pero ahora, las revelaciones de los Paradise Paper obligarán a revisar los fondos públicos que sirven para financiar a la Corona británica, provenientes sobre todo de la Sovereign Grant (Subvención Soberana).

Fuente: Deutsche Welle/El Mundo/Agencias

Te gusto, quieres compartir