Cómo ahorrar energía en la vivienda

Omar Marroquín Pacheco

Al reducir el consumo energético, estamos disminuyendo el impacto medio ambiental, se ahorra en la factura eléctrica y ayudamos al mantenimiento del presupuesto familiar.

Lo que se denomina consumo silencioso, son todos aquellos aparatos eléctricos que tenemos en nuestra viviendas, que no están en teoría funcionando, pero que si ponemos atención vemos en dichos aparatos una lucecita roja LED, (ordenadores, televisiones, microondas, equipos informáticos, la refrigeradora etc. Son gastos de los aparatos en standby, que no se perciben pero que están ahí.

Para poder reducir el gasto energético en iluminación, no se trata solamente de cambiar hábitos de encender o apagar luces cuando es necesario, es importante también tener conciencia en el tipo de luces que compramos y que utilizamos en nuestras viviendas, saber cuánto estamos ahorrando en el rubro de la iluminación; en donde las luces LED nos permiten un mayor ahorro con relación a las demás.

Cuando se utiliza aire acondicionado, es importante mencionar que por cada grado menos que regulemos, hay un incremento del orden del 7% en la factura de consumo.

En los lugares del occidente del país donde por estas fechas es frío, es importante que se permita el ingreso de los rayos del sol a los ambientes, para aprovechar ese calor y mantener más confortables los ambientes interiores.
En la cocina también se puede practicar sencillos hábitos que si se aplican con regularidad, permiten importantes ahorros de energía.

Al cocinar es muy importante el tipo de recipiente a utilizar, mejor cuanto más pequeño es y más adaptable a la cantidad de comida a cocinar.

Tapar los recipientes de cocina ahorra energía, es más se puede apagar unos cinco minutos antes de terminar la cocción y la misma energía acumulada en el recipiente termina de cocinarlo, este principio se puede utilizar tanto para la estufa como par el horno. Es útil utilizar trastos vitrocerámicos que permanecen calientes durante un tiempo después de ser apagadas.

Se debe de elegir el recipiente que mejor se adapte al fogón o a la hornilla sobre la que se va a cocinar, la llama del gas o la placa vitrocerámica no debe de exceder el diámetro del recipiente, ya que esto supone un desperdicio de energía.

La utilización de ollas de presión es importante, ya que aceleran el tiempo de cocción y permiten un ahorro de energía de hasta el 75%.

Al hornear es importante no abrir la puerta del horno hasta que no finalice la cocción de los alimentos, así evitamos el desperdicio de energía.

Cuando se realiza un inventario de los aparatos que más energía consumen dentro del hogar, definitivamente están: la lavadora, el lavaplatos y la secadora. Para la adquisición de los mismos es de vital importancia la elección del modelo, en algunos países ya se utilizan las etiquetas energéticas en los electrodomésticos, que indica el consumo de energía, el nivel de ruido y el consumo de agua de los aparatos, generalmente se catalogan en siete categorías distintas con letras que van de la A a la G, siendo la A la que presenta mayor eficiencia energética.

El refrigerador es un aparato que se mantiene prendido la mayor parte de su vida útil la media es de más o menos 14 años, por lo que el escoger un modelo eficiente es de vital importancia, los modelos actuales son un 40% más eficientes que los que se vendían en los años 2000, por lo que la sustitución de una refrigeradora modelo 2000 a una actual supone ya un ahorro significativo.

Te gusto, quieres compartir