Disputas dentro del neoliberalismo chapín

Marco Fonseca

El decano del dinosauriato neoliberal guatemalteco, Armando de la Torre, no solo sale en defensa de Sperisen y al ataque de Iván Velásquez y la CICIG sino que también, de paso, al ataque del joven aprendiz e ideólogo precoz del cacifismo Philip Chicola (ver https://is.gd/Xte0HY).

Recientemente Chicola se ha venido dando la tarea de utilizar un modelo narrativo de la Revolución francesa, como Chicola cree que lo reconstruye y dramatiza de Tocqueville, para tratar de darle algún sentido, siguiendo un hilo filosófico esencialmente neoliberal, a los eventos en Guatemala a partir de 2015. Chicola se está esforzando, obviamente, en incluir de algún modo positivo en su narrativa el trabajo de la CICIG contra la corrupción y la cooptación del Estado. Se trata, en cierto modo, de una batalla ideológica al interior de las elites cacifistas entre el ala moderada y «reformista» con la que está presentemente alineado y para la cual trabaja Chicola y el ala más corrupta y reaccionaria del CACIF. Es una forma cruda y problemática pero formalmente interesante de intentar inyectarle legitimidad política y respetabilidad ideológica al ala reformista del CACIF. Y sin duda que esa facción del cacifismo está agradecida con su ideólogo juvenil. Pero el dinosaurio de la Torre no está nada contento.

Para de la Torre todo eso es ir demasiado lejos por parte del joven vocero del CACIF. Su «ingenuidad», dice de la Torre, no es solo filosófica sino que también metodológica. El decano del dinosauriato neoliberal guatemalteco dice, no solo con ese falso aire de historiador original, universal y experto que lo caracteriza sino que también en total contradicción con lo que dicen historiadores de verdad que van desde Rudé hasta Furet y muchos/as otros de por medio, que «la Revolución francesa estalló espontáneamente sin contar deliberadamente con precedente alguno». Guau, como los falsos apóstoles y profetas evangélicos en Guatemala que, por revelación personal y bajo el ungimiento de lenguas misteriosas, creen conocer la «palabra de dios» mejor que dios mismo o que los escritores originales de los textos canónicos, aquí de la Torre excede las barbaridades y simplificaciones historiográficas de la imaginación histórica neoliberal y lo peor de la tradición conservadora para tratar de darle una lección básica a Chicola en torno a lo que significa ser consecuente, más incluso que los historiadores conservadores de la Revolución francesa, con el profundo individualismo metodológico de estos dinosaurios neoliberales fundamentalistas de Guatemala.

Por ello de la Torre castiga a su admirado joven ideólogo de las elites cacifistas del siguiente modo:

«[C]omparar lo ocurrido aquí desde abril del 2015 con las etapas de la Asamblea y de la Convención de aquella Revolución tan radical lo creo producto de un razonamiento algo ingenuo.»

Evidentemente que, según de la Torre, todavía la UFM, la EdG y el CACIF mismo no han educado bien a su joven pupilo ideológico quien apararentmente sigue todavía presa del «sentido común», tanto político como histórico, que hoy circula en Guatemala en cuanto a la CICIG. ¡Hay que corregir eso!

Vamos Guatemala hacia la #RefundaciónYa desde abajo, democrática y rupturista

Marco Fonseca es Doctor en Filosofía Política y Estudios Latinoamericanos por parte de la York University. Actualmente es instructor en el Departamento de Estudios Internacionales de Glendon College, York University. Su libro más reciente se titula «Gramsci’s Critique of Civil Society. Towards a New Concept of Hegemony» (https://goo.gl/Oeh4dG).

https://marcofonseca.net

Te gusto, quieres compartir