Richard Thaler, un «Nudge» y más neoliberalismo

Marco Fonseca

El ganador del Premio Nobel en Economía, Richard Thaler, ha desarrollado el neoliberalismo de Friedman por medio de incorporar «psicología conductista» en los análisis y técnicas económicas desde empresas hasta gobiernos. La clave es su teoría del “Nudge” (Ver http://diario.latercera.com/?p=125125).

«La noción de “nudge” acuñada por Thaler y Sunstein (TS) (2008) afirma que ‘los arquitectos de elección’ [empresas, medios, gobiernos, think tanks, etc.] pueden intervenir en las decisiones que la gente toma influyendo en el comportamiento de la gente en la dirección correcta y ‘pueden hacer grandes mejoras en las vidas de otros a través del diseño de entornos amigables’ (2008: 12).» (fuente: https://is.gd/84TE87).

«El paradigma de la política pública basada en la aplicación de fundamentos psicológicos de la economía se ha vuelto popular en los últimos años. Se asocia con el campo de la economía conductual ‘una rama de la economía que hace hincapié en las influencias cognitivas y límites en el comportamiento humano’».

Aunque a primera vista parece ser un enfoque que contrasta con con los teóricos neoliberales como Milton Friedman, que esencialmente abogaban por «un enfoque de agente racional afirmando que los individuos se comportan racionalmente», es en realidad una extensión de su marco teórico apelando al deseo manufacturado de consumo y comportamiento. Es un laissez-faire a ultranza.

Y todo esto puede ser justificado ideológicamente, como lo hizo el mismo Obama, en nombre de «ayudar al individuo» para que «tome mejores decisiones» y deje de tomar «decisiones irracionales con su dinero» (ver https://is.gd/lfAA2Z; https://is.gd/ttJoyn). En otras palabras, se plantea superar al tipejo llamado «homo economicus» y regresar la teoría económica al campo de acción del verdadero «homo sapiens», con su falibilidad, sus debilidades y sus irracionalidades (ver https://is.gd/PYVfIJ).

Pero hay un lado oscuro en la teoría del «nudge». Según Thaler el «nudge» no implica reducción de nuestra libertad. Como escriben: «un “nudge” es, en nuestra utilización del término, cualquier aspecto de la arquitectura de la toma de decisiones que modifica el comportamiento de la gente de una manera previsible, pero sin prohibir ninguna alternativa y sin cambiar de forma significativa los incentivos económicos. Para que una intervención se considere “nudge” debe ser posible evitarla de una forma fácil y barata. Los “nudges” no son órdenes»». En efecto, se trata de una teoría que toca directamente los mecanismos más sutiles para manufacturar el consenso desde lo psicológico mismo. Es sacar el neoliberalismo de la esfera rara y abstracta del «homo economicus» empresarial y manufacturero y ponerlo en la misma alma ordinaria del «homo sapiens» de la calle, el consumidor común, que solo necesita un «nudge» para tomar decisiones correctas.

Marco Fonseca es Doctor en Filosofía Política y Estudios Latinoamericanos por parte de la York University. Actualmente es instructor en el Departamento de Estudios Internacionales de Glendon College, York University. Su libro más reciente se titula «Gramsci’s Critique of Civil Society. Towards a New Concept of Hegemony» (https://goo.gl/Oeh4dG).

Te gusto, quieres compartir