Las tres sombras del miedo

Por Jorge Mario Salazar

La AEU sufre críticas debido a una especie de reglamento que emitieron sus dirigentes(Lineamientos, paro nacional 20S), en el cual pretende establecer algunas conductas que, según su experiencia política podrían ser contraproducentes a la nueva imagen de la organización, que ellos pretenden proyectar. Por otra parte, en su afán por presentar una idea de una comunidad USAC unida, relegaron la principal reivindicación política que motivó la marcha como es la demanda de un PARO NACIONAL para derrocar al régimen del este Estado corrompido.

Se vale, desde mi perspectiva, que los jóvenes universitarios deseen independizarse de dos grandes sombras que acompañan a la máxima representación estudiantil universitaria de San Carlos. Estas dos sombras que limitan la participación son el temor al martirologio de los años 70-90, sobre el cual se tiene una amplia literatura y mística, y la otra es de la corrupción militante de los últimos 14 años.

Para la memoria de mis colegas sexagenarios, que estuvimos en las luchas universitarias de aquellos años, lo pongo en perspectiva, si quieren subjetiva. El gran ícono universitario y mártir revolucionario Oliverio Castañeda de León, era de posiciones como las que tiene la nueva dirigencia de la AEU.

Al igual que el nombre de la organización política estudiantil FRENTE, en aquellos años, no les gustaba que se mezclaran las luchas populares y los métodos ofensivos populares, ni la autodefensa, con las acciones estudiantiles.
Mi llamado es a compartir la responsabilidad en este momento histórico, que verdaderamente puede llamarse así, puesto que las gestas sociales de esta semana pueden ser el martillazo al último clavo de la caja en la que enterraremos a la camarilla corrupta que corrompe el Estado de derecho.

En aquellos años nos faltó el diálogo entre nosotros y la sombra de esas prácticas se ha proyectado como el tercer jinete que amenaza la unidad para luchar por objetivos comunes. No permitamos que crezca esa sombra.
Entendamos que las Directrices son una manera de expresar esa novedad que debe lucir una organización que ha sido el primer baluarte recuperado en estas batallas contra la corrupción. Pero también sabemos, que las calles son del pueblo y no todo el pueblo es estudiante de la USAC, por lo tanto, las diversas organizaciones que tienen sus propias expresiones artísticas o culturales y métodos de lucha no tienen que ver con la AEU. Diversidad que le dicen.

Te gusto, quieres compartir