Un temblor que anuncia un terremoto

Por Jorge Mario Salazar

El Vicepresidente se ve mejor calladito. ¿Cómo pretende afirmar que el país está preparado para recibir una masiva deportación de guatemaltecos desde los EEUU?. Pero al mismo tiempo, desestimando que la causa de la migración sea la necesidad económica de las familias. “Ellos se van porque quieren” dice Jafeth, mostrando el peor lado de su sensibilidad humana.

Pero, por otro lado se echa un gazapo monumental, cuando pretende que el ente acusador penal, el Ministerio Público, oculte la naturaleza de sus investigaciones contra los funcionarios públicos.

Aduce don Jafeth Cabrera que la Fiscal General emitió opinión, interfiriendo en las decisiones del Organismo Legislativo, cuando afirmó que la solicitud de suspender el derecho de antejuicio al Presidente, se hace con base en derecho siguiendo las denuncias presentadas por el TSE, y cuando la CSJ ratifica la existencia de indicios que requieren una investigación más profunda sobre las actuaciones de los directivos de los partidos políticos que involucra a Jimmy Morales.

Es vergonzoso que un un profesional de la medicina, que se sacó el loteriazo en plena crisis en las elecciones pasadas, no sólo no demuestre desarrollo en sus capacidades políticas, sino que muestre su ignorancia y mala fe militante. Decir que, la Fiscal General se pasó de la raya, que la CC se pasó de la raya y que la CSJ acepta pruebas falsas implantadas para acusar al Presidente, eso si es un acto de sedición que pretende limitar las funciones de las instituciones de justicia.

Los comentarios del Jafeth Cabrera, son en realidad, una declaratoria de guerra contra el sector justicia, que solamente es la preparación de una plataforma desde donde se pretende dar un golpe de mano y acabar con la lucha anticorrupción. Agreguemos a lo anterior las interpelaciones al ministro de Gobernación, el MP y el PDH que quiere realizar la bancada FCN y aliados, para colegir que la única salida que tienen los corruptos para seguir en el poder otros años, es un golpe institucional desde adentro.

Sin querer ser alarmista, veo en el entorno un incremento de la violencia y del caos en todos los aspectos de la vida cotidiana, para permear a la población en favor de la intervención militar.
Debemos estar atentos porque en el escenario está el desaforo de todos los actores políticos que se han aliado para combatir la impunidad y la corrupción.

El escenario de guerra ya está en los bajos mundos. Desde mi perspectiva, la situación de emergencia por el terremoto y los huracanes pueden ser utilizados para mitigar los impactos políticos de sus actuaciones, estos maestros de la guerra de baja intensidad saben manipular a sus masas. El fin de semana es el momento para ejercitar sus golpes calculados en puntos claves de los nuevos “enemigos internos” del gobierno para neutralizarlos o eliminarlos. La primera fase de su estrategia está cumplida: reagrupar a todas sus expresiones dispersas y ganar las simpatías de la masa informe. Las reuniones secretas del presidente o con Cacif, iglesia evangélica, magisterio, otros grupos de poder e influencia, los presos VIP, expac y partidarios-operadores de las redes de corrupción, les da un mapa de poder para empujar las siguientes fases. Golpear a los actores clave y tomar control para su servicio, de los órganos de justicia.

Las palabras del vicepresidente Jafeth Cabrera no son simple irresponsabilidad por ignorancia o por ira, Es el anuncio de la culminación de una campaña mediante la cual se pretende echar para atrás en todos los avances contra la corrupción. No olvidemos que Cabrera también es señalado por haber recibido fondos del narcotráfico por el “Fantasma”. Estos señalamientos directos sobre su hijo, refugiado en el extranjero, serían los principales motivos de Jafeth para unirse al complot para terminar con los actores de la lucha que ha apoyado la mayoría de la sociedad guatemalteca.

No creo que la situación se quede allí. La respuesta institucional y de la sociedad anticorruptos dará una respuesta terminal a las mafias.

Te gusto, quieres compartir