Coyuntura y Lucha de Clases

Por Héctor Alfredo Nuila Ericastilla – Guatemala, 5 de septiembre de 2017

Introducción.

Los acontecimientos que se desprenden de la serie de iniciativas políticas si así puede llamárseles a las arbitrariedades que el Sr. Presidente Jimmy Morales en los últimos días,quien por conflicto de intereses personales, familiares y partidistas, de manera contradictoria e irresponsable y con altos grados de impunidad ha ejecutado, para conseguir a como dé lugar la salida de la CICIG, la expulsión del Sr. Iván Velásquez y la deslegitimación del Ministerio Público bajo la conducción de la Fiscal General Telma Aldana. Los acontecimientos señalados han profundizado la inestabilidad nacional sobre la base de que los mismos implícitamente conllevan el fortalecimiento de la institucionalización de la impunidad en el seno del Estado y la sociedad, hecho que a su vez determina que la corrupción como forma principal para el ejercicio del poder público y privado tenga las plenas garantías para que su profundización, reproducción y fortalecimiento continúe creando las condiciones políticas e institucionales para su perpetuidad.

En Guatemala las clases dominantes compuestas por los poderes económicos, nacionales, transnacionales, y sus aliados conformados por la narcoactividad y los nuevos ricos a expensas del capital acumulado a partir del uso y abuso de todas las formas de corrupción, como ya es tradicional en ellas a lo largo de la historia del país situaciones como la que Guatemala vive en estos momentos, para mantener como clases dominantes la protección y las garantías suficientes para la preservación y reproducción de sus intereses y privilegios montan una serie de maniobras, las cuales impulsan e imponen a como dé lugar sin importarles como siempre los derechos e intereses de la población guatemalteca en general, lo señalado en estas últimas líneas precisamente es lo que le imprime el carácter de clase al manejo de la actual coyuntura, por lo tanto a la naturaleza y origen de la situación, así como al manejo y tratamiento que se le dé a la crisis hay que ubicarles dentro del contexto de la lucha de clases, pues como siempre los intereses de la nación y los derechos de los pueblos que la conforman siguen siendo relegados, negados y manipulados por las clase dominantes y sus aliados ya identificados en los párrafos previos

Coincidiendo con quienes se han pronunciado sobre esta materia, los grupos de poder llamados tradicionales se encuentran implementando de manera conspirativa con agrupamientos de poder vinculados a la corrupción pública y privada buscando la mejor salida que les convenga a la crisis que se vive, esto lo hacen en complicidad con las diferentes maniobras montadas por el Sr. Presidente,las cuales se realizan dentro del hermetismo conspirativo propio de quienes siempre se han amparado en los mecanismos e instrumentos creados por ellos para delinquir en el seno del Estado y la sociedad.

Sobre esa base en las próximas líneas se hace el esfuerzo por el desenmascaramiento de las maniobras políticas que en contra de los intereses nacionales están implementando de manera acelerada las y los actores identificados tanto en lo público como en lo privado.

Manipulación y Maniobras

En los medios de prensa y las redes sociales controladas por las clases dominantes comienzan a promover la maniobra política para la perpetuidad de la corrupción como tradicionalmente se ha practicado en Guatemala desde por lo menos hace cinco siglos. En esta oportunidad pretenden montar un diálogo nacionalen donde el gran ausente sea EL PUEBLO DE GUATEMALA, pues de acuerdo a lo expuesto en el programa Sin Filtrodel Canal Guatevisión del día 30 de Agosto recién pasado quienes participaron tanto en la conducción como en su calidad de analistas se esforzaron por deformar la realidad sobre la base de la maniobra descalificadora de las y los actores sociales y políticos que históricamente han luchado por los intereses de la nación guatemalteca y los derechos de los pueblos que la integran, o sea la integridad de la soberanía de la tierra y el territorio, la identidad y derechos de los pueblos, el combate a fondo a la sobre explotación del pueblo, la discriminación racista y la opresión cultural, lo que en la práctica social concreta significa luchar por los intereses y derechos de la clase trabajadora urbana y rural, la defensa plena del medio ambiente natural, el desarrollo integral, pleno, libre e independiente del país, el cual pasa por la erradicación de todas las formas de EXTORCION al pueblo a partir de los salarios de miseria que reciben alrededor del 20 % de la población que tiene trabajo fijo, pues el 75% restante sobrevive a partir del trabajo a cuenta propia, así como la incontenible e incontrolable alza de los precios de la canasta básica (principalmente la alimentaria) la cual por los niveles que ha alcanzado con el beneplácito, tolerancia y complicidad del actual Sr. Presidentey su gobierno, menos del 20% de la población tiene acceso a ella, así como las extorciones que el pueblo sufre por las tarifas eléctricas y otros beneficios que la humanidad ha generado a lo largo de su historia.

La descalificación se centra en ubicar y comparar de manera mecánica, simétrica y hasta ofensiva a las organizaciones sociales y populares consecuentes con su historia y sus luchas, y sobre todo a su dirigencia, con los aparatos, estructuras y operadores de la corrupción pública y privada, o sea las y los delincuentes al servicio de los enemigos del pueblo existentes en el país. Con la descalificación descrita lo que buscan es identificar de manera ficticia dos polos de poder antagónicos, los cuales por sus características propias “no deben participar en el diálogo”, o sea que siguiendo las tradiciones impuestas por el poder colonial toda lucha de raíces populares solamente por eso debe ser descartada de toda actividad política(recordar el carácter exclusionista del acta de la independencia), pues para las clases dominantes, las luchas populares son de carácter delincuencial. Lo señalado constituye otro de los contenidos de exclusión y manipulación que le imprime el carácter clasista a las iniciativas políticas que las clases dominantes a través de sus operadores (as) están montando para aparentemente salir de la crisis impuesta por la coyuntura actual.

En ese sentido no es aventurado asociar el contenido y dinámicas del programa señalado con la visita que en horas de la mañana de ese día le hicieran al Sr. Presidente una delegación del CACIF, en donde dentro de las ambigüedades declarativas que dieron se entiende que lo apoyan en esta coyuntura, y que para el efecto el empresariado impulsa la realización de un diálogo nacional.
El montaje y manejo del diálogo.

En el programa señalado presentaron como ideas preliminares lo siguiente:

1. La participación de un grupo lo suficientemente amplio conformado por la diversidad de expresiones sociales “la sociedad civil” aceptada por las clases dominantes, sin embargo hicieron énfasis que los grupos antagónicos identificados por ellos no podrían participar, principalmente aquellos como el CUC, CODECA y otros, por su naturaleza confrontativa, así como por el hecho de que serían señalados como “comunistas” con lo cual, palabras más palabras menos el diálogo se desnaturalizaría. Además no ven necesaria la participación de los partidos políticos como tal, pues como no se trata de que estén presentes ni la izquierda, ni la derecha. Sin embargo mencionaron que podrían estar los “sindicatos”, según los medios éstos ya aparecieron.

2. Para el diseño del montaje y ejecución del diálogo en referencia mencionaron el diseño que para el efecto tiene ASIES podría ser tomado en cuenta. En cuanto a la metodología participativa mencionaron también al “diálogo que se desarrolló sobre las reformas constitucionales”.

3. Como complemento al diálogo en una especie de lluvia de ideas no descartaron el retorno a las plazas para el fortalecimiento de la conciencia cívica, para el efecto hicieron referencia a las experiencias obtenidas a través de las redes sociales y el apoyo mediático para garantizar la “neutralidad política” conseguida en el año 2015.

4. A la ligera mencionaron que los contenidos de la agenda podría centrarse en temas como las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos, reformas a la Ley de Servicio Civil y otras.

Comentario final

Como se señala al principio con los señalamientos descritos se demuestra el carácter clasista del manejo de ésta coyuntura en particular y los intereses de la nación de manera permanente. En ese sentido es básico tomar en cuenta que la reafirmación excluyente dela participación del pueblo de manera beligerante y con plena incidencia en la vida política nacional, para el poder económico aglutinado en el seno de las clases dominantes es un componente esencial de la lucha de clases en Guatemala por la rechazan.

De acuerdo a lo señalado lo que corresponde en este momento histórico a las fuerzas políticas y sociales con carácter orgánico a los intereses y derechos del pueblo de Guatemala, es reafirmar su espíritu y posición de lucha, impulsando para el efecto como prioridad principal la UNIDAD POPULAR Y LA UNIDAD DE ACCIÓN, con carácter de clase.

www.albedrio.org

Te gusto, quieres compartir