Ideología burguesa y democracia

Alvaro Velásquez

El libro estudia el movimiento libertarista en Guatemala y hace recuento de algunos rasgos teóricos y doctrinarios o discursivos de los seguidores guatemaltecos de la Escuela Austriaca de Economía (EAE), es decir, de uno de los liberalismos económicos más radicales por su abrazo del subjetivismo, de la propiedad privada y el mercado, que sirve de base al movimiento ideológico que es el libertarismo y actúa en función de los intereses de las élites económicas dominantes.

Hay un fuerte correlato entre las doctrinas económicas y políticas de la Escuela Austriaca de Economía y las élites económicas que han detentado la economía guatemalteca y buscan su liberalización al máximo.

En este caso, liberalización no significa soltar las amarras del Estado capturado, mercantilizado y cartelizado, sino aumentar la soberanía del mercado en todos los órdenes de la vida social.

En materia política, esta ideología cataloga de populismo todo lo que suene a empoderar al pueblo o beneficiar a las mayorías, mediante políticas económicas o sociales.

En materia económica, trata de colectivismo todo lo que suene a políticas económicas tendientes a reducir privilegios de los poderosos o afectar la gran propiedad privada.

Ambas nociones, el populismo y el colectivismo, las condensan los sectores más recalcitrantes en la noción global y condensatoria del anticomunismo, una suerte de ideología de choque destinada a aplastar las disidencias moderadas o radicales del sistema.

En Guatemala, el liberalismo económico está fundido con el conservadurismo político, generalmente amalgamado con un anticomunismo militante.

En el ámbito político y discursivo hay que entender esto. Cuando el libertarismo económico está contra el Estado, en realidad lo está contra la democracia, pues el pueblo es su sustento; pero cuando la izquierda está contra el Estado, lo está contra quienes en realidad lo detentan (el poder plutocrático).

La lección del choque histórico entre élites y masas es que: la mayoría que cuenta, esto es, el poder legítimo, es la que nace del consenso del número, no de la fuerza. En tanto que, la minoría que cuenta es la que nace del consenso de las ideas, no del dinero o la fuerza. La democracia como ambiente de libertad e igualdad es el marco propicio para este encuentro, no sin tensiones.

En Guatemala los discursos vinculados a la EAE son polémicos y profusos en las aulas y tribunas políticas o en los medios masivos. Su arquitectura ideológica provee un lenguaje y una pasión entre diversos líderes empresariales, políticos y académicos de las más rancias y duras derechas, que apelan siempre a la supuesta neutralidad de su discurso y a la libertad individual de escoger de sus audiencias. Muy pocas veces se explicita que sus contenidos sean una teoría singular sobre las riquezas, la pobreza, el poder y de la sociedad, que en la práctica tiende a fortalecer al tradicional statu quo económico de corte segregador y antidemocrático que existe en Guatemala.

Fragmento del libro “Ideología burguesa y democracia. Una aproximación al movimiento libertario en Guatemala y sus discursos”, publicado en 2013. El autor, Álvaro Velásquez, sociólogo y diputado, falleció el 27 de julio de 2017.

Te gusto, quieres compartir