Medellin referente mundial como laboratorio sobre el desarrollo urbano

Omar Marroquín Pacheco

Leyendo un informe del Banco Mundial sobre la segunda ciudad más grande de Colombia, donde se reunieron 35 representantes de diferentes ciudades de América Latina y el Caribe, para compartir aprendizajes y metodologías en temas de seguridad, convivencia y resiliencia.

Hace 30 años, Medellín estaba catalogada como una de las ciudades más violentas del mundo, con estadísticas de más de 300 homicidios por cada 100 habitantes, donde el narcotráfico era tema diario que llegaron a tener fama internacional, nadie quería ir o viajar a Medellín.

Hoy ese pasado se ve remoto y puede observarse solamente por tantas series televisivas que han sido desarrolladas. Hoy Medellín es una CIUDAD MODELO en muchos aspectos: redujo su índice de violencia en forma significativa en los últimos 20 años, hoy cercana 20 homicidios por cada 100 mil habitantes, y ha ganado premios internacionales importantes como ciudad innovadora más importante en 2013, en el concurso City of The Year, promovido por el diario estadunidense Wall Street Journal y Citi Group.

En este año 2017 Medellín es considerada como una ciudad modelo de desarrollo urbano. La famosa Comuna 13 célebremente famosa por ser considerada uno de los barrios más peligrosos de la ciudad, emplazado en una montaña que rodea a la ciudad, es hoy un destino turístico, con gradas eléctricas, murales que la decoran, con el espacio público que ahora es manejado eficientemente por la comunidad.

El alcalde la ciudad Federico Gutiérrez, indica que el éxito es gracias a la resiliencia; el sentido de pertenencia, a la buena articulación del sector público con el privado y el académico, al trabajo de los ciudadanos, a la creatividad y a capacidad de asumir riesgos y muy importante a la continuidad de programas, proyectos y política pública.

Si Medellín logra salir de la lista negra y convertirse en una ciudad modelo y más innovadoras del mundo, es posible ver una luz de esperanza para otras ciudades que se encuentren en las condiciones en que se encontraba Medellín hace 3 décadas.

Lo importante de este gran laboratorio, es poder replicar dicho ejemplo en otras ciudades de América Latina y el Caribe. Este ejercicio debe ser la punta de lanza para replicar las buenas prácticas e ir modelando y transformando el desarrollo urbano caótico de la actualidad, en donde lo monetario se impone al bien común.

Te gusto, quieres compartir