La ANC soberana

Miguel Angel Sandoval

Un hecho reconocido por medio mundo es que la comunidad internacional, así llamada, está integrada en última instancia, por los países que integran el grupo de los 7 o los 8. A continuación sus lacayos, súbditos, o perritos falderos, o cómplices para el usufructo de las migajas, pero no hay en esta mentada comunidad internacional nada que respete los intereses de países díscolos, levantiscos, o simplemente independientes y soberanos.

Es una enorme desfachatez que los señores de la (unión europea) UE herederos de los colonialistas en América, Asia, África, quieran que Venezuela no instale la constituyente y dé marcha atrás. Que más de 8 millones digan “Si patrón” ¿En qué siglo viven? ¿Acaso creen que los venezolanos lo pueden tomar en serio?

Recuerden, ya no vivimos en la época de la guillotina, ni del garrote vil. Ni estamos en la época de los despropósitos de la época victoriana. Nuestros países no están esperando la mano de fuego y espada de los conquistadores, de eso ya pasaron 500 años y un poco más.

Si no se han dado cuenta, estamos en el siglo XXI, no somos colonias. Estamos desde hace algunos años, en los diferentes países, conmemorando bicentenarios de la independencia. Y con esa conmemoración, hablamos de Hidalgo en México, San Martin en Argentina y sobre todo de Bolívar en la gran Colombia y Venezuela. ¿No se han dado cuenta?

Hay sin embargo, la constatación que vivimos un periodo de retroceso democrático. Tan evidente es que en los mismos EEUU, un candidato que obtiene unos 3 millones menos de votos es quien es ungido a la primera magistratura de la nación. Trata de un gobierno que retoma los días y conceptos más duros de las políticas intervencionistas y de forma abierta o solapada, se oponen a procesos democráticos independientes.

Y continúan con intervenciones militares como lo hacen en Siria, Afganistán ý otros países, con el apoyo de segundones como la UE que actúa en ocasiones como testaferro de los EEUU en intervenciones antidemocráticas. En pocas palabras, se desentierra con más fuerza la política guerrerista del país de Trump. Y claro, sus testaferros y sus perritos falderos, hacen lo que los gringos y los de la UE les piden hacer.

Es por ello que ahora grupos de países que integran la OEA sin pensar en lo que hacen, se dedican a trasmitir las mentiras de una gran campaña de desinformación mediática sobre la ANC de Venezuela. Lo que ocultan es que en países tan diversos como Honduras o Brasil, Paraguay o México, los gobernantes le tienen miedo, pánico, horror a la democracia con participación de la gente. Y por ello se alían en contra de Venezuela y la victoria electoral contundente de la ANC el 30 de julio.

Quieren como antes la inquisición y la religión, imponer una idea, en este caso de democracia que se produzca sin participación de la gente, a pesar de la gente, en contra de la gente, encima de la gente. Es por ello que se oponen a la ANC en Venezuela. Como antes la fe con la horca y cuchillo.

Es por ello que se opusieron al gobierno de Mel Zelaya, en Honduras; que defenestraron a Fernando Lugo, y más adelante, montaron una farsa política para conseguir un impechment indecoroso y espurio a Dilma Roussef, presidenta de Brasil, que acusada de delitos de corrupción, fue destituida sin prueba alguna. Esa es la escuela democrática que pretender instalar en el continente.

En otros niveles, casi todos los países del continente se encuentran inmersos en escándalos de corrupción desde la cúspide del poder. Varios presidentes, ministros, diputados, y otros funcionarios sin faltar los empresarios, se encuentran ya sujetos a investigaciones que deberían desembocar en procesos judiciales por la gravedad de los delitos cometidos.

Por ello en la coyuntura continental de hoy, la defensa de la soberanía de Venezuela es una responsabilidad de todos. En ello va la posibilidad de poder dirigir por nosotros mismos nuestros asuntos y nuestro futuro.

Te gusto, quieres compartir