La ANC y la dictadura venezolana.

Miguel Ángel Sandoval

Por increíble que parezca los medios de comunicación, en su mayoría, se refieren a la ANC en Venezuela como el proyecto de la dictadura, o el engendro antidemocrático más claro, o algo que deberíamos parar, obligando a Maduro a decir, la ANC no va más, pues a algunos gobiernos del continente, dirigidos por el gobierno de Trump esto no les parece. Y como por arte de magia todos se olvidan que el chavismo con maduro incluido, ha ganado un montón de elecciones y todo indica que ahora también ganaran la ANC por la cerrazón de la derecha conservadora que se niega a participar en un proceso democrático.

Sin duda es una especie de teatro del absurdo, o una película de ciencia ficción, pero así son los medios. Sin análisis, solo siguiendo una matriz mediática aquí y acullá, se despotrica en contra de un proceso, que si algo tiene, es que es democrático, participativo, con mucha imaginación. Desde donde se le quiera ver. Y resulta chistoso que la gente conservadora de Venezuela y sus aliados externos, defiendan la constitución del chavismo con fervor, cuando hace apenas unos años la condenaban por comunista y esas cosas. Ah los tiempos políticos como cambian.
He visto por Telesur demostraciones masivas en apoyo a la ANC, en vivo, sin edición, sin ser manipulado. Y luego leo de masivas concentraciones en contra de la ANC y solo veo llantas o fierros obstaculizando avenidas pero no de toda Caracas, sino de la zona de gente de clase media para arriba. Para entendernos, si salieran noticias de Guatemala paralizada con unas cuantas barricadas sin gente en Vista Hermosa, mientras el resto de la gente haciendo lo propio en el resto de la ciudad. Así es la situación real.

Pero lo central es que la ANC es por definición un proceso democrático. Es territorial y sectorial. Es lo que le confiere su más alta legitimidad. No son los partidos que en última instancia representan a los sectores y a los territorios cuando son democráticos, no como los que conocemos. Por eso es una ANC que se alimenta de las fuentes sociales más claras. De vuelta al ejemplo que se impone: que pasaría si en nuestro país se organiza un proceso de ANC participativo, democrático y con elección territorial y sectorial de sus delegados. ¿Se aceptaría que Honduras nos dijera que no le parece y que mejor lo canceláramos?

Pues eso es lo que ocurre un par de días antes que tengan lugar las votaciones de la ANC en Venezuela. En estas condiciones lo más sensato es apoyar que los propios venezolanos hagan lo que mejor les parezca, en paz y dialogando. No cuesta mucho entender esta situación, salvo que se compre como en paca la agenda de los gringos que si en algo tienen puesto el ojo, es en los recursos naturales de Venezuela, iniciando con el petróleo. ¿Más claro?

Te gusto, quieres compartir