Alemania con un proyecto de futuro para la juventud

Mario Rodríguez
Chile desplego un juego más ordenado y mereció ganar. La presión continua y el desborde físico de los chilenos, sin embargo, no fueron premiados con el triunfo. En frente estaba el equipo alemán, una formación joven, con bastante disciplina y con alma de campeones a pesar de su corta edad.

Como decía Gary Lineker, el fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan once contra once, y siempre gana Alemania. Eso paso en la Copa Confederaciones. Por qué?

Atrás esta todo un proyecto de nación. La formación de talento joven, a través de los centros regionales de entrenamiento para la juventud. La idea es simple: la federación obliga a los 36 equipos de primera y segunda división a tener un centro de entrenamiento dedicado a las categorías menores, las asociaciones locales también contribuyen y así existen más de 600 mil chavos de 11 y 12 años en 366 centros regionales entrenando al mando de 1,300 entrenadores, todos especializados en la preparación de futbolistas a temprana edad. Todos tienen infraestructura y personal.

Existe un centro de entrenamiento y formación para jóvenes en un radio de 25 kilómetros en cada localidad alemana a donde asisten millones de jóvenes de distintas edades, por lo menos una vez por semana, para jugar al futbol. Ahí se les enseña la técnica y aprenden todo lo que un futbolista tiene que saber. Después dependerá del talento que cada uno tenga, hasta donde quieran llegar.

En Alemania lo tienen claro y no hay discusión: Primero la escuela, después el futbol. Por eso hoy la selección alemana, la más joven del torneo, le gano a Chile. Por eso ganaron el campeonato europeo de la categoría sub 20, y por eso también son firmes favoritos para ganar el próximo mundial.

Tienen talento, pero su base es el trabajo con la juventud. Atrás de todo, una maquinaria de apoyo en donde la atención a los niños/as y jovenes es lo principal. Aquí en Guatemala, el fútbol navega sin rumbo, lleno de jugadores veteranos, sin renovación y lo más preocupante que como país, tenemos un bono demográfico a nuestro favor y no hay políticas públicas para atender a la juventud. Que desastre.

Fuente Blog Reflexiones
www.ciidgt.org/boletin

Te gusto, quieres compartir