El concepto de metabolismo urbano

Omar Marroquín Pacheco

Las ciudades como tal son algo más que estructuras de hormigón armado, son además inmensos proveedores de alimentos, combustible y de todo tipo de materias primas que nutren a sus habitantes. Son en sí enormes organismos de metabolismo complejo, sin ningún tipo de precedente en la naturaleza.

Son en esencia de naturaleza artificial, en donde se concentra en un área pequeña, mediana o grande, cantidades considerables de agua, alimentos y, materiales que son mucho mayores que lo que la naturaleza es capaz de proveer, con el consumo de estos recursos, se generan enormes cantidades de basura y agua residual y, del mismo modo que la naturaleza no puede concentrar todos los recursos necesarios para hacer sostenible la vida urbana, tampoco puede dispersar los desechos producidos como lo acoto Yunén en el año 1997.

El termino metabolismo deriva del griego que significa cambio es decir un cambio urbano. Un término de reciente creación pero con una profundidad para el desarrollo de múltiples investigaciones, alentada por un lado por la problemática urbana y por el otro por el paradigma de la sostenibilidad urbana en nuestras ciudades.

Al referirnos a la sostenibilidad urbana nos circunscribimos a la presión que ejercemos sobre el medio natural que nos rodea, por lo cual para desacelerar esa presión hacia el ambiente debemos identificar nuevos indicadores del metabolismo urbano, así como trabajar en un neo urbanismo, en el cual se gestiones de forma eficiente los flujos metabólicos y que sea capaz de transformar una ciudad con metabolismo lineal en ciudades con metabolismo circular que imitando el funcionamiento de la naturaleza, en donde todo pueda reciclarse y reutilizarse.

El metabolismo urbano determina las exigencias de materias primas y que el impacto de su uso en la biosfera, interactuando y tratando de entender y comprender las relaciones entre estos materiales y los procesos sociales.

Las áreas urbanas concentran una gran cantidad de energía por unidad de superficie comparativamente mayor como por ejemplo con un campo de cultivo o un ecosistema natural. Las magnitudes de los flujos de lo que se generan hoy por hoy en las ciudades, están provocando desequilibrios en la naturaleza, quizá los más importantes son de tipo ambiental.

En síntesis el metabolismo urbano es el intercambio de materia, energía e información que se establecen entre los asentamientos urbanos y su contexto geográfico. En las ciudades se derivan subsistemas, el hombre, sus máquinas y sus redes de comunicación formando parte de diagramas energéticos y de información. El metabolismo urbano determina nuestras exigencias de materias primas y el impacto que podemos causar al medio ambiente natural.

Realizando una analogía entre las ciudades y el proceso metabólico de los seres vivos, que en la práctica el estudio del metabolismo urbano requiere de la cuantificación de los aportes, salidas y almacenamiento de energía, agua, nutrientes, materiales y residuos.

En ciudades como Tokio, Bruselas y Hong Kong, Viena, Sídney, Londres, Toronto y Ciudad del Cabo. El metabolismo urbano provee información integral sobre el estado de salud de las ciudades en cuanto a: eficiencia energética, circulación de materiales, gestión de residuos y efectividad en las infraestructuras, el grado en que una ciudad mantiene un metabolismo circular frente a un metabolismo lineal es la medida de la sostenibilidad.

Para promover una gestión de flujos positivos en las regiones urbanas, es indispensable entender el metabolismo urbano. Para poder entender los efectos múltiples de las decisiones que pueden tomarse, es necesario crear escenarios que puedan ser analizados en términos dinámicos.

Te gusto, quieres compartir