Lecciones de Oxec: nuestros sueños no caben en este Estado

Autoría colectiva (1)

La CC cede a las presiones y la campaña de miedo empresarial

La sentencia de la Corte de Constitucionalidad de 26 de mayo, que permite la continuación del proyecto hidroeléctrico Oxec sin haber realizado consulta, es una aberración jurídica. No por esperada, en el marco de un Estado y un sistema de justicia que opera a favor de las empresas, es menos indignante.

La sentencia es contradictoria en sí misma. En la fundamentación reconoce que la empresa y el Estado violaron el derecho de consulta. En la parte resolutiva autoriza la continuación de Oxec al menos durante 12 meses, pese a la flagrante violación de derechos.

Con esta decisión la CC cede a las presiones del sector empresarial, que durante meses promovió una campaña de desinformación, polarización, miedo y criminalización de nuestras luchas. Los empresarios plantearon la continuación del proyecto Oxec como problema de seguridad nacional y una Corte conservadora tradujo en resolución jurídica este planteamiento sectorial.

Derecho de consulta y libre determinación para una nueva organización del Estado

Tras las presiones de Oxec queda abierto un escenario donde, por un lado, se sienta un precedente peligroso: se pretende eliminar nuestro derecho como pueblos originarios y el derecho de otros sectores sociales a ser consultados debidamente sobre iniciativas estatales o del sector privado trascendentales para nuestra vida. Esto no es una suposición: el 2 de junio la Cámara de Industria solicitó a la CC revertir el fallo que canceló el proyecto Exmingua, que afecta los municipios de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc y que, al igual que Oxec, incumplió con la obligación de consultar a la población. La prioridad para el empresariado y los poderes del Estado es la seguridad de inversiones y la certeza jurídica, a costa de reducir el Estado de derecho y anular la democracia. No es solamente un problema del sistema de justicia: es un asunto de poder y dominación, un esquema donde los intereses de empresas transnacionales y nacionales están por encima de los derechos de las personas y los pueblos.

Por otro lado, la sentencia dinamiza nuestras acciones. Ninguna persona ni comunidad de los pueblos originarios nos mantendremos en silencio ante una decisión que violenta nuestros derechos de manera tan evidente.

La forma de operar e imponer el proyecto Oxec (más allá de la decisión final de la CC) reafirma el carácter excluyente de este Estado. Desde hace más de 500 años el Estado y las élites hacen mofa de nuestros derechos y piñatean nuestros bienes. Hoy, los pueblos tenemos que establecer cuál es el Estado y el modelo de vida que queremos, a partir del ejercicio de la autonomía, la autodeterminación y la libre determinación. Nosotras y nosotros decidimos.

(1) Texto elaborado a partir de comunicados de Colectivo Madreselva, Consejo del Pueblo Maya, Consejo Maya Q´eqchi´de Santa María Cahabón, Asamblea Social y Popular, Nim Ajpu-Asociación de Abogados y Notarios Mayas, Coordinación y Convergencia Nacional Maya Waqib´Kej, Alianza Política Sector de Mujeres, Sindicatos Globales de Guatemala, Consejo Nacional de Desplazados de Guatemala.

https://pensamientosguatemala.org

Te gusto, quieres compartir