Plástico y medio ambiente

Miguel Ángel Sandoval

Este 5 de junio se conmemoró un año más, el Día Mundial del Medio Ambiente lo cual se hace desde 1973, sin muchos avances, pues el deterioro ambiental es impresionante. En nuestro país, la conmemoración pasó sin pena ni gloria. Ni el ministerio respectivo hizo algo para llamar la atención, salvo quizás algún desayuno en las oficinas, pero en verdad nada de impacto. Acaso algunas caminatas en departamentos del país o algún colegio que sacó a su banda de guerra. Luego el silencio.

Un detalle llamó poderosamente mi atención. En dos o tres medios de comunicación, uno impreso y otro digital, se hizo una mención a la plaga moderna que representa el uso extendido del plástico y de manera puntual, el uso de las bolsas plásticas en el comercio y otras actividades diarias de la sociedad en su conjunto. Sin embargo, no se hizo hincapié en las iniciativas ciudadanas que en la actualidad se impulsan en municipios del país. Y ello me parece de mucha relevancia.

Es el caso de San Pedro la Laguna en el departamento de Sololá, que de forma consensuada adoptó la medida de rechazar el uso de la bolsa plástica o las pajillas en las actividades comerciales. Hoy la gente va al mercado con su bolsa de tela, de mimbre o de otros materiales orgánicos para no recibir ningún producto en bolsa plástica como se usaba hasta hace unos meses. La iniciativa partió de la alcaldía y de un grupo de inquietos sampedranos y hoy día prende en el imaginario de otras comunidades.

La alcaldía indígena de Sololá, cabecera, la semana pasada, acordó rechazar el uso de la bolsa plástica en las transacciones comerciales a fin de evitar la contaminación, pero, sobre todo, para impedir que el lago de Atitlán sea convertido en un pantano de plástico si se toma en cuenta la tendencia creciente a tirar el plástico en la ribera de este lago. Fue una manera concreta de decir presente en los días previos a la conmemoración mundial del medio ambiente. Pues parece claro que solo con medidas concretas se puede impedir la degradación que se produce ante de nuestros ojos.

El tema del plástico es uno de los grandes problemas a resolver, pero junto con este asunto bien concreto pues lo vemos todos los días, está el desvío de ríos, la deforestación, las licencias que se otorgan sin ton ni son, sea para proyectos mineros o para hidroeléctricas destinadas a la exportación de energía no para el desarrollo del país y de las poblaciones que siempre salen afectadas. En verdad hay mucho por hacer en el tema del medio ambiente y el solo festejo o conmemoración, no alcanzan para aliviar estos agudos problemas. Por ello mi calurosa felicitación a los sololatecos.

Te gusto, quieres compartir