Donald Trump: de pacifista a cínico halcón tradicional

Vicky Peláez

nzar 59 misiles de crucero Tomahawk contra la base aérea siria Shairat. La Casa Blanca alegó que los aviones de esta base atacaron con sarín la ciudad siria de Jan Sheijun. Por supuesto, fue una mentira más, igual que la supuesta presencia de las armas de destrucción masiva en Irak para invadir a aquel país. De acuerdo a los documentos de las Naciones Unidas, el armamento químico sirio fue completamente destruido en 2013-2014 bajo la supervisión de este organismo. Las que tienen armas químicas son las organizaciones terroristas: Al Qaeda, Al Nusra y el Estado Islámico (EI).

No hay que olvidar que según el Daily Mail de Londres (29-01-2013), “la Casa Blanca dio ya luz verde al ataque químico en Siria en 2013 para acusar después al régimen de Bashar Asad por este crimen y tener pretexto para una acción militar aliada contra Siria”. Los rebeldes fueron instruidos en el 2012 en el uso de armas químicas en Turquía y Jordania usando el dinero que aportó Catar. No hay que olvidar que las armas químicas fueron usadas más de seis veces por Al Qaeda en Irak contra las tropas norteamericanas entre 2004 y 2011, pero esta información no fue divulgada para no alarmar a las tropas aliadas en aquel país.

El ataque de EEUU contra Siria: ¿disparo de advertencia o la Tercera Guerra Mundial?
Existen también ciertos indicios que señalan que el último ataque químico fue cuidadosamente preparado. El 30 de mayo pasado, al día siguiente de la aparente decisión turca de salir de Siria, el secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson viajó a Turquía donde tuvo una conversación secreta con el presidente Recep Tayyip Erdogan. Cuatro días después se produce un ataque químico en Jan Sheijun ubicado cerca de la frontera de Siria con Turquía y en el territorio bajo el control de las tropas turcas.

Los cadáveres fueron llevados a la ciudad turca Adana y el anuncio sobre el uso de las armas químicas fue hecho por el ministro de Justicia de Turquía, Bekir Bozdag quien acusó al gobierno de Siria por aquel crimen basándose en evidencias presentadas por los Cascos Blancos que oficialmente es una organización humanitaria financiada por la USAID, por miembros de la OTAN y que también participó en atentados contra el Ejército sirio. Este grupo “humanitario” está compuesto por mercenarios sirios que usan armas y que fue denunciado por la organización médica sueca SWEDRHP por manipulación de evidencias.

Revelan la verdad sobre los ataques químicos en Siria
Este ataque con misiles Tomahawk, en realidad tiene como objetivo principal, no hacer una advertencia a Siria, sino analizar la reacción de Rusia a la actitud norteamericana. Originalmente Trump tiene la mentalidad de un comerciante, fusionada con la de un hombre de negocios. Está tratando de aplicar en Rusia el análisis SWOT (Strengths, Weaknesses, Opportunities, Threats) que se enseña en Business Schools. Lo que le interesa es saber exactamente las fortalezas, las debilidades, oportunidades y los peligros del Estado ruso para ver cómo manejarlo para los intereses norteamericanos.

Rusia traza una “línea roja” para EEUU
El reciente ultimátum del secretario de Estado Rex Tillerson a una nación ascendente y fuerte con gran orgullo nacional como Rusia y con las fuerzas armadas bien preparadas, significa que el gobierno norteamericano confundió el pragmatismo y la lentitud tradicional rusa en tomar decisiones con inseguridad y debilidad. Pensaron que la decisión rusa de no echar a diplomáticos norteamericanos en enero pasado en respuesta a la expulsión de 35 diplomáticos rusos, fue una muestra de debilidad expresando el deseo del gobierno de Putin de reconciliarse como sea con Washington. De la misma forma también fue interpretada la pasividad rusa frente al frecuente bombardeo israelí de la capital Siria, Damasco y al no ver una reacción contundente de Moscú al lanzamiento de 59 Tomahawks contra una base aérea siria.

Entonces, el gobierno norteamericano asesorado por los viejos y nuevos halcones de guerra decidió que llegó la hora de dar un ultimátum a Rusia, expresando su arrogancia, a lo que están acostumbrados todos los presidentes de Norteamérica tratando de asustar y doblegar la voluntad de los países que pueden representar algún desafío a Washington. Un simple secretario de Estado, Rex Tillerson dio un severo ultimátum a Rusia declarando: “queremos aliviar el sufrimiento del pueblo sirio. Rusia puede ser parte de este futuro y tener un rol importante…O Rusia puede mantener la alianza con este grupo (Bashar Asad, Irán y Hezbolá) lo que creemos no va servir a los intereses rusos a largo plazo”.

Donald Trump, presidente de EEUU

El ataque de Trump contra la base siria, ¿un intento de elevar su popularidad?
Esta advertencia suena a la frase de George W. Bush pronunciada el 21 de setiembre de 2001, cuando el presidente anunció su famosa amenaza: “Quien no está con nosotros, está contra nosotros”. Tillerson lo presentó, según Fox News, como “O está al lado de América y sus aliados o está con Bashar Asad, Irán y Hezbolá”. Se cambian los presidentes pero la política norteamericana de bullying (acoso) sigue sin ninguna alteración. Después del mensaje de Tillerson, Washington intensificará sus intentos de debilitar y asustar a Rusia. Ya logró desplegar 15 bases militares norteamericanas y las de sus aliados de la OTAN alrededor del país. Precisamente con la llegada de Trump al poder, empezó a activarse la quinta columna dentro de Rusia y, apenas llegó el nuevo embajador norteamericano a Moscú empezaron los ensayos de protesta usando escolares y universitarios para una supuesta lucha contra la corrupción y también aumentaron los actos de terrorismo, ¿coincidencia?.

Las consecuencias del ataque de EEUU contra una base aérea siria

En carne propia: testigo revela cómo vivió el bombardeo de EEUU contra la base aérea siria
Mientras tanto en Estados Unidos, las promesas de Donald Trump de hacer renovar la economía del país y mejorar la vida de los olvidados norteamericanos blancos empobrecidos se las está llevando el viento. Los economistas de la Universidad de Princeton, Anne Case y Angus Deaton escribieron que “los blancos no hispanos de edad mediana (45-54 años) menos educados fallecen en forma desproporcionada debido a la mayor incidencia de las muertes por desesperación”, especialmente los que sufren mayor desempleo y menos oportunidades de encontrar trabajo. Los estudiosos revelaron que la tasa de mortalidad creció el 30 % más de este sector de la población que la de los afroamericanos.

Sin embargo, para los negociantes como Trump, ayudar a los pobres no hace aumentar sus acciones en la bolsa de valores un 2.99 % como hace el lanzamiento de 59 misiles Tomahawk contra Siria. Entonces, ¡viva la guerra!

https://mundo.sputniknews.com/firmas/201704131068342790-trump-politica-exterior/

Te gusto, quieres compartir