Problemas en el Paraíso: Buscando tesoros en la tierra de los mayas

Frauke Decoodt

En Copán Ruinas, un paraíso para turistas y famoso por sus ruinas Mayas, los habitantes se sorprendieron con la aprobación de unas concesiones mineras para buscar oro. Unidos, esperan que pueda parar este proyecto.

Articulo traducido por Raul Valdivia y editado por Ezequiel Sanchez

Bienvenidos a Copan Ruinas !!

Uno de los lugares “imperdibles” para ver en Centroamérica son las ruinas mayas cerca del pueblo Copán Ruinas en Honduras. A menudo, es lo único que los turistas visitan en Honduras. La visita vale más que la pena. Los arqueólogos consideran las notables estelas y decoraciones esculpidas entre los mejores vestigios de la antigua Mesoamérica, UNESCO considera Copán Ruinas y sus alrededores como patrimonio mundial.

Copán Ruinas no sólo es arqueología. Las personas más aventureras pueden disfrutar haciendo ciclismo, escalada, kayak, aguas termales, observar guacamayas, cabalgar. Las posibilidades son interminables, los alrededores son impresionantes.

Que pena que un puñado de personas poderosas valoren este pedazo de paraíso, pero por otros tesoros, los que se encuentran por debajo de la tierra.

« Trouble in Paradise. Looking for treasures in the land of the Maya
Fighting against cornleaf dolls and mining companies »
Problemas en el Paraíso: Buscando tesoros en la tierra de los Mayas

February 14, 2017 by fraukedecoodt
Problemas en el Paraíso: Buscando tesoros en la tierra de los mayas

En Copán Ruinas, un paraíso para turistas y famoso por sus ruinas Mayas, los habitantes se sorprendieron con la aprobación de unas concesiones mineras para buscar oro. Unidos, esperan que pueda parar este proyecto.

Articulo traducido por Raul Valdivia y editado por Ezequiel Sanchez

Bienvenidos a Copan Ruinas !!

Uno de los lugares “imperdibles” para ver en Centroamérica son las ruinas mayas cerca del pueblo Copán Ruinas en Honduras. A menudo, es lo único que los turistas visitan en Honduras. La visita vale más que la pena. Los arqueólogos consideran las notables estelas y decoraciones esculpidas entre los mejores vestigios de la antigua Mesoamérica, UNESCO considera Copán Ruinas y sus alrededores como patrimonio mundial.

Copán Ruinas no sólo es arqueología. Las personas más aventureras pueden disfrutar haciendo ciclismo, escalada, kayak, aguas termales, observar guacamayas, cabalgar. Las posibilidades son interminables, los alrededores son impresionantes.

Que pena que un puñado de personas poderosas valoren este pedazo de paraíso, pero por otros tesoros, los que se encuentran por debajo de la tierra.
Copán Ruinas, famoso por su arte archeologico

Copán Ruinas, famoso por su arte archeologico
Un gigante astuto despertó activistas cautelosos

En febrero de 2016, un equipo de investigadores de Oxfam, la Universidad Nacional Autónoma de Honduras y la Universidad de Clark, visitaron Copán como parte de un estudio en minería, agua y vivienda en Honduras. Querían entrevistar lugareños sobre cuatro solicitudes de concesión para explorar la existencia y cantidad de minerales en la región, tres de los cuales fueron aprobados en septiembre 2015 por INHGEOMIN, el Instituto Hondureño de Geología y Minería. A pesar de que la ley hondureña establece que los lugareños deben ser informados sobre tales solicitudes, los investigadores descubrieron que fueron ellos los primeros en notificar a la población. Incluso la Municipalidad local dijo no conocer nada al respecto.

Rode Murcia, nacido y criado en Copán, transformó su indignación en acciones. Con la ayuda de algunos amigos, comenzó a visitar a las comunidades que se verían más afectadas por la mina. Rode también visitó las ‘juntas de agua’. Éstas representan siete aldeas que comenzaron a organizarse hace 25 años para asegurar el acceso a agua potable. En consecuencia, se volvieron protectores de los bosques y sus fuentes de agua. “Uno se acostumbra a vivir para defender nuestra agua, a defender nuestro medio ambiente”, me cuenta Juan Ángel Guerra, el simpático Presidente de la Junta de agua.

Además de las juntas, otras organizaciones en esta región cuentan con una larga experiencia en lucha. La resistencia de la población local indígena maya, los chortí, empezó con la llegada de los colonizadores españoles. En 1995 esa resistencia revivió traduciéndose en una lucha por recuperar su tierra, su cultura e identidad. La bien establecida organización CONIMCHH se mantuvo al frente de esta batalla. La organización mas joven CONADIMCHH fue diligente a sumar otra batalla cuando se dieron cuenta de los planes de la compañía minera. El coordinador Antonio Arias hizo algo de tiempo para mí en su domingo libre. “Como la colonización, la minería es otro proyecto extractivista. La colonización extrajo nuestra identidad y conocimiento. La minería extrae nuestros recursos naturales y daña nuestra tierra. Defenderemos nuestro ambiente y recursos naturales.”

¿Quién Pierde, Quién Gana?

Esta alianza de organizaciones y ciudadanos defendiendo su tierra y ambiente se dispuso a buscar respuestas. ¿Quién aplica a estas concesiones? ¿Quién obtendría ganancias de un proyecto así? ¿Qué daño traerá?

Como a menudo sucede en la industria minera, no está claro cuál es la compañía matriz detrás de una cortina de humo hecha por subsidiarias específicas. En este caso, la compañía Suroro Pty. Ltd. fue registrada en el 2012 en Australia, y a excepción de un certificado de registro no hay ningún rastro de ellos en la Internet. Suroro registró otra compañía en Honduras, de manera bastante cínica, denominando a esta subsidiaria local Minerales Chorti S.A., en referencia al pueblo indígena cuya tierra destruirían. Antonio está indignado: “¡Están usurpando nuestro nombre para un proyecto de muerte!”.

A la compañía le fue concedido el permiso para explorar una área que cubría 2,819 hectáreas, conteniendo nueve aldeas. Algunos habitantes son dueños de sus tierras, pero la mayoría vive en parcelas que son propiedad de las élites terratenientes tradicionales. Una de las aldeas que se vería afectada por el proyecto minero es El Quebracho. Llegamos por la tarde, ya que los campesinos trabajaban en sus campos todo el día. Al inicio, los seis varones con quienes me puse a conversar fueron cautelosos, pero pronto la conversación fluyó tanto entre nosotros como entre ellos mismos. Los nativos están preocupados. “Si a estos ricos vienen y les ofrecen un montón de dinero, ellos venden su tierra y se van a España. No les importamos los pobres, nosotros no tenemos dónde ir.”

Curiosamente, la mayoría de las personas con quienes hablo no quieren decir los nombres específicos de estos pudientes terratenientes locales. “Porque no estamos seguros aún de quién se beneficiaría de tener una minera en esta tierra” me dice Rode. En Honduras, los ambientalistas deben cuidarse de no ofender a los políticos poderosos y élites económicas. De acuerdo a un estudio reciente de Global Witness, es país más peligroso para activistas de la tierra, donde 123 han sido asesinados desde el 2009. En Copán, Rode reporta que ella recibió amenazas, alarmantemente algunas de éstas han sido amenazas de muerte.

Posiblemente, existe otra razón por la cual muchos parecen ser cautelosos para nombrar y exponer. “Los narcotraficantes están comprando grandes cantidades de tierra en el área”, me cuenta Antonio. “Esto hará que la represión y persecución ante quienes defendemos nuestro territorio empeore. Las personas temen hablar, por el contexto político y por el narcotráfico. Saben que la compañía minera, como la industria de las drogas, es propiedad de personas poderosas.”

“Destruirán todos las cosas que nos dan la vida”

Aparte de investigar quiénes estaban detrás de la solicitud, los locales averiguaron cuáles serían las consecuencias de una mina de oro a cielo abierto. Lo que les preocupa más es el acceso al agua. La zona en concesión es, casualmente, la zona de donde proviene la mayoría del agua para las 40,000 personas que viven en la municipalidad de Copán Ruinas. “La mayoría de la población acá apenas tiene su casa y un pedazo de tierra”, me cuenta uno de los locales de El Quebracho. “Cosechamos maíz y frijoles para que nuestra familia pueda comer. Algunos también producen café. Sólo lo suficiente para sobrevivir. Este proyecto minero contaminaría y consumiría el agua que necesitamos para nuestros campos, el agua que bebemos.”

Al entrevistar al administrador de la alcaldía en su oficina, Armando Interiano, agrega que la minería también afectaría a productores más grandes y confiesa que no visualiza cómo la minería podría traer más beneficios a la región. “Cada año Copán Ruinas atrae a más de 100,000 turistas. Aunque los ingresos del parque arqueológico van al gobierno, el turismo proporciona ingresos para muchos en el casco urbano. Además trabajamos muy arduamente para promover otras atracciones en el área.” Dichas atracciones también involucran mucha naturaleza y mucha agua.

Uno puede agregar que estéticamente una mina en el área no sería tan atractiva para los turistas, pero también bajo una óptica arqueológica, un proyecto minero es algo absurdo. En la región están dispersos numerosos sitios arqueológicos desconocidos o poco conocidos. La tierra en concesión está a unos kilómetros del área que la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad. No resulta necesario mencionar que la dinamita difícilmente garantizaría la permanencia de este patrimonio. Los locales y las autoridades municipales solicitaron al Instituto de Antropología e Historia que evaluara y declarara si el Patrimonio Cultural está en riesgo, pero de este frente no surgió ninguna noticia al respecto.

La coalición de organizaciones hizo que el informar a las comunidades sobre estos impactos fuese una de sus estrategias básicas. Los hombres del Quebracho obviamente escucharon bien. Recuentan ejemplos desconcertantes, muchos de Honduras, muchos incluso del mismo departamento de Copán. Hablan de derrames de cianuro y reubicación de comunidades enteras, incluso cementerios. Platican sobre compañías mineras que no cumplen sus promesas, que dividen las comunidades y familias, y sobre compañías que traen conflicto, militarización, represión y asesinatos. Comentan sobre la destrucción de las casas debido a las explosiones de dinamita y sobre los problemas de salud. Y preguntan, “¿Qué bien puede traernos el empleo si destruyen todas las demás cosas que nos dan vida?”

¿Pero podría ser que la minería trajera un impacto positivo? ¿Empleo? ¿Crecimiento económico? ¿Desarrollo? En un informe del ICEFI, un instituto de análisis enfocado en asuntos fiscales, estableció que la minería contribuyó a entre el 1 y 2% del PIB entre el 2000 y el 2010 y empleó a un promedio de 0.2% de la población económicamente activa. Rode, recibiéndome en su pequeña oficina escapando de su enérgica familia insiste: “Los posibles beneficios que una compañía minera traería no compensan por los costos”.

Un pueblo unido: registrando la oposición se vence a la minería

No resulta una sorpresa que Copán esté unido; lugareños rurales y urbanos, mestizos e indígenas, negocios turísticos y campesinos, incluso el gobierno local. Nadie aceptará la minería en su área. Aún así, los organizadores se sorprendieron cuando en el 12 de abril, el día que el líder maya-chortí Cándido Amador fue asesinado en 1997 y dos meses luego de que conocieran sobre las concesiones, un estimado de 8,000 personas se hicieron presentes para manifestarse en contra del proyecto de minería.

La manifestación dio lugar a una nueva organización, la Coalición Ambientalista de Copán Ruinas, una alianza de las Juntas de Agua con ciudadanos preocupados como Rode. CONADIMCHH es su aliado cercano. Tienen fe en que pueden detener este proyecto minero. “Este proyecto afectará a todos”, explica Antonio, el coordinador de la organización chortí. “Quizas muchos desistirán de invertir en este proyecto si se dan cuenta de que está causando un gran conflicto. Tal vez si les mostramos que hay mucha oposición local podemos detener este proyecto.”

A consecuencia, documentar la resistencia local ha sido una de las estrategias principales de la Coalición Ambientalista. Casi todas las comunidades en el municipio de Copán y varios de los municipios vecinos se declararon a sí mismas “libres de minería”, y ratificaron un documento apoyando esta declaración. También el Alcalde de la comunidad aceptó declarar oficialmente a Copán Ruinas libre de minería, en una asamblea en donde asistieron 800 representantes de comunidades. Si eso no fuese suficiente y el proyecto minero siguiese, la Coalición sabe que demostrar oposición local, será necesaria para apelar a tratados y acuerdos internacionales, como el Tratado 169 de la OIT. El tratado afirma que los países deben consultar a las poblaciones indígenas locales sobre proyectos que impacten su tierra, y deben tomar en cuenta su opinión.

En teoría, la ley de minería de Honduras establece que no puede haber minería si la población local se opone. Parece que los locales no tienen mucha fe en esta teoría. En la práctica, lo contrario ha sido evidenciado. En un país con niveles alarmantes de corrupción e impunidad, y en un Estado que en el 2009 sufrió un Golpe de Estado en contra de un Presidente elegido democráticamente, la población aprendió que las autoridades no siempre cumplen con la voluntad del pueblo. “El gobierno y las compañías mineras no se rendirán tan fácil. Seguramente están explorando cómo proseguir”, dice uno de los hombres del Quebracho. “Incluso el gobierno local ahora puede decir que están en contra de la minería pero hay muchos terratenientes poderosos en el consejo de la municipalidad y las siguientes elecciones son pronto.”

La compañía minera fue capaz de introducir de manera silenciosa una concesión para la exploración sin el conocimiento de la población local. Pero ahora saben de los planes de la minera, y no dejarán que una concesión para la explotación pase tan fácilmente. En uno de nuestros viajes, Juan, el presidente de las juntas de agua, me comenta: “Por ahora no hemos visto ningún movimiento de la compañía minera, tal vez el proyecto está cancelado. Pero hasta que tengamos confirmado en un pedazo de papel que no habrá minería en Copán Ruinas estaremos vigilantes, y seguiremos informándonos y organizándonos. Es mejor prevenir y alertar a las personas porque ya no hay paso atrás una vez que la minería llega.”

Y nosotros qué?

Tal vez eres un turista que una vez visitó Copán o que visitará este paraíso verde en el futuro. Tal vez eres un hondureño preocupado, o simplemente alguien preocupado. Si es así, tal vez como los locales de Copán, deberíamos informarnos y organizarnos, permanecer vigilantes y prevenir una mina en Copán Ruinas antes que sea demasiado tarde. Un hombre joven y callado en El Quebracho me da una razón por la cual deberíamos actuar en solidaridad. “Lo que pedimos de nuestro planeta es que podemos vivir en paz en nuestro territorio. Queremos vivir en salud, beber agua limpia. Luego de nosotros vienen nuestros hijos. Por esto luchamos. Aun si debemos morir por ello, no importa. Preferimos morir que rendir nuestra tierra.”

——– Dedicado a Yvan y Lina, siempre estarán conmigo ——-

Te gusto, quieres compartir