Los jóvenes frente a la mitigación y adaptación al cambio climático

Por Vilma Yolanda Luna Natareno
Reflexiones sobre experiencias locales, en la microcuenca de Mestelá y su impacto en el desarrollo comunitario del municipio de Cobán.

La Primera Encuesta Nacional de la Juventud en Guatemala (Estadistica, 2011) refleja que el país se caracteriza por su población joven; aunado a ello las proyecciones de población realizadas por el Instituto Nacional de Estadística indican que para el año 2015 tendría 15,470,000 habitantes de los cuales el 69% representa a la población joven. La estructura demográfica de la población guatemalteca menor de 30 años, históricamente ha constituido aproximadamente tres cuartas partes del total.

Siendo los jóvenes la mayor parte de la población, se consideran como actores claves para transformar procesos principalmente a nivel comunitario, ya que cuentan con las capacidades de organización e incidencia para la toma de decisiones. Sumando a ello, que el desarrollo comunitario se ve limitando debido al incremente de los efectos del cambio climático; la población, no cuenta con las estrategias o herramientas para mitigar y adaptarse al mismo.

En este sentido, en las comunidades ubicadas en la microcuenca del Rio Mestelá del municipio de Cobán, área de recarga hídrica principal en el abastecimiento del agua potable para la ciudad. Dichas comunidades no cuentan con estrategias para hacer sostenible el uso del recurso hídrico, ya que los lideres actuales no han tenido la incidencia para que los servicios que prestan sean retribuidos a través de los mecanismos de compensación ambiental, por lo que en aras de involucrar a nuevos liderazgos, es necesario el incluir a los jóvenes de las comunidades de intervención, con una visión de sostenibilidad de los recursos, pero sobre todo, en promover procesos de desarrollo comunitario, bajo las premisas de mitigación y adaptación al cambio climático.

El enfoque de jóvenes del área rural, que son parte del sector vulnerable, con menores posibilidades en su desarrollo como profesionales, pero con altas capacidades para iniciar procesos de incidencia ante la problemática ambiental, planteando estrategias que aporten en la mitigación y adaptación de las familias de la microcuenca de Mestelá.

Al hacer un análisis de la importancia de abordar los problemas causados por el efecto invernadero provocado por el cambio climático en Guatemala y América Latina, se hace necesario buscar estrategias que permitan minimizar los riesgos colaterales del cambio climático. En el caso de la microcuenca del Rio Mestelá, que abastece a más de 15,000 usuarios del servicio de agua potable del municipio de Cobán, Alta Verapaz, se ha convertido de vital importancia, pero lamentablemente las autoridades municipales no han generado condiciones para un manejo adecuado de la misma. Situación que en los últimos años se ha incrementado, debido a que no ha existido presencia de proyectos de PINFOR, aunado a ello, que las familias extraen madera para comercialización y no hay presencia institucional del gobierno municipal e instituciones en general.

Situación que preocupa ya que únicamente retorna a las veinte comunidades el 1% sobre excesos que ingresan a las arcas municipales (Reglamento Municipal de Agua, Municipalidad de Cobán), una mínima cantidad en relación al ingreso total de los usuarios que pagan un promedio y/o cuota normal mensual de Q22.00. Escenario que se complica aún más cuando se habla de la sostenibilidad de los recursos naturales y principalmente del recurso hídrico, no hay inversión en proyectos que beneficien a las comunidades.

En aras de plantear una estrategia en la que se involucre a los jóvenes en los procesos de desarrollo comunitario en la microcuenca de Mestelá y previendo que incrementen los efectos del cambio climático, es importante estudiar la disponibilidad de los jóvenes para implementar acciones y/o estrategias en las que se puedan mitigar o adaptar las familias, haciéndolas resilientes ante el cambio climático y que sean los actores propios de su desarrollo.
Se puede afirmar que: “Los jóvenes no son cifras, ni rangos de edades, sino actores que pueden transformar sus comunidades, con nuevas propuestas e incidencia en los espacios de toma de decisión”.

cjroxk0veai2vii

BIBLIOGRAFÍA:
Blanco, L. I. (2012). Expectativas de la Juventud Guatemalteca. Guatemala, Guatemala: Analisis Político.
Durston, J. (1998). Juventud y Desarrollo Rural: Marco Conceptual y Contextual. Santiago de Chile: Organización de Naciones Unidas.
Elizalde, R. (2011). Sustentabilidad, Juventud y Ocio. Gerais (UFMG), Belo Horizonte, Brasil: Universidad Federal de Minas.
González, M. J. (2007). Programa Nacional de Microcuencas: Una estrategia de desarrollo integral.
Guatemala, C. d. (2014). Ley Marco para regular la reducción de vulnerabilidad, la adaptación obligatoria ante los efectos del cambio climático y la Mitigación de los Gases de efecto invernadero. Guatemala, Guatemala, Guatemala: Congreso de la República.
IPCC. (2014). Cambio Climático 2014: Impactos, adaptación y vulnerabilidad. Ginebra, Zuiza: IPCC.
Martha L. García-Gonzalez; Yesid Carvajal-Escobar; Henry Jimenez-Escobar. (2007). La gestión integrada de los recursos hidricos como estrategia de adaptación al cambio climático. Ingeniería y Competitividad , 24,25.
Microcuencas, C. N. (2009). Guía para elaboración de planes de manejo de microcuencas. Tacaná, San Marcos, Guatemala: Unión Internacional para la conservación de la Naturaleza -IUCN-.
Nilsa Lorena Alvear-Narvaez; Victoria Eugenia Ceballos-Sama; Maricela Urbano-Bolaños. (2014). Los jóvenes de la ciudad de Popayan frente al Cambio Climático, un estudio desde las representaciones sociales. Revista Ingenierías, Universidad de Medellín, 54.
Quednow, F. E. (2011). Identificación de potenciales zonas de recarga hidrica en la microcuenca del Rio Mestelá, Cobán, Alta Verapaz. Cobán, Guatemala: Universidad San Carlos de Guatemala, Centro Universitario del Norte .
Unidas, C. y. (2000). Juventud, Población y Desarrollo en America Latina y El Caribe: Problemas, Oportunidades y Desafios . Santiago de Chile: CEPAL y FNUAP.

Te gusto, quieres compartir