¿Dónde están?

Lorena Medina
Una pregunta que resuena en el silencio de habitaciones vacías, de juguetes abandonados; de ollas que nadie usa para cocinar más; de un lápiz gastado que no terminó de escribir su nombre; libros avejentados dejados a la mitad y noches que no acaban con el alba.

Esa dura pregunta, que nadie quiere o se atreve a responder….El silencio al unísono, puertas cerradas en las narices y ninguna parte dónde hallar el punto final de esta duda permanente, que rasga las heridas apenas empezando a cicatrizar…

Poco a poco se han ido ahogando las risas de todos los momentos felices compartidos. Las fotos amarillentas que se aferran afanosas a no dejar que se nos escape la memoria de aquellos tiempos, otros tiempos que continúan atesorados en lo hondo del pecho…

Hoy se vuelven inciertos y grises los posibles caminos que pudiéramos andar…Esos pasos que ya no daremos juntos al atardecer. Manos que quieren acariciar a las suyas, besos que siguen ocultos tras las ventanas rotas…Todo se quedó paralizado.

Mientras, el mundo y el tiempo transcurren y al final, vuelve a resonar esa pregunta una y mil veces dicha con los ojos cerrados y húmedos, siempre con una lágrima al borde de la razón y un sentimiento que grita desde adentro ¿Dónde están? ¿Dónde están? ¿Dónde están? ¿Dónde están?

Te gusto, quieres compartir