Ha empezado la Eurocopa de fútbol. Geografía (y política) de la Eurocopa

António Bagão Félix

En el espacio de poco más de 20 años, esta competición ha pasado de 8 a 24 equipos (entre 1996 y 2012 fueron 16). El número de países también aumentó por la implosión de la URSS (en la actualidad hay más de 10 países de esa area que compiten, además de Rusia: Ucrania, Bielorrusia, Lituania, Letonia, Estonia, Armenia, Azerbaiyán, Moldavia, Georgia y Kazajstán), la división de Yugoslavia en 6 países (Eslovenia, Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro y Macedonia) y de Checoslovaquia en 2 (República Checa y Eslovaquia).

En la época de la Unión Soviética se podía decir que el fútbol europeo llegaba a los confines de Asia. Desmembrada la Unión Soviética, se unieron a la UEFA Armenia, Azerbaiyán y Georgia que están en la llamada y discutida Eurasia. Sin embargo, desde 2002, también se incluyó a la selección asiática de Kazajstán. No fue la primera, ni la única. Basta recordar que Turquía solo es europea en una pequeña parte de su territorio y que Israel es parte de la Eurocopa desde 1991.

En la geografía “uefárica” hay desde selecciones que uno desea en cualquier sorteo (Malta, Liechtenstein, San Marino, Andorra) hasta equipos que no coinciden con los estados. La más antigua es la situación del Reino Unido, que ofrece cuatro equipos: Inglaterra, Escocia, Irlanda del Norte y Gales (este año casi llegan todos a la etapa final, si no fuera porque Escocia se quedó fuera). A estos equipos británicos se unió una quinta selección – Gibraltar – ya admitida como miembro de pleno derecho, lo que ayudó a intensificar la disputa entre España y Gran Bretaña. Otro caso curioso es el de las Islas Feroe, territorio independiente ligado a Dinamarca y con 48.000 habitantes… Groenlandia, con el mismo estatuto, (y 57.000 habitantes) no está en la UEFA, aunque la geografía nos diga que pertenece formalmente al continente americano.

Hay estados europeos que no están en la UEFA: el Vaticano, por razones obvias, y el Principado de Mónaco juega con Francia… Kosovo fue admitido recientemente en una votación políticamente muy dividido (28 votos a favor, 24 en contra), a pesar de las fuertes objeciones de Serbia. Se convirtió así en el miembro 55 de la UEFA. Un caso curioso es el equipo chipriota (y no de Chipre…) porque sólo representa a una parte de la isla (con exclusión de la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre).

Todavía hay candidatos a candidatos, como Cataluña, cuya pre-selección llegó a tener como entrenador a J. Cruyff, y que va por ahí compitiendo en jueguitos amigablemente provocativos.

La UEFA, la geografía y la política: ¡para todos los gustos!
António Bagão Félix
Economista, actualmente es profesor invitado de la Universidad Lusíada. Ha sido ministro y secretario de estado en varios gobiernos de la derecha portuguesa. Comparte su pasión por el fútbol con las políticas de austeridad.
Fuente:
Público

Te gusto, quieres compartir