Congreso en tiempo real

hgtyMiguel Ángel Sandoval

En pocos días el grupo de tránsfugas del FCN, así como los diputados de línea en esa formación, entendieron que no se podía vivir con la política de chantaje en el legislativo. La prueba de fuego se focalizo en la ley del MP y los intentos de limitar las posibilidades de investigación al solicitar que de manera previa, un juez estableciera si procedía o no la demanda del MP. Fuera de la oposición manifiesta a que se limitara las facultades presidenciales de remoción del fiscal si causa justificada.

En pocas palabras, se le amarraba las manos al MP. Ante esto, diversos sectores de la ciudadanía entendieron que era de suma importancia evitar ese tipo de reformas y expresaron por todos los medios posibles un llamado de atención y de franca condena a los intentos del grupo de tránsfugas del FCN y algunos aliados de ocasión. El objetivo de fortalecer al ministerio público se mantiene a pesar de sus detractores y enemigos.

Ello junto a declaraciones categóricas de Thelma Aldana y una carta enérgica de la fiscal general, dirigida a varias bancadas y a diputados en particular, dieron como resultado que los ponentes de esas reformas de retractaran y al momento de escribir estas notas es seguro que el tema no sea siquiera considerado en el pleno del congreso.
En pocas palabras, el FCN, luego de haber comprado a casi 20 tránsfugas, en abierta burla a la demanda ciudadana de prohibir el transfuguismo, conoció su primera gran derrota política. Pues antes habían sido marginados de la junta directiva por un elemental y ridículo berrinche. Ahora, aún inflados de tránsfugas y mucho cinismo, con la omisión de autoridades del ejecutivo, no contaron con la simpatía ciudadana ni los votos en el hemiciclo y entendieron que no era suficiente en número para tener razón.

Por el contrario, el FCN con 20 diputados más, fueron ampliamente derrotados, tanto en términos mediáticos como en términos políticos. Pero sobre todo, por los resultados. Es quizás algo que en futuro próximo veamos en el congreso: un grupo considerable de tránsfugas y aliados de ocasión, no pueden modificar el rumbo de una agenda de cambios que poco a poco se inicia en la novena avenida, a pesar de todos los pronósticos.

Es la confluencia de la presión social, de la demanda de la comunidad internacional, así como de sectores que en el congreso entienden que es de suma importancia dar paso con medidas concretas a las demandas de la plaza en los meses recientes. Que la democracia guatemalteca debe y necesita fortalecerse. En palabras de su presidente, es momento de hacer caso a las demandas de lo que denomina la plazocracia.

Te gusto, quieres compartir