Realidad o Mito

image008_0Roberto Ruiz
Rcruiz5@gmail.com

Estamos a pocos meses de cumplir un año de un suceso “importante” en nuestro país, el año 2015 será recordado como el año en que el pueblo se indignó y echó al tirano que nos gobernaba y empezó una revolución y un despertar del pueblo guatemalteco, ¿realidad o mito?

Las movilizaciones de abril último, el pueblo se armó de carteles, consignas y un par de insultos mismos que se quedaban cortos comparados con el daño causado, daban un motivo de esperanza, mientras los gobernantes se aferraban al poder el pueblo se aferraba a esa esperanza de sacar del poder a los gobernantes, se presionó hasta que se logró, un triunfo del pueblo del cual aún presumimos hasta el punto de aconsejar a otros países de cómo se debe hacer.
Pasó el tiempo y seguimos hablando del suceso como algo histórico, pero al analizar de fondo el guatemalteco no se armó de valor, lo armaron de valor una vez más fue manipulado y guiado a actuar a favor de los intereses de los mismos, fue una victoria parcial y nunca llegó la victoria total, pues el sistema de salud sigue colapsado, no se exigieron posterior a la destitución de las lacras que nos gobernaban reformas al sistema educativo o a la ley de partidos políticos, solo fue un distractor más para que el movimiento popular se sintiera satisfecho, sin afectar al sistema que nos sigue asesinando.

Guatemala es el claro ejemplo que toda regla tiene su excepción porque hay un dicho que dice: cada pueblo tiene el gobernante que se merece, pero ni un pueblo heredero de una peste o maldición apocalíptica se merece los gobernantes que hemos tenido y tendremos por 4 años más, mientras no abramos los ojos como pueblo y realmente salgamos a las calles a demandar las injusticias y exigir reformas podrán pasar 8, 12, 16 años más con gobernantes ineptos y corruptos.

Abramos los ojos, un verdadero cambio vendrá cuando no callemos nuestra voz hasta tener un gobierno que responda a las necesidades que como pueblo tenemos y no ser manipulados, creyendo hacer un cambio, cuando en realidad solo hacemos un cambio de forma para seguir haciendo lo mismo, Guatemala no ha despertado despertaremos cuando seamos una sola voz, una sola raza sin discriminar a nadie, universitarios, campesinos, proletariado, compañeras, amas de casa, madres solteras, jóvenes y adultos alcemos la voz para una vida digna para cada uno de nosotros como hermanos Guatemaltecos, mientras no hagamos eso podemos ir a la plaza de despedir presidentes pero seguiremos dormidos.

Te gusto, quieres compartir