La entrevista de Sean Penn al Chapo Guzmán

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera alias El Chapo, fue capturado este ocho de enero durante un operativo realizado por elementos de la Secretaría de Marina en el municipio de Los Mochis, Sinaloa, donde cinco personas perdieron la vida y seis más fueron detenidas; además del líder del Cartel de Sinaloa, fue asegurado su jefe de sicarios Orso Iván Gastélum alias El Cholo Iván.

Sin embargo, esta noche, la revista Rolling Stone publicó una entrevista realizada por Sean Penn y Kate del Castillo a Joaquín Guzmán Loera semanas antes de su captura.

Entrevista

¿Cómo fue su infancia?

Recuerdo desde que tenía seis años, mis padres, una familia muy humilde, muy pobre. Recuerdo cómo mi mamá hacía pan para apoyar a la familia. Yo lo vendía. Vendí naranjas, refrescos, dulces. Mi mamá era una dura trabajadora, trabajaba mucho. Cosechábamos maíz, frijol. Me hacía cargo del ganado de mi abuela.

¿Y cómo se involucró en el negocio de las drogas?

Bueno, desde que tenía quince años, del lugar que yo vengo, que es el municipio de Badiguarato, crecí en un rancho que se llama La Tuna. En esa área hasta hoy, no hay oportunidades de trabajo. La única forma de tener dinero para comprar comida, para sobrevivir, es sembrar mariguana y a esa edad, comencé a cultivarla y venderla. Eso es lo que le puedo decir.

¿Cómo se fue de ahí? ¿Cómo se expandió?

Desde ahí, desde mi rancho me fui a los 18 años a Culiacán y luego a Guadalajara, pero nunca dejando de visitar mi rancho, incluso hasta hoy, porque mi mamá, gracias a Dios, aún vive allá en nuestro rancho, que es La Tuna y así han sido las cosas.

¿Cómo ha cambiado su vida familiar desde entonces a hoy?

Muy bien. Mis hijos, mis hermanos, mis sobrinos. Todos nos llevamos bien, muy normal. Muy bien.

Y ahora que está libre, ¿cómo le ha afectado?

Bueno, pues feliz porque la libertad es realmente bonita y presión, bueno, para mi es normal porque debo ser cuidadoso desde hace varios años en algunas ciudades y no, no siento nada que lastime mi salud o mente. Me siento bien.

¿Es cierto lo que dicen que las drogas destruyen a la humanidad y son dañinas?

Bueno, es una realidad que las drogas destruyen. Desafortunadamente, como lo dije, donde crecí no había otro camino y todavía no lo hay para sobrevivir, no hay forma de trabajar en nuestra economía para poder tener una vida.

¿Usted cree que es verdad que es responsable de los altos niveles de adicción a las drogas en el mundo?

No. Eso es falso porque el día que yo no exista, no va a bajar de ninguna forma. ¿Traficar drogas? Eso es falso.

¿Su negocio de las drogas creció y se expandió mientras usted estaba en la cárcel?

De lo que puedo decir y sé, todo es lo mismo. Nada ha disminuido. Nada ha crecido.

¿Qué hay de la violencia ligada a este tipo de actividad?

En parte, se da porque la gente ya crece con problemas y ahí hay algo de envidia y tienen información en contra de alguien. Eso es lo que crea la violencia.

¿Usted se considera una persona violenta?

No, señor.

¿Usted se considera propenso a la violencia o la usa como último recurso?

Vea. Lo único que hago es defenderme. Nada más. ¿Empiezo los problemas? Nunca.

¿Cuál es su opinión acerca de la situación de México? ¿Cuál es el panorama para México?

Bueno, el tráfico de drogas ya es parte de la cultura que se originó con los ancestros. Y no solamente en México. Esto es mundial.

¿Usted considera su actividad, a su organización, un cártel?

No, señor. Porque la gente que dedica su vida a esta actividad no depende de mi.

¿Cómo ha evolucionado este negocio desde que usted inició hasta hoy?

Hay una gran diferencia. Ahora hay muchas drogas y en ese entonces, las únicas que conocíamos eran la mariguana y la amapola.

¿Cuál es la diferencia entre la gente de ahora y la de antes?

Hay una gran diferencia. Porque ahora, día a día, los pueblos se hacen más grandes y hay más de nosotros y muchas formas de pensar.

¿Cuál es el panorama para el negocio? ¿Usted cree que desaparecerá o crecerá?

No, no desaparecerá, porque conforme pasa el tiempo somos más gente y esto nunca terminará.

¿Usted cree que el terrorismo en Medio Oriente impactará en el futuro del tráfico de drogas?

No, señor. No hará ningún tipo de diferencia.

Usted vio cómo fueron los últimos días de Escobar. ¿Cómo ve usted sus últimos días con respecto a este negocio?

Sé que un día moriré. Espero sea de causas naturales.

El gobierno de Estados Unidos cree que el gobierno de México no lo quiere detener. Que lo que quieren es matarlo. ¿Usted qué piensa?

No. Yo pienso que si me encuentran, me van a detener, por supuesto.

Con respecto a sus actividades, ¿qué piensa usted del impacto en México? ¿Cree que hay un impacto sustancial?

No del todo. No del todo.

¿Por qué?

Porque el tráfico de drogas no depende de una sola persona. Depende de mucha gente.

¿Cuál es su opinión de a quién se debe culpar? ¿Aquellos que venden drogas o la gente que usa drogas y crea una demanda por ellas? ¿Cuál es la relación entre producción, venta y consumo?

Si no hubiera consumo, no habría ventas. Es cierto que el consumo día a día se hace más grande y más grande. Entonces vende y vende.

Escuchamos que el aguacate es bueno, la lima es buena, la guanábana es buena. Pero nunca escuchamos a alguien hacer alguna publicidad de drogas. ¿usted ha hecho algo para inducir a la gente a consumir más drogas?

No del todo. Eso llama la atención. La gente, de una forma, quiere saber qué se siente, a qué sabe. Y luego la adicción se hace más grande.

¿Usted tiene algún sueño? ¿Usted sueña?

Lo que sea lo normal. ¿Pero soñar diario? No

Pero usted debe tener algunos sueños, ¿algunas esperanzas para su vida?

Quiero vivir con mi familia los días que Dios me dé.

Si pudiera cambiar el mundo, ¿lo haría?

Para mi, como están las cosas, soy feliz.

¿Cómo es su relación con su mamá?

¿Mi relación? Perfecta. Muy buena.

¿Es de respeto?

Sí, señor. De afecto y amor.

¿Cómo ve usted el futuro de sus hijos e hijas?

Muy bien. Se llevan bien. La familia es unida.

¿Y su vida? ¿Cómo ha cambiado su vida? ¿Cómo ha vivido desde que se fugó?

Con un montón de felicidad por mi libertad.

¿Usted alguna vez ha usado drogas?

No, señor. Hace muchos años, sí, las probé. ¿Pero adicto? No.

¿Hace cuánto?

No me he drogado en los últimos veinte años.

¿No le preocupaba poner en riesgo a su familia por su fuga?

Sí, señor.

Por su reciente fuga, ¿buscó su libertad a cualquier precio? ¿A expensas de alguien?

Nunca pensé en lastimar a nadie. Todo lo que hice fue preguntar a Dios y las cosas salieron. Todo fue perfecto. Estoy aquí gracias a Dios.

Las dos veces que se fugó y vale la pena mencionarlo, no hubo violencia.

Conmigo las cosas no son así. En otras situaciones, que se han visto, las cosas han ocurrido diferente, pero aquí, no usamos ningún tipo de violencia.

Considerando lo que se ha escrito de usted, lo que se puede ver en televisión, las cosas que se dicen de usted en México, ¿qué mensaje le mandaría a la gente de México?

Bueno, lo que puedo decir es que es normal que la gente tenga sentimientos encontrados porque algunos me conocen y otros no. Esa es la razón y digo que es normal. Porque aquellos que no me conocen pueden tener sus dudas de si soy una buena persona o no.

Si le pregunto cómo se define a sí mismo como persona, si le pregunto que pretenda que usted no es Joaquín y que en su lugar es la persona que mejor lo conoce en el mundo, ¿cómo se definiría?

Bueno, si lo conociera, con respeto y desde mi punto de vista, es una persona que no está buscando problemas de ninguna manera. De ninguna manera.

Fuente El Ciudadano http://www.elciudadano.cl/2016/01/10/247186/la-entrevista-de-sean-penn-al-chapo-guzman/

Te gusto, quieres compartir