Mi primera compañía multinacional

Isidro Jiménez Gómez
Diagonal

Todos los periodos históricos tienen sus propias palabras, conceptos que cristalizan y brillan ante la excepcionalidad del momento y la necesidad de explicarlo. Uno de los que nos ha dejado esta crisis es emprendimiento, mantra de la esperanza económica que ha terminado desempolvando, en el ocaso de la época subprime, a ese tipo de empresario o empresaria especialista en adversidades.

Algunos identifican el emprendimiento sólo con la etapa inicial de la actividad empresarial, pero subestiman el heroico brillo de ese aura que cubre a cierto tipo de empresariado en estos tiempos sin crédito.

Álvaro Cuervo, catedrático de Economía de la Empresa, describe a los emprendendores como aquellos que “identifican y crean oportunidades de negocio, que innovan, que desarrollan nuevas combinaciones de recursos haciendo frente a la incertidumbre”.

En su Libro del emprendedor, Luis Puchol destaca en estas personas el anhelo de convertirse en sus propios jefes. Nada nuevo entonces, porque el 55% de las empresas españolas son en realidad el trabajador o trabajadora autónoma de toda la vida, y otro 28% tiene sólo uno o dos asalariados, según el Instituto Nacional de Estadística.

Así que una gran mayoría de las empresas españolas se basan realmente en el autoempleo, pero esto no daba lustre al relato institucional anticrisis, y ahí es donde el emprendimiento cumple un papel discursivo importante: “Es necesario un cambio de mentalidad en el que la sociedad valore más la actividad emprendedora y la asunción de riesgo”, dice la llamada Ley del Emprendedor que puso en marcha el Gobierno de Rajoy en 2013.

De la crisis, sugiere el gobierno en esta ley, se sale con una “cultura del emprendimiento” extendida a todas “aquellas personas, independientemente de su condición de persona física o jurídica, que desarrollen una actividad económica empresarial o profesional”. Vamos, la ciudadanía emprendedora, el hágaselo usted mismo que no tenemos tiempo para crear empleo, así que el tuyo es la solución.

El emprendedor tiene tantas tareas que realizar, dice Puchol, que no le llega ni para ponerse enfermo: “Por razones que no acierto a comprender, los que no pueden permitirse el lujo de ponerse enfermos, es como si adquiriesen una inmunidad natural”.

Pero esta ciudadanía emprendedora, por mucho espíritu de la superación laboral que insuflen los media, no sólo tiene que lidiar con el escenario de crisis, sino también con décadas de políticas públicas que han ido colocando en la cuerda floja a las personas que iniciaron sus pequeños negocios.

A pesar de algunas medidas puntuales, y de multitud de programas empresariales bajo la idea general de ayudas y premios al emprendimiento, la realidad es que en los últimos años se ha hecho más bien lo contrario. El mismísimo Fondo Monetario Internacional reconoce en su último Informe anual sobre España (IMF, 2015) que es el país donde más barreras encuentran los emprendedores, seguido de Islandia, Irlanda, Grecia, República Checa y Eslovenia.

Y no debe ser por falta de ganas. Desde 2008, cada año se crean de media unas 340.000 empresas y se destruyen otras 390.000. El comercio al por menor lideró los dos rankings en 2013, con 53.800 nuevas empresas y con el cierre de más de 60.000 negocios. Si el espíritu emprendedor tiene que ver con la motivación, el pequeño comercio debería ser el símbolo del emprendimiento. Pero no es así. Antes bien, recibe constantes críticas por su inmovilismo y las distintas administraciones públicas, si nos atenemos a las medidas que adoptan, parece que tienen el claro propósito de terminar con él.

Las progresivas facilidades a las grandes multinacionales de la distribución, como la liberalización casi total de los horarios comerciales, han terminado convirtiendo en anecdótico el papel del pequeño comercio y los mercados tradicionales. Hace 20 años, los productos frescos suponían más del 70% de la cesta de la compra y el pequeño comercio vendía casi el 50% de esos productos. Hoy, los productos frescos ya sólo suponen el 45% y el pequeño comercio vende el 35%. Y, lo que es más significativo, tan sólo distribuye un 3% del resto de los productos alimentarios, señala un reciente informe del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.
Oligopolios

En un lento proceso, los supermercados, hipermercados y tiendas descuento se han terminado haciendo con buena parte de la distribución alimentaria, mientras el comercio especializado y las pequeñas tiendas de barrio, un modelo mucho más redistributivo y socialmente beneficioso, van desapareciendo progresivamente.

Aunque el paradigma neoliberal habla de la eficiencia del modelo de gran escala, todo apunta a un desigual equilibrio de fuerzas. Justamente, el Tribunal Vasco de la Competencia no ha tenido ningún reparo en denominar “oligopolio” al proceso de concentración alrededor de Carrefour, Mercadona y Eroski, y explica que sus “comportamientos paralelos (colusivos)” restringen en el País Vasco “la competencia y perjudican el bienestar de los consumidores”.

Por tanto, es el propio modelo de producción y consumo el que impide el emprendimiento, y la solución propuesta desde lo institucional raya el surrealismo.

La Ley del Emprendedor señala la internacionalización de las empresas españolas como “motor clave del crecimiento económico a largo plazo” y el FMI dice que hay demasiadas empresas pequeñas, porque, a pesar de dar de comer a dos tercios de los trabajadores y generar la mitad del valor añadido de la economía, “su productividad es típicamente inferior comparada con empresas más grandes”.

Por tanto, emprender es crear empresas pero no cualesquiera. Tienen que tener vocación internacional y ser capaces de competir en el actual escenario oligopólico: “Se busca persona emprendedora para crear su primer negocio… una compañía multinacional que salga a bolsa”.

Fuente: https://www.diagonalperiodico.net/saberes/28382-primera-compania-multinacional.HTML

Te gusto, quieres compartir