El Cambray 2: el drama social que provoca la pobreza y la negligencia criminal

feerUna avalancha de tierra y lodo sepulto parte de la aldea El Cambray 2 en la jurisdicción de Santa Catarina Pinula el jueves primero de octubre. Han pasado varios días y oficialmente se tienen contabilizadas 132 fallecidos y un número aún no determinado de personas desaparecidas.

Las actividades de rescate continúan, ahora apoyadas por elementos mexicanos especialistas en actuar en esas condiciones, pero las esperanzas de encontrar con vida a más personas son mínimas.
La sociedad en conjunto se volcó con las familias de los afectados. Miles de voluntarios se sumaron a las tareas de rescate y en pocas horas las acciones y llamados a la solidaridad invadieron todos los rincones del país.

El Cambray 2, encarna un desastre social que hoy el gobierno considera la peor catástrofe ambiental del año. Un fenómeno natural que se pudo evitar con una buena política social y un combate frontal contra la pobreza y la marginación social.

El informe de la Conred estableció hace dos años del peligro en que se encontraba el asentamiento humano construido al final de un cerro.

Las lluvias de los últimos días contribuyeron en el deterioro del terreno y en el desenlace que provocó un deslizamiento de tierra. Pero la improvisación y la corrupción política de los entes encargados de la prevención y protección ciudadana rayan en la negligencia criminal.

El Cambray II ha conmocionado a todo el mundo. El drama de los sobrevivientes, el dolor de las familias y la impotencia de la sociedad que genera un hecho así, deben de hacernos reflexionar sobre las políticas necesarias para evitar que estos hechos se conviertan en algo cotidiano cada temporada de lluvias.

Al heroísmo mostrado por los cuerpos de socorro y voluntarios que han trabajado contra todos los obstáculos para rescatar a las personas atrapadas, debemos mostrar un gesto de gratitud por semejante hazaña.

A los entes encargados por nuestra seguridad y por velar para reducir las vulnerabilidades socio ambientales, se les debe exigir responsabilidades directas en esos hechos.

El Cambray 2 muestra una realidad lo que sucede en un ambiente de marginación y exclusión social. Una crueldad de la vida real.

Te gusto, quieres compartir