Cuarta reunión plenaria de la Plataforma Nacional para la Reforma del Estado

por: Carlos Ernesto Cano.

por: Carlos Ernesto Cano.


Por por: Carlos Ernesto Cano.
El pasado 30 de julio del año 2015, en el Paraninfo Universitario del Centro Histórico de la ciudad de Guatemala, se llevó a cabo la cuarta plenaria de la Plataforma Nacional para la Reforma del Estado -PNRE-, con la participación de 134 colectivos, cámaras empresariales, sindicatos, organizaciones civiles, religiosas, etc.

La deliberación inició con respecto a la elaboración de un comunicado en el cual, la PNRE fijará su postura en cuanto a los siguientes temas coyunturales, los cuales tienen sumergido al país en una de las crisis más graves de los últimos 60 años en Guatemala: exigir la renuncia inmediata del presidente de la república el general retirado Otto Pérez Molina; el apoyo a la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala -CICIG- y al Ministerio Público -MP- por las investigaciones que lleva a cabo en contra de funcionarios de gobierno y candidatos de algunos partidos políticos; la exigencia al organismo judicial para que actúe apegado al derecho y bienestar de la mayoría de la población guatemalteca así como de la democracia; y el apoyo de la Plataforma a las siguientes movilizaciones que se avecinan, tales como la Huelga Extraordinaria a llevarse a cabo este sábado 1 de agosto y la movilización de miles de campesinos a lo largo del territorio nacional el próximo miércoles 5 de agosto.

Ya en la discusión sobre el devenir de la Plataforma, el cual se inició con ahínco e ímpetu por parte de la mayoría de los delegados a la PNRE, sobre la necesidad de la creación de un Consejo Ciudadano con miras a una Asamblea Nacional Constituyente, así como cuál será el papel de la Plataforma en los próximos meses. En ese sentido se manifestó Erick Valdez, representante de los migrantes en California, EE.UU., al referirse que la “soberanía y el poder radican en el Pueblo y no en un papel (al referirse a la Constitución Política de la República)”. De igual forma se mencionó la necesidad de posponer las elecciones para que estas se den en condiciones estables, para la construcción de una democracia en donde todas y todos los ciudadanos se sientan debidamente representados.

Otilia Lux, una de las integrantes de la Plataforma, se refiere a la crisis en la cual está sumergido el país, derivado de los actos de corrupción que involucran a las altas esferas del ejecutivo y otros órganos gubernativos mencionando que “la crisis se agudiza y la ciudadanía demanda que nuestras acciones se fortalezcan”, en cuanto a la pluralidad que caracteriza a la Plataforma, derivado de los distintos puntos de vista e ideologías que conforman la PNRE, pero que uno de los puntos en común de dicha Plataforma es la indignación y desaprobación total en contra de la corrupción, impunidad y otros males que responden al tiempo del capital. Por otro lado, Américo Cifuentes, reconocido abogado y político en nuestro país, en su alocución al pleno hace la analogía de la coyuntura que vive el país al mencionar que “es un parto doloroso el que estamos viviendo, pero es necesario para que una nueva Guatemala nazca…”.

Luego de más de tres horas de intenso debate, se concluyó, por consenso absoluto, que es de suma importancia la renuncia del presidente de la república para que la crisis tenga una salida inmediata, así como el aplazamiento o suspensión de las elecciones, derivado que se vive un momento de gran incertidumbre sobre el proceso eleccionario que se avecina a menos de 40 días en el país.

Por último, a esta plenaria se adhieren más de 20 organizaciones de la sociedad, (en un inicio se contó con la participación de 45 organizaciones que conformaron la llamada “Comisión de acompañamiento” y posteriormente, al momento de abrir la convocatoria para la conformación de la Plataforma, se llega a un aproximado de 110 organizaciones y colectivos sociales) demostrando de esta forma que la PNRE está creciendo y que es un cuerpo plural e incluyente, el cual le apuesta a cambios profundos y estructurales al estado guatemalteco, demostrando que, en el seno de esta Plataforma no se menciona ni se instiga a romper el “orden constitucional” (burgués), ni a violentar el statu quo, como algunos de los sectores conservadores y reaccionarios de la sociedad guatemalteca han hecho público en contra de la Plataforma y algunos de sus miembros.

Fuente: Prensa Comunitaria

Te gusto, quieres compartir