Hudbay Minerals calificó como “historias inventadas” las violaciones en grupo

8240700945_c68ba421cdPor Grahame Russel – Guatemala, 10 de julio de 2015

“Hudbay Minerals afirma que esas historias [de la violación sexual en grupo en contra de 11 mujeres Maya-Q’eqchi’ por parte de las fuerzas de seguridad privadas de Hudbay y miembros de las fuerzas armadas y la policía] son inventadas” alegó Robert Harrison, el abogado principal del estudio de abogados Fasken Marineau, que defiende a Hudbay Minerals y su co-acusado, la CGN (Compañía Guatemalteca del Níquel).

Hudbay asevera que “se cree que ninguna de las [11 querellantes mujeres] se encontraban allí” el día 17 de enero de 2007, en su comunidad, Lote 8, donde se produjeron las violaciones sexuales. Las violaciones sexuales se produjeron en el contexto de un desalojo forzoso, ilegal y violento, contra el pueblo de Lote 8, llevado a cabo por la empresa minera de níquel canadiense, que además constó del incendio provocado de 100 viviendas hasta reducirlas a cenizas y la destrucción de la propiedad personal y los cultivos.

El 25 de junio de 2014, los abogados de Hudbay se presentaron ante un juez de la Corte Superior de Justicia de Ontario (OSCJ por sus siglas en inglés) para restringir el acceso a la información para los querellantes Maya Q’eqchi’, representados por el bufete de abogados Klippensteins.

Esta es una audiencia devenida de la querella por negligencia presentada ante tribunales canadienses, en contra de Hudbay Minerals y la CGN en 2010 y 2011, por el asesinato del dirigente local y profesor Adolfo Ich y el ataque con disparos que dejó paralizado a German Chub Choc el día 27 de setiembre de 2009, y la violación sexual en grupo contra 11 mujeres en la comunidad lejana de Lote 8 que se dio el 17 de enero de 2007.

Desde hace tres años los abogados de Hudbay han buscado la desestimación del caso por todos los medios, argumentando que la jurisdicción no correspondía a Canadá, y por separado, al aseverar que no se puede responsabilizar a Hudbay por los actos cometidos por su antigua empresa subsidiaria en Guatemala.

El día 22 de julio de 2013, se sentó un largamente esperado precedente en el derecho canadiense, cuando la OSCJ dictaminó que Canadá era la jurisdicción apropiada, que a Hudbay se le podía responsabilizar por los actos que cometiera su empresa subsidiaria, y que la empresa guatemalteca CGN podría afrontar juicio como coacusado, específicamente en relación al asesinato de Adolfo Ich. La corte dictaminó llevar el caso ante un tribunal.

Entonces empezó la fase de la recopilación de pruebas. Ahora, desde hace dos años Hudbay viene luchando para poner límites estrictos al acceso de los querellantes a la información de la empresa (Hudbay y CGN) referente al asesinato, el ataque con arma de fuego que causó parálisis y las violaciones sexuales en grupo. Los querellantes se vieron obligados a presentar una moción ante la OSCJ para obtener un fallo de juez con respecto a la información precisa que Hudbay y al CGN tienen que poner a disposición.

Riéndose Camino Al Banco

A la fecha, los abogados Fasken Marinau parecen ser los ganadores de esta clase de demandas. Durante cinco años, Hudbay viene pagando a un equipo de abogados lo que serían presumiblemente las más altas comisiones para abogados corporativos para que pelean con uñas y dientes para imponer los implementos y barreras jurídicos y procedimentales a fin de hacer el proceso judicial lo más difícil posible.

¿Qué Ocultan?

La pregunta fundamental es, por supuesto, ¿qué información intenta ocultar Hudbay y la CGN? De manera reiterativa, incluso antes del dictamen del juez de la OSCJ el 25 de junio, Hudbay venía calificando como historias inventadas (es decir, que han mentido) al asesinato, el ataque con arma de fuego que dejó parapléjico a la víctima y a las violaciones sexuales en grupo.

¿Por qué será entonces, que Hudbay gasta tanto dinero para limitar el acceso de los querellantes a la información corporativa relacionada con las acusaciones? ¿Por qué no dar a conocer la información corporativa para luego proceder con el juicio lo antes posible?

Ya la OSCJ acaba de fallar a favor de la de la divulgación de información (y, en fin, sobre la transparencia corporativa). Vea el informe a la prensa del estudio jurídico Klippensteins del día 30 de junio de 2015.

Continua esta inspiradora lucha por la justicia. ¡Manténganse en sintonía!

www.albedrio.org

Te gusto, quieres compartir