Un urbanismo de código abierto

esquemaCodigoAbiertoOmar Marroquín Pacheco

El urbanismo de código abierto es una filosofía que nace en Barcelona, el objetivo básico de esta iniciativa es el mejoramiento de los barrios que componen la ciudad condal, un aspecto importante lo constituye la incorporación y participación de la ciudadanía y la incorporación de nuevas tecnologías.

Esto no es nada nuevo en ciudades como Seattle, Hamburgo o Dublín, sus habitantes ya saben lo que es plantear alternativas que solucionen sus problemas en sus barrios, viendo como sus alternativas se materializan.

También este tipo de urbanismo de código abierto se esta implementando por parte de muchos ayuntamientos en España, han optado por ser participes a la ciudadanía en sus planes de regeneración urbana, cabe señalar que la participación va mucho más allá de contestar encuestas en relación de que color quieren que les pinten sus fachadas o la de algún edificio público.

Esta incorporación lleva implícito el mejoramiento de la habitabilidad de una ciudad o un barrio según sea el caso, es plantear soluciones a la problemática con la gente, preguntándole qué es lo que quiere?

Acá se invierte el proceso, ya que este tipo de urbanismo nace desde la propuesta y la iniciativa de la ciudadanía y no desde las oficinas de las municipalidades, convirtiendo las ciudades es espacios cambiantes y vivos.

Este urbanismo de código abierto ha demostrado en las ciudades donde se ha implementado que se desliga de la corrupción y los afanes especulativos tanto de los poderes públicos como privados, que en España genero una burbuja que ha dejado millones de casas y edificios vacíos, infraestructura a medias sin terminar y extensas áreas de terrenos urbanizados a la espera de nuevas edificaciones.

El concepto de urbanismo de código abierto debe convertirse en una seria reflexión de los que nos dedicamos a la profesión de la arquitectura, donde el rol del arquitecto es de facilitador, es decir agentes que mediamos entre la ciudadanía y la administración pública y los poderes locales. Debemos establecer el área de ruta para impulsar nuevos proyectos totalmente consensuados con la ciudadanía, ser canales de comunicación que sirvan la coordinación e impulsar los proyectos que la comunidad ha priorizado.

En consecuencia los urbanistas y arquitectos somos agentes sociales, con la responsabilidad de mejorar la calidad de vida en las ciudades y la de sus habitantes, distribuyendo de forma equitativa los beneficios de la implementación de buenas tácticas urbanas, pensadas dentro de un colectivo, en aras de la generación de oportunidades tanto sociales como económicas.

Te gusto, quieres compartir