La PNC retiene autobús de San Juan saliendo del #13J

pernTexto y fotografías: Equipo de Prensa Comunitaria

Hoy sábado 13 de junio, mientras se iba terminando la jornada en que miles de guatemaltecos habían juntado sus voces pacíficamente en la Plaza Central de Ciudad de Guatemala, se avisó que se había realizado un operativo policíaco en el Anillo Periférico a la altura de la (31 av. 21-77 zona 7) después del paso a desnivel del Naranjo.

Sobre las seis de la tarde, más de 400 policías, antimotines, agentes del DEIC, algunos vestidos de civil y 25 radiopatrullas de las comisarías 11, 12, 13, 14, 15 y 16, DCS Distrito Norte, División de Fuerzas Especiales de Policía (DIFEP), DCEN y del Distrito Central de la capital, además de varios microbuses de la PNC se habían movilizado para detener a un autobús extraurbano de la ruta de San Juan Sacatepéquez en el que un grupo de 40 mujeres, 20 hombres, niños y niñas volvían a sus casas después de manifestar pacíficamente en la Plaza Central junto a miles de personas de la ciudad capital.Les atravesaron una radiopatrulla y sin más les empezaron a rodear. Y les pedían bajar del bus, la gente no se bajó.

¿Versiones sobre la causa del operativo?

Primero les dijeron que era porque les reportaron que habían asaltado ese bus; luego dijeron que era porque adentro iba gente armada. Finalmente, que les detenían porque dentro iban dos personas con orden de captura por asesinato, tal y como lo dijo en twitter el Ministerio de Gobernación:

captura-de-pantalla-2015-06-14-a-las-02-56-15
Captura de pantalla 2015-06-14 a la(s) 02.56.15

Así era, el operativo tenía como fin la búsqueda de Andrés Patzán y Lionzo Raxoc, vecinos de Los Pajoques con orden de captura. Pero la gente no les abrió la puerta del autobus. Según la procuradora adjunta no quedó claro el motivo del operativo, el mismo director de la policía dijo a la prensa que les habían informado personas en la Plaza que en un bus podrían viajar personas que han cometido delitos y al interrogarlo sobre el tipo de delitos dijo que podían ser violencia contra la mujer o violencia doméstica.

Varios de las agentes de la PNC que fueron puestos para realizar el desalojo de las personas que rodearon el bus, portaban armas automáticas, también habían agentes con fusiles AK-47. Ningún agente que participe en un desalojo puede portar armas de fuego.

Las Doce Comunidades Maya Kaqchikel de San Juan Sacatepéquez se ha dado una resistencia pacífica desde el año 2007 hasta la fecha contra el embate de la empresa Cementos Progreso y Conasa, que construyen ahí una planta cementera y un Anillo Regional que servirá de red vial para conectar la Planta de cemento con las principales carreteras del país. La gente ha sido fuertemente reprimida, les han impuesto dos estados de excepción, han habido muertos, mujeres violadas y abusadas sexualmente durante estos dos momentos; les han acusado de terroristas y hay varios miembros de las Doce Comunidades Kaqchikeles en prisión. Por tanto, este tipo de intimidaciones y agresiones contra ellos no les es extraño.

En cuanto se dio la noticia, muchas de las personas que aun quedaban en la Plaza Central se desplazaron al lugar para verificar la situación de las familias retenidas y para velar por el respeto de los derechos humanos de las personas.

La solidaridad no se hizo esperar

Varias personas que venían de manifestar se hicieron presentes, especialmente estudiantes y organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos, para solidarizarse con las familias Kaqchikeles retenidas.

Estudiantes de #USACesPueblo, representantes estudiantiles ante el CSU, organizaciones de mujeres, derechos humanos, campesinas, vecinos de las colonias sobre el Periférico y más personas se unieron para hacer una barrera humana y así proteger el bus y a las personas que estaban dentro y fuera de él. Al poco llegaron un grupo de autoridades indígenas, hombres y mujeres ixiles a sumarse quiénes portando sus bastones de autoridad ingresaron al bus para verificar la situación de las personas adentro.

La fuerza de la solidaridad se materializó con ellos. Se gritaban consignas, se cantaban canciones. En un megáfono sonaban “Sólo queremos ser humanos” de Fernando López y “Sólo le pido a dios” de Leon Gieco. Los carros que pasaban pitaban apoyando. A los policías les gritaban “el pueblo uniformado también es explotado”.

Había mujeres y niños a borde del colapso después de casi dos horas de encierro e incertidumbre. Alguna gente de las casas cercanas, de la orilla del Periférico, ofrecía sus casas para el baño, para los niños. Había gente haciendo colecta para los pañales de los bebés.

Comenzaron entonces los vecinos a romper el cerco policial, llegaron con alimentos, atol, panes, agua pura, familias completas llegaron a dejar pañales, alimentos, corrían de un lado a otro atrevesándose el Anillo Periférico para llegar hasta donde se encontraban las familias kaqchikeles. Cuando esto ocurría, cientos de voces coreaban “Uniremos al campo y la cuidad!”.

El abogado José Domingo del Comité de Unidad Campesina CUC presentó ante un juez un recurso de exhibición personal a favor de todas las personas retenidas dentro de la camioneta. Los abogados Sergio Beltetón y Carlos Bezares se hicieron presentes, alegando ante la policía que se trataba de un operativo realizado fuera de lugar, con abuso de autoridad por la presencia de guardias fuertemente armados, una cadena de antimotines rodeando el área, provocando terror, y tratando a las personas de San Juan Sacatepéquez como si fueran delincuentes. Pidieron a los agentes de la PNC y DEIC que presentaran una orden de aprehensión emitida por un juez y los oficiales a cargo del operativo se negaron a mostrar un solo documento, afirmando que en los celulares era en donde portaban fotografías de los hombres a quienes ellos buscaban. La policía le pedía al abogado su identificación, pero él dijo que esta esperando a juez de turno y que no dará datos.

Ya con la presencia de personal del Ministerio Público, de la Procuraduría de los Derechos Humanos PDH, y de la OACNUDH estuvieron tratando de dilucidar la situación legal de la gente, que seguía retenida dentro del bus. Agentes de la División de Comunicación Social de la PNC, agentes de particular sin placa ni acreditación portaban cámaras fotográficas o grababan todo en video.

A las 9.30 el ambiente se tensó. Los más de 300 antimotines se formaron, tomaron sus cascos y rodearon el bus y a la gente. Amenazaron con golpear y quitar por la fuerza la cadena humana de estudiantes, defensores de derechos humanos y sacar a las 40 mujeres con sus hijos y hombres que estaban dentro del bus.

En un instante la tensión de la posibilidad del desalojo cambió, los agentes ya habían definido la estrategia para disolver la manifestación de apoyo y tomar control del bus, definieron qué tipo de gas usar y la formación que debían mantener cuando el tráfico se paró.

Y después de cinco horas pudieron seguir la marcha

Fue entonces que llegaron tres buses con unas 150 personas de las comunidades de San Juan Sacatepéquez y se sumaron a la cadena humana que hacían los estudiantes y manifestantes que venían del parque.

Llegaron a solidarizarse para llevarse a casa a quiénes por horas habían sido retenidas. “Libertad, libertad, libertad” gritaban los comunitarios junto con la población que acuerpaba desde horas antes.

Momentos antes había llegado la Licda Hilda Morales, Procuradora Adjunta de los Derechos Humanos. El operativo tomó un nivel distinto cuando también llegaron el Director de la Policía Nacional Civil Walter René Vásquez Cerón, la y el diputado Amílcar Pop, también miembro de la Asociación de Abogados Mayas.

Las negociaciones y discusiones entre ellos se alargaron hasta que a las 11.10 de la noche, las mujeres Sanjuaneras se colocaron frente a los antimotines y éstos retrocedieron, luego llegaría la orden de retirarse de la escena y el Director de la Policía Nacional Civil dio declaraciones públicas, explicando que la PNC cumplía órdenes, que el diputado Amílcar Pop le pidió que sopesaran lo que significaba la detención de dos personas frente a la vulneración de todos. Se le preguntó cómo es que sabían que en le autobús viajaban las personas con orden de captura y no supo responder.

Las y los universitarios en mayor cantidad ocuparon el carril auxiliar para evitar el avance de la fuerza antimotín.

Finalmente, a las 11.20 de la noche, después de casi cuatro horas de detención, tensión e incertidumbre, el Director de la Policía Nacional declaró que por razones humanitarias dejarían ir al autobús. La Procuradora Adjunta firmó un acta para que las 60 personas retenida pudieran continuar la marcha y regresar a sus hogares

La Procuraduría de Derechos Humanos y el diputado Amílcar Pop les acompañará hasta San Juan para garantizar que no les vuelvan a hostigar.

Llegó el momento de la salida del bus retenido, las familias fueron acompañadas por los otros buses que llegaron desde San Juan Sacatepéquez e iniciaron su regreso a la comunidad, en ese momento los estudiantes se concentraron junto a los vecinos y otras personas que llegaron al lugar, de un extremo y otro del Periférico los vecinos gritaban y aplaudían, los camioneros y las personas de los vehículos bocinaban o gritan su apoyo. Sí se pudo, sí se pudo.

A las 11.30 el autobús arrancó camino a San Juan. Sin embargo, el viaje de regreso no fue fácil. Al inicio los acompañantes avisaron de que toda la carretera estaba llena de patrullas de policía; después, al acercarse a San Juan, aparecieron miembros de la seguridad comunitaria (un cuerpo paramilitar que apareció para la limpieza social de las maras que se hicieron presentes en el municipio).

Finalmente a la una de la madrugada del domingo 14 de junio, el diputado Amilcar Pop y la gente de la PDH pudo regresar a la capital.

Terminaba así un episodio más de brutalidad, prepotencia y arbitrariedad que han marcado los últimos diez años de la lucha de las Doce Comunidades Kaqchikeles de San Juan Sacatepéquez por su derecho a un futuro digno.

La esperanza que estos dos últimos meses se ha levantado en el país, no debe hacernos olvidar estas luchas que siguen en pié y que es el mismo Estado corrupto el que busca acabar con ellas. La reciente detención de Ermitaño López de Barillas, y la audiencia del caso por el que se acusa a Rigoberto Juarez y Domingo Mateo, que será el próximo martes 16, nos lo recuerdan.

Esto apenas comienza.

#MiCorazonEsDeFlores

#RenunciaYa

#JusticiaYa
Prensa Comunitaria

Te gusto, quieres compartir