Días cruciales para Pérez Molina

Telesur

Telesur

Redacción PúblicoGT
El presidente Otto Pérez Molina se enfrenta a días decisivos para su mandato, debe enviar la terna para sustituir la vacante de vicepresidente y esperar que el ambiente de calme, por lo que no puede darse el lujo de dar tan siquiera un paso en falso.

El pasado viernes pasó algo que quizás nunca imaginó, con aspecto demacrado y visiblemente afectado, afrontó a más de tres docenas de periodistas y anunció que Roxana Baldetti, la mujer con la cual hace más de una década fundó el partido que lo llevó al poder, renunciaba a la vicepresidencia.

No pasó siquiera un día completo y el sábado a las 17:45 horas el Congreso en una votación inusual e histórica votó, con 149 diputados a favor, aprobar la renuncia de Baldetti. Es más, 50 minutos después el Ministerio Público arraigó a la ex vicepresidenta.

Para empeorar la situación el domingo trascendió, mediante una agencia internacional, que una magistrada de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), podría estar implicada en la red de corrupción que provocó la debacle de Baldetti.
Hay que recordar que la actual CSJ la eligió el Partido Patriota (PP), en alianza con el opositor partido Libertad Democrática Renovada (Líder), quienes no tuvieron problema para elegir de forma unilateral a los magistrados.
Panorama

En este momento pareciera que Pérez Molina está a merced de lo que terceros hagan, doblegado ante la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), que prácticamente lo obligó a pedir su ampliación de mandato, luego de pasar dos años diciendo que no era necesario, es un simple espectador de la historia.

Su horizonte podría ensombrecerse conforme pase el tiempo, si Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de la Vicepresidencia no aparece, y sí las averiguaciones contra Baldetti revelan datos que podrían sugerir que los mandatarios sí estaban enterados de lo que estaba pasado con la Superintendencia Tributaria.
Para el próximo sábado está convocada una manifestación, la cual podría ser más grande que la del pasado 25 de abril y en la que seguramente pedirán su renuncia y la cual podría ser peor sino envía la terna de candidatos a vicepresidente al Congreso.

Con todo el presidente vive días complicadísimos, no puede dar ningún paso en falso, no puede permitirse enviar una terna con nombres que estén de una u otra forma desacreditados ante la opinión pública y lo más importante, esperar que las aguas se calmen, algo que aunque parezca increíble podría no pasar en el contexto que vive el país actualmente.

Te gusto, quieres compartir