El sacrificio de la reina no implica necesariamente el jaque al rey

OttPerezPor Gilberto Morales

Conformarse con la renuncia ante el Congreso de Roxana Baldetti, es permitir que se entienda que el sacrificio de la reina salva al rey de un jaque mate. Si este sacrifico se hubiera dado al inicio de las protestas es altamente probable que el movimiento de protesta se hubiera dado por satisfecho y entonces sí, la jugada habría sido exitosa.

Al contrario en ese momento el “Rey”, decidió a capa y espada respaldar a la ex submandataria y con ello fue perdiendo la jugada. Ahora al calor acumulado de las exitosas concentraciones las demandas de la población, van por más. De ahí que el grito de “sigue Tito” que se oyó en el ex Parque Central resulta ominoso para el mandatario. Es interesante ver la sustitución que se hace del nombre de pila del todavía Presidente, por su seudónimo en la guerra interna, el “comandante Tito”. Trae pues reminiscencias del papel jugado por él, todavía no completamente aclarado en ese tiempo de matanzas indiscriminadas en contra de la población del campo y de las ciudades.

La consigna con este giro se llena de más significados, no es sólo en lo que alude a la corrupción sino a su involucramiento en la violencia que terminara con tantas vidas en el pasado reciente. Entre otras, la sombra de Efraín Bámaca se eleva sobre él.

Aquellos que esperaban la muerte del movimiento de protesta, por el sorpresivo acontecimiento del día de hoy y que venimos comentando, han sufrido un mentís con la participación espontánea –una vez más y no hay que cansarse en repetirlo-, de sectores de población, frente al Palacio Nacional y en el Obelisco.

Los grupos de los pueblos originarios insistieron en las dos renuncias y ahora se plantean lo mismo de Baldetti, para Pérez. Se está por ver, pero todo apunta a que las concentraciones convocadas serán todavía más numerosas que las hasta ahora realizadas.

Y a estas alturas, la renuncia de la vicepresidenta todavía no ha sido aceptada por el pleno del Congreso, pero es de esperar que la misma lo sea, por la fuerza política determinante en su seno, el Partido Líder. La proximidad de las elecciones no le permitirán votar en contra de lo que es, sin lugar a dudas un clamor popular, porque les sería contraproducente desde el punto de vista del voto. Luego vendrá de acuerdo con el debido proceso, el juzgamiento de la ciudadana Baldetti, sin el manto de protección de la inmunidad de la que era acreedora por su antigua condición de funcionaria.

De acuerdo con expertos hay resquicios para que pueda evadir, todavía una vez más, a la justicia. No obstante, es de esperar que los juzgadores puedan probar fehacientemente lo que hasta ahora han sido denuncias no judicializadas. En el texto de su renuncia, no obstante, hace alarde de su soberbia típica. ¿Estará segura de alguna puerta que le permita el escape desesperado?

Hay en este momento sucesos postergados del conocimiento de las personas por lo escandaloso de la noticia de su renuncia, que son parte del contexto de ésta y que pueden ser indicadores de que la cosa no va a parar allí, sencillamente con su retiro para disfrutar de sus dineros y de sus bienes habidos de una manera no clara. El día de hoy fue denunciada otra red, esta vez de abogados y jueces que hacían de la impunidad su beneficio de altos réditos. Siempre en relación con la banda de los de “La línea” se desmanteló la a mencionada red de abogados que ofrecían arreglar entuertos dudosos mediante el pago de sumas no necesariamente módicas pero sí altamente eficaces. Unido a esto, los entes investigadores, la CICIG y el MP, iniciaron la demanda de cese del atributo legal de antejuicio de la jueza Marta Sierra de Stalling, como parte de la otra punta de la madeja de corrupción y se dio la recaptura de personas involucradas en el desfalco en las aduanas a las que ella asignó medidas sustitutivas. Más claro no puede cantar un gallo.

Qué efecto tendrá esta nueva noticia entre los manifestantes de su disgusto en contra de los mandatarios, seguramente, y eso esperamos, será un acicate para plantear lo menos, el castigo que por ley les corresponde a estos delincuentes y la necesidad de una consulta popular para la reforma de la Constitución, algo que nos está debiendo el Estado desde aquella reforma constitucional abortada hábilmente por ellos al final de los años 90.

Te gusto, quieres compartir