Carlos Caal Rax: la difícil historia de ser indígena, campesino y líder comunitario

Rony Morales

Rony Morales

Por Rony Morales

“te esperamos la Respuesta porque ya Solo poco Tiempo te queda pendejo”

“en esta Semana que biene nos bas a pasar los dosCientos mil Quetzal para no morir al final de este mes si no allibasayegar”

“Porfavor vos Carlos quieres vivir a huevo porque ya vallegar el Tiempo”[1]

Carlos Caal Rax es indígena Maya Q´eqchi´, nació en la comunidad Seamay un 9 de Julio de 1968, tiene 47 años de edad. Es padre de dos hijos, una niña y niño, casado. Es agricultor, trabaja la tierra y produce Maíz, Café y Cardamomo, él y su familia viven en la Comunidad Nuevo Seamay en el Municipio de Senahú en el Valle del Polochic en Alta Verapaz.

Carlos en el año 2011 fue elegido por su comunidad como representante del Comité de tierra de las dos comunidades que habitan nuevo seamay en la finca canguacha, esta finca tiene una extensión de 14 caballerías de extensión. Carlos divide su tiempo entre ser agricultor y defensores de Derechos Humanos, de la Madre Naturaleza en el territorio del Polochic.

Tiene una mirada profunda, en su cabello aparecen ya las primeras canas que contrastan con lo oscuro de su piel, lleva en su sangre el carisma de ser autoridad comunitaria, en él confían muchas familias, y forma parte del Consejo Corazón de la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas –UVOC-.

Al recordar el origen de su familia Carlos explica que él y sus hermanos son la cuarta generación de pobladores Q´eqchi´ que han habitado ese territorio y que sus padres, abuelos y bisabuelos; nacieron, crecieron y trabajaron en esas tierras que para él son sagradas, como los cerros y los valles de Tezulutlán, ahí dejaron el ch’up sus abuelos (ombligo).

Cuidar de la tierra, de los suyos y prestar un servicio comunitario para él y su familia ha tenido serios costos, la preocupación constante de perder la vida, la criminalización y persecución de finqueros o empresarios.

Niños Q’eqchi y el conflicto armado interno

El conflicto armado interno afecto duramente la región de Alta Verapaz, en 1978 la masacre de Panzos abriría un nuevo ciclo de represión en Guatemala, las masacres se dirigieron directamente contra las comunidades y poblaciones indígenas en todo el territorio nacional. Detrás de esta masacre del ejército de Guatemala están otros poderes como el económico, en la región la empresa minera EXMIBAL, la Franja Transversal del Norte y la Hidroeléctrica Chixoy[2] en aquel entonces provocaron este hecho, 37 años después los mismos proyectos continúan generando una seria problemática social.

En ese contexto de represión Carlos recuerda cuando él era más joven vivía con el miedo de ver que a sus amigos, conocidos, vecinos y los miembros de otras comunidades desaparecieron, la gente solamente murmuraba que era había sido el ejército. Un día bajo amenazas fue llevado de manera forzosa a la base militar cercana al rio Tinajas, ahí le toco vivir en carne propia la guerra.

Fueron días difíciles lejos de su comunidad y familia, tuvo que lustrar las botas a los militares para sobrevivir, aprenderse todo lo que le decían y ordenaban, con los años tuvo que internarse en la sierra de las Minas a buscar grupos “subversivos.” Luego de un tiempo mientras hacían labores de limpieza y chapeo en la sierra de las minas él y otra persona logran escaparse del ejército internándose dentro de la montaña y se dirigen en dirección a la comunidad de La Tinta.

Estando en la Tinta buscó un trabajo, continua siendo mozo colono en tierra de otro poblador durante un tiempo al lograr unos centavos decide moverse y viajar nuevamente a su comunidad en Senahú así finalmente se reencuentra con su familia.

Año 2011: La represión en el Valle del Polochic

El Valle del Polochic fue estremecido en el año 2011 durante el gobierno de Álvaro Colom, la familia Widmann y la empresa ChabilUtzaj´ protagonizaron uno de los desalojos masivos más violentos de la historia de Alta Verapaz, doce comunidades Q’eqchis del Valle del Polochic fueron desalojadas a través de una sola orden de desalojo emitida por Ursula Magnolia Teyul Yat Juez de Primera Instancia Penal de Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Alta Verapaz.[3]

La familia nicaragüense Pellas Chamorro se agenciaba de las tierras para el ingenio azucarero ChabilUtzaj[4], para esto fue necesario la utilización del ejército de Guatemala, el uso de las fuerzas anti motines de la Policía Nacional Civil y cuadrilleros contratados por los Widmann para realizar el desalojo de las 732 familias Q’eqchi’s del Valle del Polochic, que en las primeras 24hrs. de desalojo habían cobrado la vida de Antonio Beb Ac.

Acusaciones y detención del líder comunitario

Es en ese contexto de represión en el Valle del Polochic que un año después en 2012 es acusado Carlos Caal junto a las 480 familias de la Comunidad Nuevo Seamay por el delito de Usurpación.

La acusación fue hecha a través de Benjamín Ponce Gonzáles en calidad de representante del señor Héctor Alfredo Muñoz Payeras ambos terratenientes en la región. Este proceso inicia en junio del 2013 en contra del líder comunitario por ser representante del comité de tierras de la comunidad, concluyendo con su detención el 5 de junio 2013acusado de usurpación agravada, lavado de dinero enriquecimiento ilícito y de permitir la instalación de una antena de telefonía “Tigo” en Propiedad ajena.

Carlos Caal logro recuperar su libertad 15 días después de haber sido detenido, todos esos días en prisión le implicaron un fuerte desgaste personal. El juzgador tomó la decisión de otorgarle medida sustitutiva y un arraigo domiciliar. La causa judicial en su contra aún no se ha cerrado y las amenazas contra su vida aumentan.

Las Amenazas

El líder campesino ha recibido amenazas durante todo el año 2014, el 23 de febrero del 2015 fueron enviadas nuevas amenazas por escrito a Carlos Caal, en total le enviaron seis cartas intimidatorias, estas llegaron a sus manos durante los dos primeros meses del año en la mayoría de documentos se hace referencia a la tierra que supuestamente le pertenece al terrateniente Benjamín Ponce amigo de quienes elaboran las amenazas en contra del líder comunitario.

Estas amenazas forman parte de una campaña de intimidación, que forma parte de las acciones violentas con las que los terratenientes pretenden romper la organización comunitaria que defiende su territorio en el Valle Del Polochic.

Se trata de seis cartas escritas a mano, forzando la ortografía para dar a entender que es deficiente, pero reflejan una buena caligrafía. Todas tienen una estructura y una redacción muy similar, y van dirigidas a Carlos Caal Rax, en algunos casos, incluso como si fuera correspondencia oficial: con encabezado. Su intención es clara, buscan amedrentarlo y amenazarlo.

Como muchos guatemaltecos Carlos Caal recurrió al sistema de justicia para denunciar para denunciar una y otra vez, todas las amenazas que él ha sufrido. Las primeras amenazas Carlos acudió al juzgado de Paz de Senahu A.V. el dáa 6 de Mayo del 2014 manifestando amenazas en contra Mateo Caal Ical, Mateo May Tiul, Mario May Quim, Andres Martin Caal y su persona.

Estas personas manifestaron que están hace un año son objeto de amenazas y extorsión por parte de los señores: Leopoldo Cucul Oxom, Martin Yaxcal Cucul, Adrian Cucul y Ramiro Chiquín, quienes son trabajadores de Benjamín Ponce Gonzales y su Hijo Benjamín Ponce Samayoa quienes quieren apropiarse de la tierra.

El 4 de Julio del 2014 En la oficina de atención permanente de la fiscalía municipal del Ministerio Publico “MP” de Santa Catarina la Tinta junto al juzgado de Paz de Senahú A.V. les conceden medidas de seguridad a Carlos Caal Rax, Mateo Caal Ical, Mateo May Tiul, Mario May Quim, Andres Martin Caal por la amenazas recibidas.

Ante la Auxiliatura de Derechos Humanos en Coban A.V. el día 5 de Noviembre del 2013 Carlos Caal Rax presentó una nueva denuncia, esta vez expone que está siendo amenazado de muerte y manifestó que cada día se siente intimidado. Estas intimidaciones las recibe a través de una serie de cartas.

A pesar del temor provocado por las amenazas recibidas y un contexto de criminalización de líderes comunitarios en la región Carlos Caal continúa representando a su comunidad, organizando y defendiendo los derechos humanos, laborales y el territorio.

“Carlos busca la manera Como podes Solucionar Tu problama Si no podes pasar algo con Tu pobre mujer y Tus dos hijos”

“mira Carlos por favor de Sacar ese Compromiso para Tener una buena vida para usted. Y para tu majes para tus hijos cuidate vasTanTe vos Carlos Solo Te queda poco Tiempo para Sacar ese Compromiso”

“pobre Tu mujer es una persona Chei Y Tus dos hijos Carlos date Cuenta asta Donde bas a llegar. porque Nosotros ya aurimos (aburrimos)de esPErar la Respuesta de usted Y Tus Compañeros Imbasores”[5]

[1]Cartas de amenazas en contra de Carlos Caal.

[2]Masacre de Panzos Cobán, Guatemala: Nos enseñaron el silencio, pero es hora de gritar. Juan Calles. Periodismo Humano. 01 de junio 2014. http://guatemalacomunitaria.periodismohumano.com/2014/06/01/nos-ensenaron-el-silencio-pero-es-hora-de-gritar/

[3] Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas en Guatemala OACNUDH. Los desalojos en el Valle del Polochic. Una mirada a la problemática agraria y a la defensa de los derechos humanos de las comunidades q’eqchi’s. Guatemala 2013. http://cms.fideck.com/userfiles/onu.org.gt/hector.morales/file/Publicaciones/Estudio_desalojos.pdf
[4]Nelton Rivera. Valle del Polochic: Despojo con sabor a Flor de Caña. Guatemala, 27 de junio de 2011. http://www.albedrio.org/htm/articulos/n/neltonr-019.htm

[5] Cartas de amenazas contra Carlos Caal recibidas a través de personas anónimas.

Te gusto, quieres compartir