Estudiando las violencias actuales en Guatemala

dinosaurio-1Manuela Camus, Santiago Bastos y Julián López

Dinosaurio reloaded. Tan posmoderno título tiene intencionalidad. Conlleva un homenaje al lúcido y breve cuento del maestro Monterroso. …

Si bien el dinosaurio nunca estuvo dormido, hoy nos encontramos con despertares terribles y monstruos reactivados, que, como amebas, se extienden en diferentes campos de recursos, acción y poder. Mientras escribimos esta introducción, el juicio por genocidio contra Ríos Montt altera los frágiles equilibrios políticos, al tiempo que la represión contra líderes y comunidades recuerda los años que se juzgan; en Petén los narcos obligan a despoblar un cooperativa mientras en la capital los pilotos del transporte urbano mueren cada día. Detrás de todo ello aparecen los clanes criollos –Gutierrez, Novela, Castillo- que impiden los cambios básicos de este país, aliados cuando es necesario con los capitales emergentes dedicados a actividades diversas –los Lorenzana y los Mendoza, Roberto López Villatoro, el Rey del Tenis- y siempre con la sombra de figuras amenazantes como Francisco Ortega Menaldo y todo lo que supone el poder militar reconstituido

… Queremos desbrozar las lógicas de la violencia, pero también un interés que va más allá: no queremos ser espectadores de gabinete en esta vorágine colectiva en las que están y estamos involucrados tantos guatemaltecos.

…. ¿Qué aportamos a la discusión actual? Nuestra preocupación principal es cómo impactan las violencias en los sujetos más vulnerables y cuáles son sus respuestas. Los innumerables informes institucionales, las opiniones de expertos, los listados de cifras y estadísticas, encaran esta problemática de otra manera. Aquí no realizamos evaluaciones que diagnostiquen violencias, ni nos centramos en cómo funciona el crimen y no sólo tocamos la violencia letal-homicida, sino otros repertorios no menos lesivos, al menos para la fría estadística.

…..

En este libro ofrecemos –como en el anterior- miradas desde casos concretos sobre distintas formas en que se ejercen violencias. Hacemos etnografías analíticas y sistémicas, que captan la diversidad de actores, procesos, subjetividades en juego, de sociedad compleja. Es una exposición compleja por sus matices, pero también caracterizada por la contundencia y el rigor.

.…..

Resulta significativo que en esta ocasión el acento de los trabajos se haya puesto mayoritariamente en la acción de los involucrados, en su capacidad de respuesta, de creatividad, de adaptación y acomodo. Como que nos convocaran los impulsos de tantos esfuerzos que no se dejan ganar por el apanicamiento. En los artículos que se presentan nos detenemos en las resistencias y las esperanzas y en el poder de la comunicación y de las redes sociales.

En este volumen regresamos al embate contra la pornografía de la violencia en el sentido sensacionalista y contra el poder de los discursos que fomentan la parálisis a través del pánico. Uno de nuestros objetivos continúa siendo desarticular las estrategias de desinformación de los medios y del Estado.

En el pasado volumen la metáfora del desbordamiento nos colocó en una senda reflexiva centrada en cómo explicar lo insoportable. Las formas antiguas de violencia persistìan, las que estaban aletargadas se reanimaban contundente y brutalmente, y se generaban nuevas modalidades incluso más rotundas. Exagerada, multisituada y briosa, así podríamos decir que es la violencia hoy en Guatemala; por ello en este libro a esa metáfora se suma la de su perenne reactivación La pregunta que nos motiva entonces es ¿cómo vivir con lo insoportable?

Te gusto, quieres compartir