La izquierda ¿Quién tiene la razón?

edsPor Miguel Ángel Sandoval –
mszurdo@hotmail.com

Menudo tema. Resulta que hay cuatro organizaciones que se reclaman todas, portadoras de la razón histórica, herederas de las grandes tradiciones unas, innovadoras otras. Pero tienen en común una rara tendencia a vivir cada quien en su esquina, con temor a las alianzas o pensando que no hacen falta, que por separado se tiene la capacidad de hacer lo que de forma conjunta no. Curiosa forma de hacer política.

He afirmado que en términos de los cuatro partidos de la izquierda que dieron vida al (frente amplio) FA en 2011, nadie tiene la razón. Para agregar a continuación que la razón se construye de forma colectiva, con aproximaciones, con consensos. Pues la única forma de verdad que existe en las alianzas es su concreción. Lo demás es parte de las razones que no se explican, que nadie aborda, que se mantienen en una zona de sombra.

Teóricamente estas organizaciones plantean construir en nuestro país algo parecido al socialismo, algunos pueden agregarle que es el del siglo XXI pero más allá no se dice mayor cosa. Las cuatro demandan mejores condiciones de trabajo, rescatar la herencia de Octubre, señalan la vigencia de los Acuerdos de Paz, la defensa de los pueblos indígenas y sus derechos, se solidarizan con Cuba y con los países del Alba, etc. No mucho más allá.

En pocas palabras, estas organizaciones estarían del mismo lado, tendrían más o menos las mismas expectativas, y por supuesto, tendrían que tener al menos, alianzas entre ellos para fortalecer su propuesta. Es algo que se demanda desde muchos sectores. Dicho de otro modo, si le preguntan a alguien que se reivindica de izquierda, de posturas democráticas o progresistas, por cuál de las organizaciones (que van separadas) definiría su voto en las próximas elecciones, seguramente vacilaría antes de dar una respuesta. Y esa es la actitud de muchos en la actualidad.

Como se parte de la hipótesis que nadie tiene la razón ya que la misma se construye socialmente, pues parecería normal abordar un proceso de acercamientos entre las cuatro, y si hay alguna otra organización más allá, pues sería algo a explorar, y junto con ello, una amplia relación con los movimientos u organizaciones sociales progresistas, democráticas o de plano de la izquierda. ¿Cuál es la razón que impide hacer esto?

Aunque quizás habría que preguntarse: ¿Cuáles son las razones de fondo que impiden las alianzas entre los grupos de izquierda? Hablo de grupo pues en verdad no tienen la categoría de organizaciones políticas en sentido estricto. Las alianzas y el debate entre las mismas, sectores sociales, individuos y la construcción de un proyecto conjunto, quizás abriría la puerta para un desempeño de alcance político, diferente a lo que hoy nos presentan como actividades con sus resultados, que en verdad no son nada famosos.

Esto último, es decir, la búsqueda en serio de una alianza al menos electoral, sería un factor de primer orden desestimularía y dejaría de lado la idea del voto nulo que en la actualidad se debate en las redes sociales con creciente participación de personas de izquierda y de pensamiento democrático y progresista. Es un tema que abordo en un próximo artículo.

Te gusto, quieres compartir