¿Quién es el dueño de La Verdad?

Prensa-y-mentiras-juancabrera-FlickrCarlos B. Muñoz
Hace unas décadas, el padre de familia, cumplía con el cliché matutino de sentarse a la mesa, café en mano a leer el periódico. Terminado el ritual, podía salir al trabajo y comentar con sus compañeros los últimos sucesos de la nación. Grandes compañías de la información como la BBC, el TIME o el New York Times gozaba de gran prestigio a nivel internacional, compañías que sin lugar a dudas eran considerados ‘’Filtros Incuestionables de la Verdad’’

Pero hoy, en nuestro mundo post-moderno con el auge del Internet como punta de lanza, todo es relativo y la Verdad es una virtud de pocos creyentes. No cabe duda que el primer golpe bajo al periodismo tradicional vino de la mano de Wikileaks. Esta organización mediática internacional sin fines de lucro, con publicaciones anónimas, accesibles únicamente a través de la red vino a desprestigiar a medios lucrativos, con periodistas consolidados que trasmiten la información a través de medios más convencionales como los medios escritos y la televisión. A partir de entonces, las masas comenzaron a confiar cada vez más en la web, en los blogs y redes sociales.

Y en nuestro medio guatemalteco, ¿a quién creerle? ¿Debemos de confiar en el medio escrito con mayor circulación en el país, con sus muertos, su futbol y sus mujeres de silicona? ¿Nos limitamos a los medios televisivos nacionales o medios escritos que sabemos tienen relación con partidos políticos? ¿Ponemos nuestra fe en semanarios que gozan de periodistas con una gran recorrido profesional? ¿o apostamos por los medios electrónicos, que para todos los gustos hay, sea usted imperialista, revoltoso o resentido, santo o pecador?

¿En cuál de todos estos medios se encuentra entonces la Verdad? En todos y en ninguno. Parece que ya no existen verdades absolutas en el periodismo, pero quizás la cruda realidad es que nunca existieron. Es ingenuo pensar que un solo medio sea dueño y señor de la Verdad. Sin embargo, vivimos un tiempo privilegiado.
No tenemos servida la Verdad para su rápido consumo, pero sí tenemos las herramientas para buscarla. Una búsqueda que necesita tiempo para consultar varias fuentes pero que nos lleva a conclusiones más fiables, fruto del contraste y la controversia.

En palabras de Howard Gardner ‘’Ya no se trata de una verdad única, sino de una pluralidad de verdades, todas falibles, todas sujetas a un continuo proceso de mejora y perfeccionamiento’’. Aprovechemos pues, de toda ese mosaico de información, y luchemos a la vez por qué esta llegue al alcance de los marginados.

Te gusto, quieres compartir