Barillas: Defender la madre naturaleza no es un crimen

cesisPor: Cesia Juárez

Soy Cesia, hija de Francisco Juan Pedro, hombre de 74 años de edad, Barillense, agricultor y comerciante, pastor evangélico, padre de seis hijos, abuelo de trece niños, casado con doña Lupe; actualmente detenido injustamente desde el día jueves 26 de febrero de 2015, acusado de delitos que NO cometió.

Es difícil escribir estas líneas porque se mezclan muchos sentimientos como la tristeza, la impotencia, el enojo, como también la angustia de no saber cuándo este sistema va ser justo.

El día jueves 26 de febrero de este año, mientras me encontraba en Quetzaltenango por asuntos académicos, sonó mi celular y de inmediato surgió ese maldito presentimiento de que algo estaba mal, pues yo sabía en donde se encontraría mi papá esa mañana

Y fue así, todo estaba mal, se estaban llevando detenido a mi papá, lo estaban trasladando al centro preventivo de Huehuetenango, lo tenían esposado como si fuese un gran criminal de máxima peligrosidad. En el momento que lo esposaron alzó las manos y con voz fuerte el exclamó “esto es por defender los recursos naturales”.

Se lo llevaron en una patrulla de la Policía Nacional Civil – PNC; le quitaron todo, inmediatamente lo pusieron en el sector más peligroso de ese preventivo, yo no podía creer lo que estaba pasando. Cuando vi a mi papá en ese lugar que no sé cómo describir, vi su rostro, el rostro de aquel hombre digno y fuerte, que me llenó de fortaleza y paz. Pude abrazarlo y al oído me dijo: “mi pequeña guerrera, sabía que llegarías” a lo que respondí: “mi gran héroe, aquí estoy.”

Esa noche yo no pude dormir, pensando que mi papá dormiría allí en ese horrible lugar, fue una impotencia tal porque yo no podía hacer nada para sacarlo de ahí. Pasaron los días y lo estuve viendo, hasta que la tarde del martes 3 de marzo, me llaman para decirme: “Cesia, los están trasladando al preventivo de la zona 18”; sentí un enorme nudo en la garganta, quería llorar, pero sabía que no era el momento de quebrarme, al contrario, ese era el momento de agarrar nuevas fuerzas y salir detrás de ellos. Y eso hice, ese día no me dejaron verlo, estuve horas esperando afuera de ese lugar para al menos saber que estaba bien.

Claro está, nadie puede estar bien en esos lugares, pero tenía la esperanza de verlo y no pude sino hasta el siguiente día, pude abrazarlo de nuevo, y decirle “vaya a donde vaya, me voy detrás y de nuevo aquí estoy”, mi papito se alegró al verme, lo pude sentir y pude verlo en su rostro.

Estoy enojada con el sistema de justicia

Han pasado ya 15 días y mi papá no ha vuelto a su casa por las injusticias de este país, hace falta un esposo, hace falta un padre, hace falta un abuelo, en la iglesia hace falta un miembro, en mi pueblo hace falta un Barillense más.

Estoy enojada con el sistema de “justicia” de este país; no se le puede tratar como criminal a un hombre que defiende lo que por derecho divino le corresponde, no se le puede tratar como criminal a un hombre que quiere dejar este planeta mejor de cómo lo encontró, no se le puede tratar como criminal a un hombre que lucha por los recursos naturales.

Defender la madre naturaleza NO es un crimen, defender la tierra, el agua y la vida es un privilegio y un trabajo que no todos están dispuestos a hacer, son pocas las personas que se atreven a luchar. Un claro ejemplo es que hoy se encuentran encarcelados injustamente 3 hombres honorables de Barillas, Francisco Juan, Arturo Pablo Juan, y Adalberto Villatoro Hernández por defender lo que es de toda la gente.

Los acusan de delitos que no cometieron, ¿quién ha visto a mi padre secuestrando gente? Jamás, y puedo meter las manos al fuego por él, porque estoy segura de quien es mi papá y con la cabeza en alto puedo afirmar frente a quien sea que él NO es un criminal. Detesto el trabajar de los “jueces”.

MI PADRE JAMAS SERA UNA VERGÜENZA, ni tampoco el hecho de que se encuentre detenido. Estoy sumamente orgullosa de su lucha, que al igual que los otros presos políticos lo hacen por amor a la naturaleza por amor a esta tierra.

Te gusto, quieres compartir