La crisis venezolana

chavez-emblemaPor Miguel Ángel Sandoval
mszurdo@hotmail.com

“Venezuela es una amenaza extraordinaria para la seguridad de EEUU”
Obama, dixit.

En los últimos días hubo un par de noticias que sin duda no pueden pasar por alto o de noche como se dice. El gobierno venezolano, en uso innegable de su derecho soberano, dispuso que la embajada de los Estados Unidos debía limitarse a un número determinado de funcionarios, equivalentes a los que Venezuela tiene en los Estados Unidos. Reciprocidad se llama eso. En otro dato a reflexionar, el gobierno venezolano estableció que los norteamericanos deberían a partir de la fecha, pedir visa cada vez que quisieran viajar a Venezuela en un claro mensaje de reciprocidad. No se puede aceptar que los EEUU exijan visa para visitar su país y no necesitarla para viajar a otros. Se trata de algo contemplado en la Convención de Viena. Medidas simbólicas.

La razón de estas medidas se encuentra en la manera abierta que funcionarios de EEUU, autorizados o no, actúan en territorio venezolano, de manera particular asistiendo a la oposición al régimen de Maduro sin guardar las formas diplomáticas a que están obligadas por el derecho internacional y los tratados diplomáticos. Así como al envío descarado de espías. Es sin duda un indicador del deterioro de las relaciones bilaterales, una manera de ponerlas en su sitio. A lo que se suma la advertencia de Obama que dice que Venezuela es un peligro para EEUU. ¿Podemos creer esta declaración?

Lo dicho sobre el nivel de la relaciones diplomáticas entre Venezuela y los EEUU esta directamente ligado con la crisis política que se vive hoy en el país bolivariano. Todo indica que hay sectores que no se sienten con seguridad para abordar el proceso electoral que debe tener lugar este año, y por la vía de las múltiples conspiraciones tratan de derrocar al gobierno democráticamente electo de Nicolás Maduro. Sin duda es un tema de interés continental, como lo ha hecho saber UNASUR en su reciente visita a Caracas.

La guerra económica con su cuota de acaparamiento, escasez, inflación, corrupción, uso del dólar preferencial para especular, contrabando, colas que desesperan, y un sinnúmero de otras actividades, no está dando los resultados esperados y eso explica, en parte, la urgencia de pasar a otras formas de acción por parte de las derechas conservadoras, lo cual explica, incluso, la idea de bombardear dese Colombia, como lo denunciara de manera reciente José Vicente Rangel, ex vicepresidente venezolano. Estamos delante una crisis en profundidad que nos recuerda Irak o Siria, y ya sabemos en donde eso desemboca.

Te gusto, quieres compartir