Flickr: dinero, comunidad y Creative Commons

¿Por qué Marx no habló de copyright?
Hay una nueva polémica en el mundo de la cultura libre: el uso de las licencias Creative Commons, vinculadas a este movimiento, en el popular servicio propiedad de Yahoo llamado Flickr.

Pero vayamos por partes. En la lista cc-community (relacionada obviamente con las Creative Commons) Simone Alipandri ha abierto un interesante debate en torno al uso de las licencias libres, quejándose de que las y los usuarios de Flickr no entienden las licencias CC y que eso no es culpa de Flickr.

Alipandri aludía a las disculpas públicas que Flickr ha pedido a su comunidad, debido al uso de fotografías con licencia CC en Flickr Wall Art. Mariana Fossatti ha realizado unaacertada síntesis de lo ocurrido:

Hace poco Flickr inauguró Wall Art, una tienda online donde se pueden encargar copias físicas de fotos que alberga esta plataforma de compartición de imágenes propiedad de Yahoo. La iniciativa generó controversia porque se incluyeron en la tienda fotos con licencias Creative Commons (aquellas autorizadas para su uso comercial). Los autores de esas fotos no fueron consultados ni se les ofreció participar en las ganancias de este programa comercial. Aunque fue lícita la acción de la empresa, su actitud fue cuestionada éticamente por la comunidad de usuarios. Debido a las críticas y protestas, finalmente esas fotos fueron retiradas de la tienda y actualmente se estudia una forma más adecuada de incluirlas en Wall Art.

¿Qué ha sucedido aquí? una empresa, Flickr, ha accedido a fotos cuya licencia le permite hacer de ellas un uso comercial. Sobre este punto no hay discusión. El problema ha surgido cuando un número significativo de usuarias/os de Flickr han puesto el grito en el cielo, ya que consideran que, a pesar de las licencias que utilizaron, deberían haber sido consultados e, incluso, remunerados.

Flickr les ha dado la razón, les ha pedido disculpas y está pensando la manera de remunerar a quienes Flickr Wall Art haya utilizado sus fotografías. Como comentábamos unos párrafos más arriba, activistas como Simone Alipandri se han indignado por la aparente incapacidad de quienes practican la fotografía de entender la filosofía e implicaciones prácticas de las licencias CC.

La cuestión es que, hasta ahora, poco se había hablado de la percepción que tienen los usuarios de las CC, más allá de temas estrictamente legales o económicos. La polémica alude a algo poco tratado en la cultura libre, como son las cuestiones morales. Algunas de las usuarias de Flickr como Jen Simmons consideran que, independientemente de la literalidad de las licencias, hay usos de las obras que no quiere autorizar, como ha explicado en su texto I Don’t Want “Creative Commons BY” To Mean You Can Rip Me Off.

Desde mi punto de vista, este conflicto es un síntoma más de la crisis que hay en la llamada cultura libre. Flickr no es una comunidad, es un negocio. Para cuidar y preservar su modelo de negocio, Flickr ha decidido mimar a sus potenciales clientes y aceptar la percepción que éstos tienen de las licencias CC, aunque con la ley en la mano han actuado correctamente. Así las cosas, el conflicto de intereses generado no encaja en lasmitificaciones románticas del procomún.

Por otro lado, el uso de las licencias CC sigue siendo tan problemático como el primer día, por mucho que esto indigne a algunos activistas. En muchas ocasiones su uso, en vez de simplificar el acceso a determinadas obras, lo complejizan. Dicho de otra manera, las CC son una buena opción para quienes ya tienen sólidos conocimientos sobre propiedad intelectual, y no al revés. De ahí que sea interesante la propuestasde simplificar el uso de las Creative Commons, planteando una licencia única, aunque puede que ese sea un callejón sin salida.

Mientras no haya comunidades reales, ancladas al territorio y a sectores concretos, que profundicen en la propiedad intelectual y los derechos de autor, estos problemas seguirán reproduciéndose. Las leyes de propiedad intelectual tienen una gran complejidad intrínseca y esto tiene consecuencias, como son las distintas y variadas percepciones que se tienen de estas leyes, visiones muchas veces sesgadas, erróneas o, al menos, basadas en lugares comunes y no en la oscura legalidad vigente.

Por mucho que mejoren las licencias éstas, por si solas, no podrán solventar los problemas que se deben y se pueden afrontar colectivamente desde la organización de las y los trabajadores culturales.

BOLA EXTRA: Copyright Match: Vimeo eliminará los vídeos con música protegida por derechos de autor – El debate de la Comunidad: ¿qué sentido tiene ahora pagar por algo que coarta la libertad creativa? Parece que Vimeo recula y desactivará temporalmente Copyright Match para los vídeos subidos en privado en cuentas Plus y PRO.

Fuente: http://marxcopyright.wordpress.com/2014/12/25/flickr-dinero-comunidad-y-creative-commons/

Te gusto, quieres compartir