Raxruhá: la Feria Campesina y las prácticas ancestrales

Rax

Rax

Por Alfredo Rax/Comunicador Comunitario –

Ésta feria nació en Raxruhá uno de los municipios de Alta Verapaz habitado mayoritariamente por el pueblo maya Q’eqchi’ en el año 2009. Decidimos llamarle “Feria Campesina” al espacio de reunión de las familias dedicadas a la agricultura en el campo, año con año se supera la cantidad de personas que asisten, éste no fue la excepción.

El espacio fue creciendo luego de cinco años de realizarse, eso es bueno porque mucha gente está tomando en serio la construcción de una nueva economía campesina y la producción de manera colectiva. Cuando planificamos y organizamos la siguiente feria buscamos la forma interesar a aquellas personas que no han participado y nuevamente lo logramos.

Cuando nació la idea era resaltar las prácticas en la agricultura de unas pocas familias, debido a que la mayoría en ese entonces tenían la idea de la producción con los métodos y tiempos de los finqueros o la idea de sembrar monocultivos para las empresas, resultado de esa mala práctica las montañas se iban deteriorando aceleradamente, llegó inmediatamente la venta de tierras, o la venta forzada de éstas, aumentó la pobreza, la desnutrición y la violencia, especialmente con las familias que no quisieron venderla.

Vimos entonces que habían problemas serios como la migración forzada, enfermedades, dependencia económica y también que se perdían semillas nativas.

Ante este escenario fue necesario impulsar estrategias para que las familias valoraran la práctica de la agricultura ancestral, poco a poco y con esfuerzo fueron ayudaron a evitar el uso de los agro tóxicos por ejemplo, la recuperación de semillas nativas, el cuidado de los suelos, alimentos orgánicos sanos y el intercambio entre otros.

Concursar entre familias campesinas

Las familias fueron compartiendo sus ideas, se organizaron y comenzaron a producir de manera distinta, recuperaron la experiencia ancestral y así comenzaron a tener una mejor producción de cultivos más sanos y fue necesario dar un paso más en lo organizativo.

Así es como nace el Mercado Campesino como un espacio para exponer y ofrecer una variedad grande de productos frescos, estos salen desde la parcela al mercado campesino sin pasar por un intermediario, buscamos romper con los intermediarios en un país en donde el acaparamiento es una práctica constante y dañina por los precios, sin intermediario se permite ir construyendo autonomía entre las familias y su producción.

El mercado campesino comenzó a funcionar cada miércoles, se exponen más de ochenta clases de productos, durante toda la jornada intervienen más de doscientas personas la mayoría mujeres. Creemos que del intercambio semanal hay un movimiento económico de sesenta mil quetzales durante medio día de intercambio y venta.

Esta experiencia va sumando a más familias agricultoras entrando en la producción, quienes a su vez reciben la experiencia de los otros agricultores desde un grupo especial que se llama Red Aj Awinel, cada familia tiene desde dos hectáreas de cultivos y ochenta variedades de productos, Aj Awinel al mismo tiempo son los responsables de promover la agricultura sostenible.

Las familias participan en la Feria Campesina entran a un espacio de concurso, por ejemplo para el año 2,014 se inscribieron 530 familias de las cuales se premia a las primeras 160 familias que logran mostrar un trabajo de producción en cantidad y variedad de cultivos, en lote y parcelas.

Desde la Red Aj Awinel se le apoya con un incentivo económico cada año de parte de la Asociación Pro-Bienestar en Acción APROBA-SANK, para el mantenimiento de los cultivos, ésta asociación es dirigida por Ernesto Tzi. Este año participaron dos mil quinientas personas, hubo teatro, música popular, entrega de premios e incentivos económicos, finalmente se pudo bailar al ritmo de la música de la marimba RABIN CHISEC.

Desde ya los invitamos para el próximo año en el mes de diciembre único mes elegido por los agricultores para ser parte de esta fiesta.

Fuente: comunitariapress.wordpress.com

Te gusto, quieres compartir